El Mundo

El presidente catalán propuso hacer otro referéndum separatista

Cataluña seguía ayer en estado de convulsión, mientras atravesaba la cuarta noche de incidentes callejeros causados por los separatistas, que anoche volvieron a las calles, pero en menor número que el miércoles.

Viernes 18 de Octubre de 2019

Cataluña seguía ayer en estado de convulsión, mientras atravesaba la cuarta noche de incidentes callejeros causados por los separatistas, que anoche volvieron a las calles, pero en menor número que el miércoles. En este escenario, el presidente de Cataluña, el radical Joaquim Torra, ha comparecido en el Parlamento regional para pedir al separatismo que insista en la "desobediencia civil", exigir "contención" a la policía catalana, los Mossos d'Esquadra, y garantizar la continuidad del proceso separatista. "Habrá que volver a poner las urnas para la autodeterminación", ha proclamado Torra para después proponer acabar esta legislatura "validando la independencia" y "volviendo a ejercer el derecho a a la autodeterminación", es decir celebrando un nuevo referéndum. El 1º de octubre de 2017 el anterior gobierno catalán convocó a un referendo que no era válido y que causó la prisión de todos sus integrantes, o su fuga al exilio. El lunes pasado se dieron a conocer las sentencias que impuso el Tribunal Supremo, muy severas, lo que desató la violenta ola de protestas callejeras en Barcelona y otras ciudades de Cataluña.

El jefe del Ejecutivo catalán ha desafiado explícitamente al Tribunal Constitucional, que el miércoles lo había conminado a no seguir promoviendo la secesión: "Ningún tribunal impedirá seguir impulsando a este presidente iniciativas sobre el derecho a la autodeterminación", declaró en el hemiciclo después de proponer "dar cumplimiento" a la resolución sobre la autodeterminación que la Cámara catalana aprobó el 26 de septiembre y que el alto tribunal suspendió ayer. Torra ha ordenado a los Mossos "ser escrupulosos en su actuación" y al consejero del Interior, Miquel Buch, al que ha exigido una investigación contra los agentes que cargaron contra los manifestantes.

El portavoz de ERC, partido integrante de la coalición de gobierno, coincidió en la necesidad de un nuevo referéndum, pero discrepó en celebrarlo al final de la legislatura. "No es momento de poner fechas", dijo Sergi Sabrià, quien ha apostado por "forzar al Estado" a aceptar la votación secesionista y avalado el uso de la "desobediencia civil". "No abandonaremos las calles", prometió el dirigente separatista.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS