El Mundo

El joven presidente de Ucrania, otra víctima de las presiones de Trump

Zelensky ganó en abril con una imagen fresca y como enemigo de la vieja política. El "Ucraniagate" lo desgastó en pocas semanas.

Domingo 06 de Octubre de 2019

Primero la servil conversación telefónica. Ahora los embarazosos mensajes de texto. Los problemas del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky estarían apenas en sus inicios.

Revelaciones de hasta dónde la administración de Zelensky pareció estar dispuesta a ir para complacer al presidente estadounidense Donald Trump están agotando al capital diplomático que necesita para poner fin al sangriento conflicto con Rusia, reparar la economía de Ucrania y mejorar la reputación de su corrupto país.

"Kiev claramente no ganó puntos en esta situación", comentó Volodymyr Fesenko, jefe y analista del Centro Penta, un instituto de investigaciones políticas ucraniano. Ucrania "tiene que preocuparse ahora de no volverse un socio tóxico del que se alejen los líderes occidentales".

Eso es especialmente importante en momentos en que Zelensky se prepara para una cumbre con los líderes de Rusia, Francia y Alemania este mes para llevar la paz al este de Ucrania, donde 13.000 personas han muerto en cinco años de combates entre separatistas prorusos y fuerzas ucranianas.

"Tóxico" es una palabra que pocos ucranianos habrían usado hace un año para referirse a Zelensky, de 41 años, que antes de ser presidente era un actor conocido por una comedia política en televisión, comedias románticas y un sentido del humor autocrítico. El político neófito renovó esperanzas en Ucrania y ganó abrumadoramente las elecciones en abril contra el presidente anterior, Petro Poroshenko.

Zelensky ha estado bajo una atención diferente desde que Trump lo presionó para investigar al hijo del ex vicepresidente Joe Biden, precandidato demócrata que busca ser el rival de Trump en los comicios presidenciales el año próximo. Biden es el mejor posicionado en los sondeos. Una conversación telefónica el 25 de julio entre los dos presidentes contribuyó a desatar la investigación de juicio político contra Trump.

Zelensky se ha pasado la última semana negando que cedió al pedido de Trump y esforzándose para recuperar legitimidad internacional, al tiempo que trata también de seguir en buenas relaciones con Washington.

El viernes, el procurador general de Ucrania hizo un gesto destinado aparentemente satisfacer a Trump, anunciando la revisión de una serie de causas relacionadas con el fundador de una empresa de gas en la que el hijo de Biden, Hunter, estuvo en la junta directiva.

La explicación cuidadosa de Zelensky fue: él "no estuvo involucrado" en la decisión del fiscal y cualquier investigación futura va a ser "transparente". Los analistas piensan que el presidente ucraniano está tratando de mantener abiertas sus opciones.

Ucrania depende de préstamos internacionales para mantener su solvencia y del combustible ruso para la calefacción. Esta gran debilidad del país ayuda a explicar en parte por qué Zelensky se mostró tan deseoso de complacer a Trump en la conversación telefónica.

Según la transcripción que entregó la Casa Blanca, Trump le dice a Zelenzky: "Se habla mucho sobre el hijo de Biden, que Biden frenó la investigación y mucha gente quiere saber sobre eso. Asi que cualquier cosa que pueda hacer el fiscal general sería genial. Biden anduvo alardeando que frenó la investigación así que, si puedes, averigua...a mí me suena terrible", le dice Trump.

erosionado. Zelenzky es un actor de comedias. Ha dejado una imagen de debilidad ante Trump.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario