El Mundo

El Papa se despidió de Irak después de visitar la región más castigada por el terrorismo islámico

Llamó a los cristianos a no darse por vencidos y a perdonar a sus enemigos. Cerró su gira en Erbil, la capital de la región kurda del país

Domingo 07 de Marzo de 2021

Miles de personas llenaron este domingo el estadio deportivo en la ciudad de Erbil, en el norte de Irak, para el evento final del papa Francisco en su visita al país: una misa al aire libre con una estatua de la Virgen María que fue restaurada después de que extremistas islámicos le cortaran la cabeza y las manos. Erbil es la capital del Kurdistán iraquí, que goza de autonomía. Fue el último día del viaje del Pontífice a Irak. Previamente, el Papa estuvo en Mosul, ciudad mártir que padeció la ocupación del Estado Islámico durante tres años y quedó semidestruida. Mosul era la segunda ciudad de Irak y muy rica, dado que había escapado en gran medida a la violencia que estalló luego de la invasión estadounidense de 2003.

Francisco bendijo la estatua, que fue transportada desde la iglesia en Keramlis, un pueblo cristiano en las llanuras de Nínive, a un lugar de honor en el altar para la misa dominical.

Keramlis, una antigua ciudad asiria a menos de 30 kilómetros al sureste de Mosul, cayó ante el grupo extremista sunita Estado Islámico en agosto de 2014, dos meses después de que los milicianos tomaran Mosul y las áreas circundantes, haciendo que la mayoría de los habitantes huyeran. En Keramlis, destruyeron el interior de la iglesia de San Adday y decapitaron la estatua de la Virgen.

Francisco viajó al norte de Irak para alentar a los cristianos que se quedaron a perseverar, reconstruir y finalmente perdonar a los extremistas que cometieron tales atrocidades.

Con el papá de Aylan

Después de la misa en Erbil, el papa Francisco se encontró con el padre de Aylan Kurdi, el niño sirio-kurdo de tres años que murió ahogado cuando intentaba llegar en un bote a Turquía en 2015 escapando de la guerra.

Según la comunicación difundida por el Vaticano,“el Papa habló largamente con él y, con la ayuda del intérprete, pudo escuchar el dolor del padre por la pérdida de su familia y expresarle su profunda participación y la del Señor en el sufrimiento del hombre”. Por su parte, Abdullah expresó su gratitud al Papa por sus palabras de cercanía a su tragedia y a la de todos los emigrantes que buscan la comprensión, la paz y la seguridad abandonando sus propios países incluso a riesgo de sus vidas.

El 2 de septiembre de 2015, la fotografía del cadáver del pequeño sirio, de 3 años, que intentaba junto a sus padres y hermano llegar a la isla griega de Kos, provocó enorme conmoción en el mundo, arrojando una cruenta luz sobre el drama de centenares de miles de refugiados, sobre todo sirios, que huyen de la mortífera guerra en su país. En la tragedia de 2015, además de Aylan, también se ahogaron uno de sus hermanos y su madre. El padre de Aylan ahora dirige una organización benéfica en Erbil.

inmigrantes.jpg
El cuerpo sin vida de Aylan Kurdi, de tres años, en una playa turca, en septiembre de 2015. El Papa se reunió con su padre en Irak.

El cuerpo sin vida de Aylan Kurdi, de tres años, en una playa turca, en septiembre de 2015. El Papa se reunió con su padre en Irak.

Previamente, durante su visita a la comunidad cristiana de Qaraqosh, en el norte de Irak, el papa Francisco pidió a los cristianos iraquíes que perdonaran las injusticias cometidas en su contra por extremistas islámicos y que reconstruyan, en una jornada en la que visitó ruinas de iglesias y se reunió con multitudes entusiastas en el corazón histórico de la comunidad cristiana local, que fue diezmada durante el brutal régimen del Estado Islámico.

En cada una de sus paradas en el norte de Irak, lo que quedaba de la población cristiana acudió alegre, con vestidos coloridos y sonidos de júbilo, aunque la intensa seguridad impidió que Francisco se mezclara con la multitud como haría normalmente. Sin embargo, los asistentes parecían simplemente felices de no haber sido olvidados.

Era un indicio del desamparo de una antigua comunidad que no sabe si podrá resistir. Las localidades de tradición cristiana que antes salpicaban las llanuras norteñas de Nínive se quedaron vacías cuando los cristianos _al igual que muchos musulmanes kurdos_ huyeron ante el avance del grupo terrorista sunita en 2014. Sólo unos pocos han vuelto a sus hogares desde la derrota del Estado Islámico en Irak en 2017, y el resto siguen dispersos por Irak u otros lugares.

El sonido de las campanas recibió al Papa en Qaraqosh. En un discurso en la abarrotada iglesia de la Inmaculada Concepción, Francisco dijo que "perdón'' es una palabra clave para los cristianos.

"La senda hasta una recuperación completa podría ser larga, pero les pido que por favor no se desanimen. Lo que hace falta es la capacidad de perdonar, pero también el valor de no rendirse'', dijo el pontífice. La iglesia local ha pasado por una importante restauración tras ser vandalizada por milicianos del Estado Islámico cuando tomaron la localidad, lo que la convierte en un símbolo de los esfuerzos de recuperación.

Para el Vaticano, la presencia continuada de los cristianos en Irak es crucial para mantener con vida comunidades que llevan allí desde los tiempos de Cristo. Su población ha pasado de unos 1,5 millones de personas antes de la invasión que lideró Estados Unidos en 2003, y que sumió el país en el caos, a apenas unos cientos de miles en la actualidad. En el caos y guerra civil que se produjo en Irak ante la desparición de la férrea dictadura de Saddam Hussein, los grupos islámicos radicales se ensañaron con los cristianos iraquíes, y esto desde mucho antes del breve auge del Estado Islamico. Al Qaeda, por ejemplo, también se dedicó a destruir iglesias y asesinar cristianos. Francisco insistió en que "la venganza no tiene fin" y es "contraria a la religión".

La visita de Francisco a Irak, que concluyó este domingo, pretendió instar a los cristianos a quedarse y ayudar a reconstruir el país y restaurar lo que describió como su "mosaico'' de grupos étnicos y religiosos.

La jornada ofreció imágenes llamativas por la mañana cuando Francisco, vestido de blanco, subió a un escenario con alfombra roja en una plaza de la ciudad más importante del norte de Irak, Mosul, rodeado por las ruinas grises de iglesias casi destruidas en los combates por expulsar al Estado Islámico de la ciudad.

Era una escena inimaginable hace apenas unos años. Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak, fue el corazón del denominado "califato'' del Estado Islámico, y asistió a la persecución de los extremistas contra musulmanes, cristianos y otras minorías, como los yazidíes, que incluyó decapitaciones y asesinatos masivos.

"Qué cruel es que este país, la cuna de la civilización, haya sido castigado por un golpe tan bárbaro, con antiguas casas de oración destruidas y miles de personas _musulmanas, cristianas, yazidíes_ que fueron cruelmente aniquiladas por el terrorismo-, y otros asesinados y desplazados por la fuerza'', lamentó Francisco.

El pontífice se desvió de su discurso preparado para mencionar el sufrimiento de la minoría yazidí, que fue objeto de asesinatos masivos, secuestros y esclavitud sexual a manos del Estado Islámico.

"Hoy, sin embargo, reafirmamos nuestro convencimiento de que la fraternidad es más duradera que el fratricidio, que la esperanza es más poderosa que el odio, que la paz es más poderosa que la guerra'', afirmó.

En sus tres años de dominio sobre buena parte del norte y el oeste de Irak, así como casi toda la mitad oriental de Siria, el Estado Islámico cometió atrocidades contra todas las comunidades. Pero la minoría cristiana sufrió especialmente, así como la yazidí. Los milicianos les obligaron a elegir entre la conversión, la muerte o el pago de una tasa especial para no musulmanes. Miles de personas huyeron, dejando atrás viviendas e iglesias que fueron destruidas o requisadas por los extremistas.

Mosul se convirtió en su núcleo burocrático y financiero. Finalmente fue liberada en julio de 2017 tras una feroz batalla de nueve meses. Entre 9.000 y 11.000 civiles murieron, según una investigación de The Associated Press. El líder máximo del Estado Islámico, el califa Al-Baghdadi, murió en un ataque estadounidense en Siria en 2019.

El Estado Islámico tomó Mosul en junio de 2014 y declaró un califato que se extendía desde sus territorios en el norte de Siria hasta el norte y oeste de Irak. Fue en la mezquita de Al-Nuri en Mosul donde el líder del grupo, Abu Bakr al-Baghdadi, hizo su única aparición pública, un sermón de viernes en el que llamó a todos los musulmanes a seguirle como califa, esto es líder político y a la vez religioso.

Misa en Erbil, capital de Kurdistán

pope1.jpg
A bordo del

A bordo del "papamóvil", Francisco ingresa al estadio de Erbil, en el Kurdistán iraquí, donde dio su única misa de campaña y finalizó su gira por Irak.

La agenda del día terminó con una misa en el estadio de Erbil, en la región semiautónoma kurda. Muchos cristianos se refugiaron en esta región porque allí no son perseguidos. Los kurdos son en su gran mayoría musulmanes. Además, los milicianos kurdos lograron detener a los terroristas del Estado Islámico durante su expansión de 2014. Más de 10.000 personas acudieron ayer al estadio.

El Papa llegó a Erbil, donde fue recibido por niños con ropas tradicionales. Francisco reiteró su discurso contra el espíritu de venganza. “Aquí en Irak, cuántos de vuestros hermanos y hermanas, amigos y conciudadanos llevan las heridas de la guerra y de la violencia, heridas visibles e invisibles. La tentación es responder a estos y a otros hechos dolorosos con una fuerza humana, con una sabiduría humana”, dijo Francisco en su homilía.

El Papa celebró la misa en el segundo estadio más grande del país, en Erbil, con capacidad para 30.000 personas, aunque por la pandemia se decidió que sólo pudiera asistir un tercio del aforo.

Los cantos acompañaron al Papa a su llegada en papamóvil al estadio, el único lugar durante todo este viaje en el que ha podido usar este vehículo abierto, pues en el resto de actos se ha trasladado en coches blindados por seguridad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario