El Mundo

El Partido de los Trabajadores vaa inscribir la candidatura de Lula

El caso del líder popular detenido por supuesta corrupción tiene en vilo al país, con vista a las elecciones presidenciales del 7 de octubre.

Martes 14 de Agosto de 2018

El caso Lula vuelve a tener en vilo a Brasil: pese a que el popular ex presidente está preso por supuesta corrupción, el Partido de los Trabajadores (PT) se prepara para inscribir mañana la candidatura de Luiz Inácio Lula da Silva para las elecciones presidenciales del 7 de octubre.

"Lula es nuestro candidato, hasta el final", anunció ayer la presidenta del PT sobre la jornada que marcará el inicio formal de la campaña electoral brasileña, en unos comicios rodeados de incertidumbre desde hace meses por la causa judicial del ex mandatario, y marcados por el temor al ascenso del lider popular debido a la larga crisis política en el gigante sudamericano.

Lula, considerado como el gran artífice del despegue económico de Brasil en la década pasada por la exitosa gestión de sus dos gobiernos (2003-2010), purga desde abril una pena a más de 12 años de cárcel por la megacausa sobre corrupción "Lava Jato" ("Lavado de autos").

Al mismo tiempo, el ex mandatario de 72 años sigue siendo el político brasileño más querido y es claro favorito para ganar las elecciones, con hasta el 30 por ciento de los apoyos y más de diez puntos porcentuales de ventaja sobre el segundo colocado.

La candidatura de Lula se fraguó como una respuesta a los numerosos juicios en su contra, en el que es acusado de haberse beneficiado él mismo o su partido en el entramado de corrupción que funcionó durante años en torno a la petrolera estatal Petrobras.

El ex mandatario y antiguo líder obrero niega todos los cargos y acusa a sus rivales de orquestar una persecución política a través de la Justicia.

"No estamos viviendo un proceso con normalidad", reiteró ayer Hoffmann las duras críticas del PT. Desde la controvertida destitución en 2016 de la presidenta Dilma Rousseff, la heredera de Lula, el partido ve en marcha un "golpe" institucional impulsado por círculos conservadores en la mayor economía de América latina.

"No será una elección normal, porque tenemos al mayor líder político de Brasil preso", dijo Hoffmann en un encuentro con corresponsales extranjeros en Sao Paulo. "En Brasil hay una inestabilidad institucional con violencia jurídica", sostuvo.

El plazo para inscribir candidaturas expira mañana, un plazo que el PT pretende explotar al máximo para mantener la posible candidatura de Lula en el centro de la atención pública. El cálculo es que las simpatías que despierta el ex líder obrero, sobre todo entre las clases más pobres debido a los programas sociales de sus gobiernos, se trasvase a un posible candidato sustituto.

Se espera que, tras la inscripción, el Tribunal Superior Electoral (TSE) excluya en las próximas semanas la candidatura de Lula en base a la llamada "Lei de Ficha Limpa" ("Ley de expediente limpio", promulgada por el propio Lula cuando era presidente, y que prohíbe a candidatos con antecedentes penales aspirar a cargos públicos. El TSE tiene plazo para pronunciarse hasta el 17 de septiembre. Si desestima la candidatura de Lula, el PT podrá presentar a otro candidato.

La incertidumbre sobre la candidatura de Lula y sobre lo que ocurrirá en el país en las elecciones -el próximo presidente será electo previsiblemente en una segunda vuelta el 28 de octubre- seguirá acompañando a Brasil previsiblemente durante varias semanas.

El PT y varios movimientos sociales anunciaron movilizaciones para los próximos días. Simpatizantes del aguerrido Movimiento de los Trabajadores Rurales sin Tierra empezaron el viernes una caminata que cerrarán mañana frente a la sede del TSE en la ciudad de Brasilia.

"Vamos a registrar el miércoles a Lula con una gran acción popular", dijo Hoffmann. "Vamos a pelear política y judicialmente para mantener esa candidatura", agregó. El gigante sudamericano lleva años sumido en una grave crisis institucional debido a los escándalos de "Lava Jato" y prácticamente todos los partidos políticos están salpicados por el descrédito.

La campaña electoral entra en su fase decisiva pasado mañana, con la autorización para hacer publicidad electoral. Catorce candidatos están inscriptos hasta ahora o han anunciado su intención de inscribirse.

Segundo en las encuestas marcha el radical de derecha Jair Bolsonaro, un polémico militar en reserva que suele elogiar la dictadura (1964-1985) y calificado a menudo como el "Donald Trump brasileño" por sus diatribas proteccionistas.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario