El Mundo

El Parlamento francés aprobó la reforma constitucional de Sarkozy

París.— El Parlamento francés aprobó ayer por apenas un voto por sobre la mayoría requerida la reforma constitucional propuesta por el presidente Nicolas Sarkozy. El nuevo texto amplía los poderes del Congreso, delimita los del primer mandatario y otorga nuevos derechos a los ciudadanos...

Martes 22 de Julio de 2008

París.— El Parlamento francés aprobó ayer por apenas un voto por sobre la mayoría requerida la reforma constitucional propuesta por el presidente Nicolas Sarkozy. El nuevo texto amplía los poderes del Congreso, delimita los del primer mandatario y otorga nuevos derechos a los ciudadanos. Sin embargo, la oposición de izquierda asegura que llevará a un régimen "hiperpresidencial".

  La votación, celebrada en el tradicional palacio de Versalles, favoreció al proyecto de Sarkozy, que logró 539 votos a favor —apenas un voto más que los 538 necesarios— y 357 en contra. Lo curioso es que la igualdad en la votación la rompió el opositor y ex ministro socialista Jack Lang, quien había formado parte de la comisión que elaboró las propuestas de revisión constitucional.

  La iniciativa representaba una dura prueba para el gobierno conservador del presidente y su partido Unión para la Mayoría Popular (UMP), ya que un revés habría representado un notable fracaso a un año de haber asumido el poder.

  Sarkozy planteó la reforma como el camino para reforzar los poderes del Parlamento. Pero la oposición de izquierda asegura que, al contrario, conducirá a una "presidencialización" del país, contraria al espíritu de la V República instaurado por De Gaulle. En todo caso, de salir adelante, sería la mayor reforma en 50 años.

 

Grandes cambios. Alrededor de la mitad de los artículos de la actual Carta Magna cambiarían con esta reforma, que otorga al Parlamento más mecanismos de control e iniciativa para instaurar la posibilidad de celebrar referéndums por iniciativa popular.

  También rechaza un principio de 1875 que prohibía la entrada del presidente en el Parlamento debido a la separación de poderes. De este modo, podrá presidir la sesión una vez al año, al estilo de EEUU. Además, el Jefe de Estado recibe una inmunidad casi total, pero no puede estar en el cargo más de dos mandatos consecutivos.

  El jefe del opositor Partido Socialista (PS), Jean-Marc Ayrault, dijo que el resultado para Sarkozy es "patético". Además criticó la postura de Lang, el parlamentario que rompió la igualdad, porque a su juicio no jugó "el juego de la solidaridad colectiva".

  Los dirigentes del PS, de los comunistas y los Verdes ya habían dicho la semana pasada que sus formaciones votarían por el "no".

Sospechas socialistas. El líder del PS, François Hollande, afirmó que el texto sólo beneficiará al jefe de Estado, mientras que la ex candidata socialista al Elíseo, Segolene Royal, acusó al "poder" de tratar de "comprar a parlamentarios" para hacer adoptar "un texto mediocre".

  El presidente de la Cámara de los diputados, Bernard Accoyer, quien participó en la votación, algo inusitado, reconoció que el resultado fue "extraordinariamente ajustado". En un intento de minimizar lo apretado del voto, recordó que la creación de la República francesa fue aprobada por un margen de un voto.

  "Ahora tenemos los instrumentos para acercar a los franceses a sus parlamentarios y a sus instituciones, y para hacer un trabajo mejor para la democracia", afirmó Accoyer. Pero para el socialista Julien Dray, en cambio, el escaso margen es "una señal" y la reforma tiene "poco alcance".

  Entretanto, Sarkozy se reunió ayer en Dublín con el primer ministro de Irlanda, Brian Cowen, para analizar las razones del "no" irlandés al Tratado de Lisboa. El mandatario francés quiere tener un papel protagónico en la presidencia rotatoria de la Unión Europea.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario