El Mundo

El largo asueto en Venezuela no frenó la violencia en las calles

Venezuela inició ayer un largo asueto de una semana con el que el presidente socialista Nicolás Maduro busca bajarle la temperatura a las mayores protestas contra el gobierno en más de una...

Viernes 28 de Febrero de 2014

Venezuela inició ayer un largo asueto de una semana con el que el presidente socialista Nicolás Maduro busca bajarle la temperatura a las mayores protestas contra el gobierno en más de una década, aunque en algunas regiones del país se mantenían focos de tensión. El presidente, que ha hecho llamados a la paz mientras acusa a sus adversarios de ser "fascistas" empeñados en derrocarlo, decretó el jueves y el viernes como días no laborables en conmemoración de los fuertes disturbios sociales ocurridos en 1989 conocidos como el "Caracazo".

El asueto se sumará al tradicional feriado de Carnaval, el lunes y el martes de la semana próxima, fecha en la que los venezolanos tradicionalmente migran en masa hacia las cálidas playas caribeñas del país petrolero. Y el próximo miércoles está previsto el inicio de varios días de conmemoraciones por el primer año del fallecimiento del líder izquierdista Hugo Chávez, el mentor político de Maduro. La oposición, sin embargo, salió a las calles. Una manifestación de universitarios fue disuelta con gases lacrimógenos por las fuerzas del orden en el este de Caracas, con un saldo de 15 heridos.

La policía antimotín utilizó gases lacrimógenos para mantener a los manifestantes alejados de las autopistas principales, algo que ha venido ocurriendo en las últimas semanas de protestas.

Mientras muchos venezolanos comenzaban a viajar hacia las playas, Caracas lucía semidesierta, con algunos focos de protesta opositores en el este y los seguidores de Maduro congregados en el centro de la ciudad para recordar el Caracazo.

El "Caracazo" fue considerado una reacción popular a los acuerdos que el entonces presidente Carlos Andrés Pérez firmó con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y estalló cuando se decretó un aumento en el precio del las naftas y su consecuente incremento en el transporte público.

El gobernante sostiene que las protestas buscan derrocarlo a través de un golpe de Estado propiciado por la desestabilización. Dijo que la conferencia nacional de paz, que fue instalada el miércoles con la ausencia de la oposición, busca acabar con los desórdenes a través del diálogo con todos los sectores del país.

Saqueos. En San Cristóbal, capital del occidental Estado de Táchira —en la frontera andina con Colombia y donde se iniciaron las protestas—, los manifestantes seguían bloqueando calles con alambres, planchas de metal corrugado y rejas. También se reportaban saqueos a comercios.

La fiscalía venezolana informó que hay unos 55 detenidos, entre ellos varios agentes del orden, por los hechos de violencia que han sacudido al país durante las últimas semanas..

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS