El Mundo

El Parlamento comienza la selección del sucesor

La Asamblea Nacional (Parlamento unicameral) de Cuba iniciará hoy la sesión constitutiva de su próximo período quinquenal con la misión extraordinaria de designar un jefe del Estado que por primera vez en más de 59 años no llevará el apellido Castro.

Miércoles 18 de Abril de 2018

La Asamblea Nacional (Parlamento unicameral) de Cuba iniciará hoy la sesión constitutiva de su próximo período quinquenal con la misión extraordinaria de designar un jefe del Estado que por primera vez en más de 59 años no llevará el apellido Castro. Raúl Castro, de 86 años y al frente del gobierno desde 2006, cuando sucedió a su hermano Fidel, ya anunció que dejará el cargo y, si no hay sorpresas, lo sucederá el actual primer vicepresidente, Miguel Díaz-Canel, quien el viernes próximo cumplirá 58 años. Tras un complejo proceso electoral cumplido en tres etapas, los 612 miembros de la Asamblea —todos pertenecientes a organizaciones afines al Partido Comunista de Cuba (PCC) gobernante— asumirán hoy y escogerán a mano alzada a los 30 integrantes del Consejo de Estado.

La otra gran novedad será la separación entre el Estado y el PCC, pues Castro continuará hasta 2021 como primer secretario del partido al que la Constitución de la isla considera como "la fuerza dirigente superior de la sociedad". Durante décadas, el gobierno y el PCC estuvieron dirigidos por la misma persona: primero Fidel Castro y luego Raúl Castro. Asimismo, con Díaz-Canel (ingeniero electrónico, ex oficial de las Fuerzas Armadas y ex docente universitario), por primera vez el máximo cargo de gobierno de la isla estará en manos de una persona nacida bajo el imperio de la revolución cubana.

Díaz-Canel recibirá una Cuba en transición —más económica que política— por varios motivos, entre ellos un conjunto significativo de reformas iniciadas por Raúl Castro, el descongelamiento de la relación con Estados Unidos y la crisis en Venezuela, principal aliado y sostén económico externo de la isla en el presente siglo.

Raúl Castro postuló convertir a Cuba en un país "próspero y sostenible", pero la economía se retrajo 0,9 por ciento en 2016 y se recuperó 1,6 por ciento en 2017 gracias al impulso del turismo, reflejado en mayor consumo y construcción de infraestructura hotelera.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario