El Mundo

El parlamento de Crimea votó a favor de unirse a Rusia

La medida fue considerada ilegal por Kiev, la Unión Europea y Estados Unidos. En díez se convocará a un referendo popular sobre esa decisión.

Viernes 07 de Marzo de 2014

El Parlamento de Crimea votó unánimemente a favor de unirse a Rusia, y su gobierno respaldado por Moscú declaró que en 10 días se celebrará un referendo sobre esta decisión. Fue una dramática escalada de la crisis en la península de Crimea, una república que forma parte de Ucrania pero de hecho está en manos de tropas rusas. El gobierno ucraniano consideró que la medida era "ilegítima" y abrió un proceso penal contra las autoridades de Crimea. A su vez, la Unión Europea impuso sus primeras sanciones a Rusia. Moscú tomó de hecho la península de Crimea, que es parte de Ucrania, en respuesta al derrocamiento del presidente ucraniano prorruso Viktor Yanukovich el pasado 22 de febrero. Una rebelión popular proeuropea terminó con Yanukovich, luego de que rechazara un acuerdo de integración en la UE y lanzara una feroz represión que dejó más de 80 muertos en las calles de Kiev.

Crimea, cuya población es rusa, se ha visto ocupada por fuerzas rusas. Muchas tropas llegaron en ferrys a través de un estrecho de mar de tres millas, así como armamento pesado. Ucrania denunció el lunes que al menos 16.000 tropas rusas entraron en Crimea desde el inicio de la crisis que estalló a partir del 22 de febrero pasado. A ellas deben sumarse miles de marinos rusos estacionados en la península.

Acción y reacción.El Parlamento de Crimea —una región de dos millones de habitantes— votó ayer unánimemente "para ingresar a la Federación Rusa con los derechos de un ente de la Federación Rusa". El viceprimer ministro de Crimea, Rustam Temirgalie, cuya región es sede de la base naval rusa de Sevastopol, en el Mar Negro, dijo que el referendo para determinar la anexión a Rusia se celebrará el 16 de marzo. Agregó que toda la propiedad del Estado sería "nacionalizada", que el rublo ruso sería adoptado como moneda nacional y que las tropas ucranianas serían tratadas como ocupantes y obligadas a rendirse o abandonar la región. Varios cuarteles y bases aéreas y navales ucranianas están rodeadas por tropas rusas, aunque no ha habido hasta ahora choques armados.

La reacción ucraniana no se hizo esperar. El presidente interino de Ucrania, Oleksandr Turchinov, anunció que lanzará "un procedimiento de disolución" del parlamento regional de Crimea y abrió una investigación criminal contra el primer ministro, Sergei Askyonov. Turchinov, responsable además del Parlamento en Kiev, consideró que la maniobra fue "un crimen respaldado por los militares rusos". Calificó de "ilegal e ilegítima" la consulta convocada. "De acuerdo con las facultades que tengo conferidas, he suspendido la decisión del Parlamento de Crimea de celebrar el referéndum", añadió. Crimea, al ser una república confederada de Ucrania, tiene vetadas decisiones como las que tomó ayer. Turchinov remarcó que la cuestión de cambiar las fronteras del país, según la Constitución, sólo puede examinarse a nivel nacional, por lo que "la celebración de un referéndum local crimeo no es posible". Esto es, un referendo sobre la secesión de Crimea sólo sería válido si se realizase en toda Ucrania. Las nuevas autoridades de Kiev no reconocen al gobierno "títere" de Simferópol, la capital de Crimea, que a su vez considera ilegítimo al Ejecutivo central de Kiev y sigue considerando presidente al destituido Víktor Yanukovich, refugiado en Rusia y favorito de Moscú.

Sanciones europeas. La Unión Europea calificó de "ilegal" la convocatoria al referendo y suspendió conversaciones con Rusia sobre un amplio pacto económico y un acuerdo sobre visados, en las primeras sanciones a Moscú por ocupar Crimea. Gobernantes de la UE hicieron el anuncio en una cumbre de emergencia y amenazaron con aplicar más sanciones si Rusia no entabla rápidamente conversaciones serias para poner fin a la crisis. La medida en Bruselas se sumó a las sanciones aplicadas por el gobierno del presidente Barack Obama, que consisten en restringir las visas de opositores prorrusos del nuevo gobierno de Kiev. El titular de la UE, Herman van Rompuy, consideró "ilegal" la decisión de Crimea y agregó que otras medidas europeas podrían incluir prohibiciones de viajes, congelamiento de bienes y la cancelación de una cumbre UE-Rusia si Moscú no pone fin rápidamente a su agresión. Van Rompuy calificó la crisis de Ucrania como "el desafío más serio a la seguridad en nuestro continente desde las guerras de los Balcanes" en los años 90.

Sin beneficios. La UE congeló conversaciones sobre un amplio acuerdo económico que venía negociando con Moscú e incluía la concesión a los ciudadanos rusos de viajes sin necesidad de visa al bloque europeo de 28 naciones, un objetivo que Moscú viene buscando desde hace años. La decisión europea sucede a arduas negociaciones entre los Estados miembros, divididos acerca de cómo reaccionar a la agresión rusa. "No todos estarán satisfechos con la decisión, pero yo diría que hemos hecho mucho más juntos que lo que podría haberse esperado hace varias horas", afirmó el primer ministro polaco Donald Tusk. Polonia, como otros países del Este que fueron en el pasado "satélites" de Moscú, son partidarios de sanciones más duras, mientras Alemania, Francia y otras grandes naciones con fuertes inversiones en Rusia propenden por la línea más suave. En Washington, el presidente Obama condenó la jugada de Crimea, diciendo que el referendo viola tanto la Constitución de Ucrania como la ley internacional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario