El Mundo

El joven asesino de Oregon tenía 13 armas compradas de manera legal

El nuevo episodio reabrió el debate sobre el fácil acceso a las armas de fuego, pero difícilmente cambie el status quo, dominado por los partidarios de la libre compra y portación de armas.

Sábado 03 de Octubre de 2015

El autor de la masacre a tiros que acabó con la vida de diez personas en un campus universitario de Oregon, Estados Unidos, compró 13 armas de manera legal y utilizó media docena en el ataque, informó ayer la policía. El joven asesino también mostró odio por los cristianos: preguntaba a las víctimas si lo eran antes de dispararles en la cabeza. El nuevo episodio ha reabierto en Estados Unidos el debate sobre el fácil acceso a las armas de fuego, pero difícilmente cambie el status quo, dominado por los partidarios de la libre compra y portación de armas.

   El joven Chris Harper Mercer, de 26 años, asesinó a tiros a diez personas e hirió a otras siete, dos de ellas aún en estado crítico, y falleció en el enfrentamiento con la policía que llegó al lugar. Según la agente especial de la oficina de Armas y Explosivos (ATF) Celinez Núñez, el autor de los disparos en la universidad de Umpqua, condado de Roseburg, en Oregon, compró todas sus armas de manera legal en los últimos tres años. Seis de ellas fueron halladas en el campus universitario y siete más fueron encontradas por los investigadores en su domicilio, que compartía con su madre. El atacante llevaba al menos un rifle, cinco cargadores y un chaleco antibalas cuando irrumpió en el campus. Contaba con cinco pistolas y un rifle. En su casa, se hallaron siete armas, entre ellas, dos pistolas, cuatro rifles y una escopeta. Todas compradas legalmente a lo largo de tres años.“El tirador puso a las personas en fila y les preguntaba si eran cristianos. Si decían que sí, les disparaba en la cabeza. Si decían que no, les disparaba en las piernas”, narró un testigo.

Reservado. El jefe de policía del condado, John Hanlin, indicó buscan conocer más detalles sobre la motivación que llevó a este joven, descrito como una persona reservada, a disparar a sangre fría a al menos 16 personas. Aunque aún no se ha aclarado si el atacante se suicidó o fue abatido, como se informó en un principio, el caos y los tiros duraron algo menos de un cuarto de hora, lo que tardaron las fuerzas de policía en responder a las llamadas de pánico de los alumnos de este centro, donde estudian unas 3.000 personas.

   El ejército estadounidense informó que Mercer intentó ingresar en las fuerzas armadas en 2008, pero no superó las pruebas mínimas de acceso. El autor de los disparos nació en Reino Unido, pero creció en Estados Unidos y residió en California antes de mudarse con su familia a Oregon, cerca del centro universitario en el que perpetró el ataque.

   El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, volvió el jueves, horas después del terrible episodio, a pedir al Congreso que actúe para evitar este tipo de “tiroteos masivos” en lugares públicos. Desde diciembre de 2012, cuando un joven también armado con un rifle de asalto mató a 20 niños de edad preescolar o de primaria en Sandy Hook, en Connecticut, la Casa Blanca ha presionado para que se eleven los controles psicológicos y se limite la venta de cargadores de alta capacidad.

   Pero legisladores de ambos partidos y la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA) se han opuesto a tomar medidas, pese a que Estados Unidos tiene el más alto índice de muertes por arma de fuego dentro de las naciones desarrolladas. Según el diario Washington Post esta fue el episodio de sangre número 294 en Estados Unidos en los 275 días que van del 2015, con 380 victimas mortales.

Desinterés. Pero sobre todo, el de Umpqua fue el tiroteo número 45 en una escuela estadounidense en lo que va del año. Sin embargo, quienes se oponen a imponer controles pueden estar tranquilos. Un informe de ABC News indicaba ayer que, luego de la terrible masacre de niños en Sandy Hook, el número de personas que consideraba más importante aumentar el control de las armas que los derechos de sus dueños apenas superó, por unos pocos meses, el 50%. Luego volvió a bajar y a subir al 50%, y allí se encuentra actualmente, según un sondeo de Pew Research Center que publica ABC News.

    En tanto, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó el tiroteo en Oregón y expresó su confianza de que EEUU pueda dar los pasos frente a la “terrible cifra” de víctimas.

    En una declaración distribuida por su portavoz, Ban aseguró que “ante esta nueva tragedia” expresa su “firme esperanza” de que Estados Unidos con el “robusto proceso democrático” que caracteriza a ese país sea capaz de adoptar las medidas necesarias para “reducir la terrible cifra de vidas humanas que la violencia con armas está causando a la sociedad estadounidense”.

    También hizo notar que el presidente Barack Obama “ha demostrado constantemente su compromiso en para hacer frente a este flagelo”. Asimismo, los investigadores tratan de verificar los indicios que apuntan a que el atacante había anunciado la masacre en internet.  De acuerdo con el New York Times, el agresor se presentaba en su perfil de hace un tiempo en una página de citas como “una persona introvertida, que siente aversión por la religión organizada”. Por otra parte, cientos de personas participaron en una vigilia nocturna en Umpqua en honor a las 10 víctimas mortales de la matanza.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS