El Mundo

El juicio político a Trump es un arma de doble filo

Los republicanos usarán el tema en la campaña electoral del año próximo en los distritos peleados, donde hay muchos votantes moderados.

Domingo 08 de Diciembre de 2019

Con los votantes fuertemente divididos en torno a la campaña de los demócratas para llevar a juicio político al presidente Donald Trump, es incierto el impacto que tendrá el asunto en las elecciones al Congreso, que son parte de los comicios generales del año próximo en Estados Unidos, señala la agencia AP.

   Los republicanos tienen grandes esperanzas de usar la campaña de la Cámara de Representantes para derrotar a los demócratas en los distritos indecisos, repletos de votantes moderados.

   No está claro si eso funcionará, pero ahora mismo sí está claro que los republicanos están usando el tema como arma ofensiva, mientras los demócratas juegan a la defensiva.

   Los demócratas tratarán de defender su mayoría de 233-197 en la Cámara baja, con cuatro vacantes. Los republicanos tratarán de preservar su control del Senado.

   La estrategia republicana podría funcionar, especialmente en los distritos controlados por los demócratas y en los que Trump ganó en las elecciones de 2016, ya que, según las encuestas, multitudes de votantes que están muy divididos en cuanto a su destitución. O podría fracasar, en una época en la que las noticias cambian tan rápidamente que las preocupaciones de hoy pueden ser eclipsadas en 11 meses y muchas personas estarán más enfocadas en los temas que les afectan directamente, como los costos de la atención médica.

   El impacto del juicio político en las elecciones de noviembre del año venidero “será parte del mosaico, pero difícilmente el tema principal”, pronosticó el encuestador del Partido Republicano Whit Ayres. “Se habrá desvanecido para entonces y simplemente también habrá reforzado las actitudes preexistentes, las hará más intensas”.

   El encuestador demócrata John Anzalone dijo que los candidatos de su partido deberían concentrarse en temas que ayudaron a afianzar su control de la Cámara de Representantes en las elecciones de 2018.

   “Tomará un día poder hablar sobre la atención de la salud, la educación, el medio ambiente y los salarios mientras ellos hablan de un juicio político”, dijo Anzalone.

   La dinámica inversa es cierta en el Senado, donde tal vez dos demócratas y cinco republicanos enfrentan reelecciones reñidas. Entre los que se encuentran en los lugares más difíciles del juicio político se encuentran el senador demócrata Doug Jones, de Alabama, un estado que se inclina firmemente por Trump, y el senador republicano Cory Gardner, de Colorado, un estado que tiende a votar por los demócratas.

   El encuestador republicano Glen Bolger dijo que si bien es impredecible saber cuán poderoso será el tema del juicio político en las elecciones de 2020, los senadores republicanos de los estados indecisos tienen pocas opciones desde un punto de vista puramente político.

  “No se puede votar por la destitución”, dijo Bolger. “Acabarás derrumbando tu base, tu habilidad para recaudar dinero, para conseguir voluntarios”.

El pasado 5 de diciembre, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, pidió formalmente a los legisladores redactar los cargos para someter a juicio político al presidente Donald Trump. Este criticó la medida y solicitó acelerar el proceso para poder tener una causa “justa” en el Senado. “Los demócratas de izquierda radical, que no hacen nada, acaban de anunciar que van a intentar someterme a un juicio político por NADA”, tuiteó Trump poco después del anuncio de Pelosi.

Un informe que sienta las bases del impeachment

El Comité Judicial de la Cámara de Representantes de Estados Unidos emitió ayer un “informe histórico que sentó las bases para impugnar al presidente Donald Trump”, informó el portal Politico.com. Allí se esboza en términos constitucionales lo que el comité considera “un delito impugnable”.

   El presidente del Comité, el demócrata Jerrold Nadler, describió el análisis de 55 páginas como el heredero del informe similar que fue publicado durante el proceso de destitución contra Richard Nixon. Ese documento fue actualizado durante el juicio político de Bill Clinton, pero no fue completamente reescrito.

   Los demócratas ven el nuevo documento contra Trump como una piedra de toque en la lucha de siglos para definir y aplicar la herramienta más cargada que la Constitución proporciona al Congreso: el poder de destituir a un presidente. También es un paso clave hacia un voto de destitución a fines de este año. “Los informes anteriores siguen siendo puntos de referencia, pero ya no reflejan el mejor aprendizaje disponible sobre cuestiones relacionadas con el juicio político presidencial”, escribe Nadler en el prólogo del informe. “Además, no abordan varios asuntos de derecho constitucional con particular relevancia para la investigación del juicio político de Trump”. El informe fue redactado íntegramente por demócratas, a diferencia del de Nixon, que era bipartidista.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario