El Mundo

El informe final de la OEA no dejó dudas sobre el fraude electoral en Bolivia

El informe de la auditoría comprueba que la "manipulación dolosa" se dio en dos escenarios.

Domingo 08 de Diciembre de 2019

La Organización de Estados Americanos (OEA) publicó el pasado miércoles su informe final sobre las irregularidades graves que halló en las elecciones de Bolivia del pasado 20 de octubre. El documento enumera una larga lista de "acciones deliberadas" irregulares que "hacen imposible validar los resultados" que dieron como ganador al entonces presidente Evo Morales, ahora asilado político en México. El informe de la auditoría comprueba que la "manipulación dolosa" se dio en dos escenarios: en la alteración de las actas y la falsificación de las firmas de jurados de mesas y en el conteo de los resultados. El flujo de los datos se redireccionó en un momento a dos servidores ocultos que no eran controlados por el Tribunal Supremo Electoral (TSE). Los mismos empleados del tribunal permitieron que esto sucediera, según el informe, "destruyendo toda confianza en el proceso electoral".

El documento del organismo aclara que las "manipulaciones" e "irregularidades" cometidas durante los comicios impiden saber con certeza el margen entre Morales y el candidato opositor Carlos Mesa. "Lo que sí es posible afirmar es que ha habido una serie de operaciones dolosas encaminadas a alterar la voluntad expresada en las urnas". Los auditores revisaron una muestra de 4.692 actas para analizar posibles alteraciones. En el ejercicio identificaron 226 actas en las que dos o más fueron completadas por la misma persona en un mismo centro de votación. También comprobaron que se quemaron actas (el número es incierto) y más de 13.100 listas de electores habilitados para votar. Además, se registraron decenas de actas de votos en el extranjero que no cuadraban con el número de sufragistas.

Según el informe, cuando el 83,76 por ciento de las actas se habían divulgado, el tribunal electoral ocultó a la ciudadanía, de manera deliberada, un 5,58 por ciento de actas que ya se encontraban en el Sistema de Transmisión de Resultados Preliminares (TREP), pero que no fueron publicadas. El flujo de la información del TREP fue redireccionada a dos servidores ocultos; en uno de ellos existía una base de datos, algo "extremadamente grave y que merece una investigación especial en una ulterior judicialización", reza el informe. Se constata que se construyó una estructura informática oculta, "con capacidad de modificar resultados electorales, así como borrar cualquier rastro de esa actividad".

Finalmente, Morales ganó debido a "un aumento masivo e inexplicable" de los votos del Movimiento al Socialismo (MAS) en el 5 por ciento final del cómputo. El último 5 por ciento presentó una tendencia distinta del anterior 95 por ciento y también "una diferencia muy marcada" con el 5 por ciento de los votos que habían sido computados inmediatamente antes. "El análisis estadístico revela que la victoria en primera vuelta de Evo Morales fue estadísticamente improbable". Sin ese aumento, aunque el MAS hubiera conseguido la mayoría de los votos, no habría obtenido la diferencia del 10 por ciento necesario para evitar la segunda vuelta. Y todo indicaba que en el balotaje Morales iba a perder contra el candidato Carlos Mesa, quien iba a colectar la suma de votos opositores.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario