El Mundo

El Papa pide a Bush diplomacia para resolver los conflictos internacionales

El Papa Benedicto XVI, que inició anoche una visita de seis días a EE UU, ha pedido a su presidente, George W. Bush, que cuente con la diplomacia para resolver los conflictos internacionales, basando sus decisiones en "principios morales". Así lo ha dicho el Pontífice, que hoy cumple 81 años, al ser recibido por el presidente estadounidense en la Casa Blanca antes de reunirse en privado en el Despacho Oval.

Miércoles 16 de Abril de 2008

El Papa Benedicto XVI, que inició anoche una visita de seis días a EE UU, ha pedido a su presidente, George W. Bush, que cuente con la diplomacia para resolver los conflictos internacionales, basando sus decisiones en "principios morales". Así lo ha dicho el Pontífice al ser recibido por el presidente estadounidense en la Casa Blanca antes de reunirse en privado en el Despacho Oval.

En un breve discurso en los jardines de la residencia oficial de su anfitrión, ante unas 10.000 personas, tras una vistosa ceremonia de bienvenida que ha incluido las salvas de dos cañones, Benedicto XVI ha resaltado los "pacientes esfuerzos de la diplomacia internacional para resolver conflictos". En su alocución, ha dicho que la necesidad de solidaridad en el mundo es "más urgente que nunca" y que confía en que "esta preocupación por la gran familia humana siga encontrando expresión en el apoyo a los pacientes esfuerzos de la diplomacia internacional para resolver los conflictos y promover el progreso".

No obstante, ha instado al gobierno y a los ciudadanos estadounidenses a que basen sus decisiones políticas y sociales en principios morales. "La democracia solo puede florecer, como sabían los padres fundadores [de EE UU], cuando los líderes políticos y aquellos a los que representan están guiados por la verdad y llevan la sabiduría que nace de los principios morales firmes a las decisiones que afectan a la vida y al futuro de la nación", ha dicho el Papa.

Por su parte, también en una breve alocución de bienvenida, Bush ha destacado el papel de la fe religiosa en la vida de EE UU. "Aquí, en América, encontrará una nación que da la bienvenida al papel de la religión en la esfera pública", ha dicho. "En un mundo en el que algunos evocan el nombre de Dios para justificar actos de terrorismo, asesinato y odio, necesitamos su mensaje de que Dios es amor", receta para "evitar que los hombres caigan en las enseñanzas del fanatismo y el terrorismo".

El Papa, que hoy cumple 81 años, ha trufado su discurso de referencias a los Padres Fundadores de EE UU, ante un auditorio de cerca de 10.000 personas que se han reunido en el Rose Garden de la Casa Blanca. Ha citado la Declaración de Independencia y al primer presidente estadounidense, George Washington. No obstante, ha dejado fuera de su discurso algunos temas espinosos en los que no comparte postura con su anfitrión, como la guerra de Irak o la pena de muerte. Se ha concentrado en las raíces religiosas de EE UU, "que han forjado el alma" del país, granjeándole la admiración del mundo.

"A medida que EE UU se enfrenta a los asuntos políticos y éticos de nuestro tiempo, cada vez más complejos, confío en que el pueblo americano encuentre en sus creencias religiosas una preciosa fuente de razonamiento y de inspiración para llevar adelante un diálogo razonado, responsable y respetuoso en su esfuerzo por construir una sociedad más humana y más libre", ha dicho el Papa, advirtiendo de que la libertad "no es sólo un regalo, sino un llamamiento a la responsabilidad" hacia los más desafortunados.

La de Benedicto XVI es la segunda visita de un Papa a EE UU en los últimos 30 años, y es la primera vez que visita el país desde que fue elegido como líder de la Iglesia católica en 2005. Aunque Bush le recibió en persona en la base aérea de Andrews, en Maryland anoche, la ceremonia oficial de bienvenida ha tenido lugar en la Casa Blanca. Al acto han acudido unas 9.000 personas, convirtiéndolo en "una de las ceremonias de bienvenida más multitudinarias celebradas en la Casa Blanca", según ha informado la portavoz de la residencia, Dana Perino.

Después de su reunión con Bush en el Despacho Oval, el Papa ha recorrido las calles de Washiongton en el papamóvil, y después se reunirá en la Basílica de la Inmaculada Concepción de la ciudad con los obispos estadounidenses, a los que reprenderá por el escándalo de casos de abusos sexuales cometidos por sacerdotes contra menores en algunas diócesis americanas y que forzaron a la Iglesia católica estadounidense a pagar más de 2.000 millones de dólares en indemnizaciones.

Ya mañana, Benedicto XVI ofrecerá una misa en el estadio del equipo de béisbol de los Nationals, ante 45.000 personas, y participará en sendas reuniones con personalidades del mundo universitario católico y con representantes de otras religiones. El viernes, el Papa partirá hacia Nueva York, donde visitará la sede de la ONU y se reunirá con su secretario general, Ban Ki-Moon, y la zona cero, donde fueron perpetrados los atentados del 11 de septiembre de 2001, y ofrecerá una misa en el estadio de béisbol de los Yankees.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario