El Mundo

El Movimiento 5 Estrellas y la racista Liga fueron los grandes ganadores

Pese a un resultado muy dividido y sin mayorías a la vista, las dos formaciones más radicales les ganaron a los partidos tradicionales

Martes 06 de Marzo de 2018

Fortalecidos por los resultados de las elecciones, la extrema derecha de Matteo Salvini y los "antisistema" del Movimiento Cinco Estrellas (M5E) se disputan desde ayer el derecho a gobernar Italia pese a que no cuentan con la mayoría necesaria en el Parlamento y necesitan de aliados. Italia favoreció el avance de estas dos fuerzas radicales de tono populista, pero no lo suficiente como para que sean el nuevo gobierno del país. La incertidumbre se ahondó ayer en la tercera economía de la zona euro.

El Movimiento 5 Estrellas, con votantes de izquierda y de derecha, y sobre todo con muchos jóvenes desempleados o con trabajos precarios, y los partidos de derecha dura se beneficiaron del rechazo a la clase política, una economía que no despega y las tensiones que causa la masiva ola de inmigrantes.

"Tenemos el derecho y el deber de gobernar", clamó con tono triunfante el líder de la Liga, Matteo Salvini, que se convirtió en el nuevo referente de la derecha y sus aliados más centristas de Fueza Italia, de un redimensionado Silvio Belrusconi. Con otros aliados, son la primera fuerza en el Parlamento, donde suman 37 por ciento de los sufragios. Salvini logró una histórica victoria interna al superara Berlusconi. Mientras la Liga superó el 17 por ciento, Forza Italia se quedó en 14 por ciento y otras fuerzas menores completaron ese 37 por ciento. La coalición de centroderecha aspiraba a superar el 40 por ciento y formar gobierno por sí sola. Eso no es posible sin nuevos socios y esto es muy incierto. Salvini, de 44 años, mantuvo una breve reunión con Berlusconi, pero advirtió claramente que no está dispuesto a aliarse con el Movimiento 5 Estrellas. "No queremos una sopa llena de ingredientes", dijo.

Por su lado el líder de la formación ganadora del domingo electoral, Luigi Di Maio, el candidato a premier del M5E de solo 31 años, también reivindicó el derecho a formar gobierno, después que su partido fuese el más votado con 32,66 por ciento de los sufragios para la Cámara de Diputados, se dijo abierto a negociar, a "hablar con todas" las fuerzas. "Sentimos la responsabilidad de gobernar. Somos la fuerza política que representa una entera nación, 11 millones de italianos nos han votado", aseguró Di Maio al recordar que el M5E arrasó en el sur, en las islas de Cerdeña y Sicilia, así como en varias localidades del norte. "Somos los vencedores absolutos", dijo Di Maio. "Inicia una nueva era para la República italiana", anunció el joven político, cuyo partido se presentó en solitario.

El movimiento, fundado por el cómico Beppe Grillo en 2009 a partir de la repercusión que tenía su blog y que en menos de 10 años se ha consolidado como la nueva fuerza del país y obtuvo un resultado histórico. "Tenemos la ocasión histórica de responder a nuestros problemas", dijo Di Maio, quien representa la cara más moderada del movimiento y suele ser llamado el "joven cíborg de la política italiana". Grillo, mucho más antieuropeo que Di Maio, está de hecho retirado y ha dejado todo el escenario a la nueva generación.

La posibilidad de que el M5E forme un gobierno con el gobernante Partido Demócrata (PD) de Matteo Renzi , parece por ahora descartada. El PD sufrió la mayor derrota de su historia con 18,7 por ciento de los votos, que llegan a 22,8 por ciento con sus aliados. Es globalmente la mitad del 40 por ciento que llegó a obtener en las elecciones europeas de 2014.

"Los italianos nos han pedido que estemos en la oposición", aseguró Renzi en una conferencia de prensa para anunciar su renuncia a la dirección del PD. "No vamos a ser la muleta de fuerzas antisistema", agregó el líder del PD, rechazando toda alianza con los vencedores "Que gobiernen sin nosotros", clamó tras recalcar que "sopla un viento extremista que no pudimos atajar".Las formaciones de izquierda han sido duramente castigadas. El nuevo partido Liberi e Uguali (Libres e Iguales), una escisión del PD apenas superó el umbral del 3 por ciento necesario para ingresar al Parlamento. El histórico Massimo D'Alema no pudo ser elegido en un colegio uninominal por este partido.

Corresponderá al presidente Sergio Mattarella buscar una salida. Pero las consultas políticas oficiales no se abrirán antes de fin de mes, una vez elegidos presidentes de ambas cámaras del Parlamento, en principio el 23 de marzo.

victorioso. Matteo Salvini, líder de la Liga, reclamó "el derecho y el deber de gobernar".

El partido creado por el comediante Beppe Grillo exigió ser llamado a formar gobierno por haber salido primero

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario