El Mundo

El presidente italiano encargó a Monti que forme nuevo gobierno

Roma. - El economista Mario Monti fue designado por el presidente de Italia, Giorgio Napolitano, para formar un nuevo gobierno que ocupe el lugar dejado por el primer ministro saliente Silvio Berlusconi.

Lunes 14 de Noviembre de 2011

Roma. - El economista Mario Monti fue designado por el presidente de Italia, Giorgio Napolitano, para formar un nuevo gobierno que ocupe el lugar dejado por el primer ministro saliente Silvio Berlusconi. Según la prolongada ronda de conversaciones que mantuvo ayer Napolitano con todas las fuerzas políticas italianas, Monti logrará los apoyos necesarios en el Parlamento para constituir su Ejecutivo. Luego de recibir el encargo formal de Napolitano, Monti declaró que su gobierno buscará "promover el crecimiento con equidad social".

Monti aceptó el mandato dado por el presidente "con reservas", aunque según se explicó esta es una mera fórmula protocolar. A la salida de su entrevista con Napolitano, dijo que trabajará con "urgencia" para formar un gobierno centrado en "los esfuerzos por resolver la situación financiera y promover el crecimiento con foco en la equidad social". Italia debe volver a ser "un elemento de fortaleza y no de debilidad" en la Unión Europea, destacó. Napolitano, por su parte, llamó a apoyar a Monti en su difícil misión.

En la larguísima ronda de consultas de Napolitano con los partidos con representación parlamentaria, todos dieron su apoyo a Monti salvo la Liga Norte de Umberto Bossi, agrupación radical de derecha que afirmó que "pasará a la oposición" apenas asuma Monti. Después de largas deliberaciones, el partido de Berlusconi, Pueblo de la Libertad (PDL) otorgó su apoyo a Monti, pero debatió sobre darle un mandato limitado temporalmente o hasta el final de la legislatura en curso, que vence a mediados de 2013. La principal formación de centroizquierda, el Partido Demócrata (PD), se mostró desde el inicio a favor de Monti, al igual que el Tercer Polo, constituido por dos partidos que fueron en el pasado aliados de Berlusconi y uno procedente del centroizquierda. Incluso el combativo ex juez Antonio Di Pietro, dio ayer finalmente su "sí", luego de reunirse con Napolitano. Con todo estos partidos a favor, la aprobación parlamentaria del Ejecutivo de Monti debería ser un hecho seguro.

El cronograma previsto debería continuar es así: hoy Monti comenzará sus consultas, que durarán hasta mañana a la tarde. Mañana o el miércoles se presentaría ante el Parlamento para recibir un voto de confianza y quedar así cargo del Ejecutivo. Pero este trámite podría postergarse hasta el jueves. En su discurso de anoche, Monti ha descartado negociaciones por cargos ministeriales, un botín siempre ambicionado por los partidos. Su objetivo es formar un gabinete de especialistas para gestionar la difícil puesta en práctica de la agenda de reformas exigidas por la Unión Europea y el FMI. Luego de su encuentro crucial con Napolitano, Monti volvió a reunirse con Berlusconi, premier saliente.

Mensaje de Berlusconi. Berlusconi hizo saber que su apoyo a Monti dependerá del programa y composición del futuro gobierno, que no debe estar integrado por personas "hostiles" a la coalición saliente, advirtió. En lo que fueron sus primeras declaraciones tras abandonar el cargo, Berlusconi defendió su gobierno. "Estoy orgulloso de lo que hicimos en estos tres años y medio marcados por una crisis internacional sin precedentes", dijo en una carta enviada a La Derecha, pequeño partido cuyo nombre evita dar mayores precisiones sobre su orientación.

Berlusconi aseguró que la caída de su gobierno se debió al "mezquino chantaje" de los diputados que abandonaron su coalición. En un mensaje emitido por la televisión, el ex jefe de gobierno aseguró que su "amor y pasión por Italia" están incólumes, pero que los silbidos y las ofensas que los acompañaron este sábado hacia la dimisión lo habían entristecido. Ayer, medio millar de militantes del PDL hicieron una "contramanifestación" y marcharon a la residencia del Cavaliere, quien agradeció el gesto con amplias sonrisas y saludos.

A misa. Por la mañana, Mario Monti concurrió a misa junto con su mujer, lo que alentó la comparación entre su comportamiento y la del premier saliente, mundialmente famoso libertino partidario de orgías tumultuosas en sus mansiones de Milán y Roma. Parece que a Italia le llegó no sólo la hora de la austeridad, sino también la de la seriedad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario