El Mundo

El premier inglés admite culpas en el escándalo de las escuchas

Cameron, cuyo ex director de prensa fue detenido ayer, repartió las responsabilidades. El caso se agrava: ahora se cree que el tabloide destruyó mails comprometedores.

Sábado 09 de Julio de 2011

Londres.- El escándalo por las escuchas ilegales realizadas por el tabloide británico News of the World, del grupo de medios del magnate Rupert Murdoch, ha puesto contra las cuerdas al primer ministro David Cameron, quien ayer asumió parte de la responsabilidad por el caso y expresó su intención de crear un nuevo sistema de regulación de la prensa. La policía detuvo a dos periodistas que trabajaban en el diario al momento de los hechos (uno de ellos fue luego director de prensa de Cameron) y allanó sus viviendas, mientras se sospecha que la empresa destruyó miles de mails comprometedores.

Andy Coulson, uno de los principales implicados en el caso y ex jefe de comunicación de Cameron, fue detenido ayer por Scotland Yard junto a otro ex periodista del periódico, el reportero Clive Goodman, lo que obligó al premier a dar una conferencia de prensa. En la tensa comparecencia en la residencia de Downing Street, Cameron aseguró que en el escándalo de escuchas ilegales no está implicado sólo un periódico o periodista concreto, sino también la policía y el mundo de la política. "Todos estamos juntos en esto: la prensa, los políticos, los líderes de todos los partidos, incluido yo", admitió el premier conservador, en un evidente intento de repartir las culpas. En opinión de Cameron, los líderes de las formaciones políticas estaban tan preocupados por lograr el favor del poderoso grupo de medios de Murdoch que ignoraron deliberadamente cómo trabajaba.

El escándalo sobre las escuchas de los celulares de celebridades y políticos se conoció hace unos años, pero en los últimos días el asunto tomó otra dimensión, después de que se supiera que los periodistas del tabloide sensacionalista también espiaron los celulares de víctimas de secuestros y terrorismo, así como de viudas de soldados caídos en Afganistán. En el caso de una menor que fue secuestrada y encontrada muerta, se llegó incluso a borrar mensajes del buzón de voz de su celular. Los padres de la niña creyeron por esto que seguía viva. Ante la dimensión del escándalo, Rupert Murdoch, propietario de News of the World, anunció el jueves el cierre del dominical, que aparecerá por última vez mañana (Nota: por un error, en la edición de ayer se informó que el tabloide sacaría su última edición "mañana", cuando debió decir que lo haría el domingo).

Destrucción de pruebas. Según el diario The Guardian, Scotland Yard investiga la destrucción de "millones" de correos electrónicos en News International, la empresa madre del grupo de Murdoch en Inglaterra. Según fuentes cercanas a la policía, un alto ejecutivo habría destruido "cantidades masivas" de mails en dos ocasiones diferentes, dejando sólo una pequeña fracción. La última vez que fueron destruidos los correos electrónicos fue en enero de este año, cuando Scotland Yard retomó la investigación del caso.

Cameron dijo que tan pronto como sea posible creará una comisión para hacer propuestas sobre la regulación de los medios en Reino Unido, un tema que reconoció es difícil, porque la libertad de prensa no se puede limitar. Pero "libertad de prensa no significa que esté por encima de la ley", indicó el premier. Cameron reconoció además como su error haber contratado en mayo de 2010 como jefe de comunicación a Coulson, ex director de News of the World implicado a fondo en el escándalo y detenido ayer.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario