El Mundo

El guía supremo culpa a los enemigos de Irán de fomentar los disturbios

Al menos 21 personas, entre ellos un niño, murieron en enfrentamientos, que comenzaron el jueves. Ya hay más de 450 detenidos

Miércoles 03 de Enero de 2018

Las fuerzas de seguridad iraníes detuvieron a 450 manifestantes desde el sábado en Teherán, en el marco de las protestas contra el gobierno y el clero que ya se cobró al menos 21 vidas, mientras que el líder supremo culpó ayer a los enemigos del país de impulsar los disturbios. Según el vicegobernador de la capital, Asghar Nasserbakht, en la capital hubo 450 detenidos en los últimos días. Un vocero policial confirmó que uno de los detenidos es un adolescente que rasgó y quemó la bandera iraní, supuestamente en Teherán. Según la agencia Isna, en Karaj fueron arrestados "20 cabecillas de los disturbios". Algunos tenían contacto con "grupos enemigos" y otros con "países extranjeros", añadió.

El líder supremo de Irán, el gran ayatolá Ali Jamenei, aseguró ayer que las protestas están siendo dirigidas desde el extranjero. "Los enemigos de Irán han puesto dinero y armas, así como apoyo político, a disposición de los incitadores de las protestas para dañar a Irán", dijo en su primera reacción desde que se iniciaron las protestas el pasado jueves. Jamenei evitó identificar a los "enemigos" de su país; sin embargo el portavoz del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), el general de brigada Ramezan Sharif, fue un paso más allá y denunció el "apoyo abierto y encubierto de Estados Unidos, del régimen sionista y de los sauditas" a los manifestantes de Irán. El líder religioso tiene la última palabra en todas las cuestiones importantes del país, con cerca de 80 millones de ciudadanos. Incluso el presidente elegido democráticamente, Hassan Rohani, necesita la bendición de Jamenei para tomar decisiones estratégicas.

La reacción del ayatolá difiere de la de Rohani, quien dijo el lunes que es un error considerar las protestas solo como una conspiración extranjera. "Los problemas de la gente no son simplemente de naturaleza económica. Están pidiendo más libertades", dijo en el Parlamento. Sus palabras iban dirigidas indirectamente a quienes se oponen a sus intentos de emprender reformas culturales y políticas. Según Rohani, el gobierno ya no controla por completo la situación.

Al menos nueve personas, entre ellas un niño de 11 años, murieron en la noche del lunes en nuevas protestas en Irán, informó la emisora estatal Irib, lo que eleva a 21 las víctimas mortales registradas hasta el momento en las manifestaciones. No está claro por el momento si los últimos fallecidos son manifestantes, policías o miembros de la Guardia de la Revolución iraní, una organización paramilitar creada para proteger el sistema instaurado tras la revolución islámica. Hasta el lunes ya se habían registrado al menos diez manifestantes muertos, dos en Dorud (oeste), dos en Iseh (suroeste), tres en Shahin Shahr (centro) y otras tres en Tuyserkan (oeste). además un anciano un niño murieron en un accidente durante las protestas en Dorud.

Dura advertencia

Más manifestaciones están convocadas para las próximas hora pero el fiscal general iraní, Mohamed Yafar Montazeri, lanzó una dura advertencia. "Se acabó la broma", señaló, advirtiendo a los "alborotadores" que la Justicia colaborará con la policía para llevarlos ante los tribunales. El diputado iraní Hedayatolá Jademi dijo a la agencia Ilna que algunos de los detenidos en Iseh poseían armas, munición y explosivos. Además, según informes no verificados en las redes, Iseh quedó incluso ocupada temporalmente por los opositores al régimen.

En las redes también se afirmó que la policía disparó contra los manifestantes en decenas de ciudades, pero esta información no pudo ser verificada. Según la televisión estatal, hombres armados atacaron instalaciones estatales en varias ciudades, algo que tampoco pudo ser constatado. Las protestas comenzaron el pasado jueves en el noroeste del país, dirigidas principalmente contra la política económica y exterior del gobierno, pero se han ido volviendo cada vez más críticas con el sistema. La experta en Irán Azadeh Zamirirad, de la Fundación alemana Ciencia y Política (SWP), dijo que las marchas "no terminarán en dos días" y destacó la velocidad con la que se extendieron por el país.

Estados Unidos e Israel se mostraron a favor de un cambio de gobierno debido a las protestas. El presidente estadounidense, Donald Trump, tuiteó ayer de nuevo respecto a las manifestaciones, asegurando que los iraníes están protestando contra el régimen "brutal y corrupto". "Todo el dinero que el presidente (Barack) Obama les dio estúpidamente fue al terrorismo y a sus 'bolsillos'", escribió. La noche de Año Nuevo dijo que el "gran pueblo iraní" había estado años reprimido y concluyó: "Es hora de un cambio!". La noche del lunes, la Unión Europea (EU) pidió al gobierno iraní que garantice el derecho a manifestarse.

Estas protestas son las más importantes desde el movimiento de 2009 contra la reelección del presidente ultraconservador Mahmud Ahmadineyad. Para frenarlas, las autoridades decidieron bloquear las aplicaciones Telegram e Instagram que los manifestantes usan para organizar las manifestaciones.

Rohani acusó a una pequeña minoría de agitadores de ser responsables de las protestas pero aseguró que el gobierno está dispuesto a "resolver los problemas de la población", en particular el desempleo, que afecta al 12 por ciento de la población activa. Rohani, elegido en mayo para un segundo mandato, sacó al país del aislamiento gracias al levantamiento de sanciones internacionales, posible por el histórico acuerdo de 2015 con las potencias. Pero el acuerdo no conllevó la mejoría económica esperada.

Tensión. Jóvenes universitarios buscan refugio tras ser reprimidos por las fuerzas policiales del régimen.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario