El Mundo

El Grupo de Lima pide que más naciones presionen a Maduro

El conjunto de países del que forma parte Argentina quiere que los aliados del chavismo dejen de bloquear una apertura democrática.

Martes 16 de Abril de 2019

El Grupo de Lima pidió ayer a la comunidad internacional que siga imponiendo sanciones al gobierno venezolano de Nicolás Maduro, al tiempo en que llamó a China, Cuba, Rusia y Turquía a respaldar el proceso de transición democrática en la nación sudamericana, tras señalar que el apoyo que dan al régimen chavista bloquea ese avance.

Horas antes de que se divulgase la declaración de 17 puntos —firmada por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú— el gobierno canadiense anunció más sanciones al gobierno de Maduro. La ministra de Relaciones Exteriores canadiense Chrystia Freeland precisó que las sanciones afectan a 43 altos funcionarios venezolanos, entre ellos gobernadores regionales, por estar implicados en la destrucción de las instituciones democráticas. Canadá ya había sancionado a otras 70 personas vinculadas al régimen chavista. Las sanciones incluyen la congelación de activos y la prohibición a los canadienses de realizar cualquier transacción financiera con esos funcionarios.

El Grupo de Lima en su comunicado exhortó a la comunidad internacional "a favorecer el proceso de transición y el restablecimiento de la democracia en Venezuela, especialmente a Rusia, China, Cuba y Turquía, por el impacto negativo que su apoyo al régimen ilegítimo de Maduro causa a nuestra región". China y Rusia, en especial, tienen grandes apuestas económicas en Venezuela, donde se han apropiado de significaativas cuotas de petróleo a cambio de dar fondos frescos al necesitado régimen de Maduro. Rusia es dueña de la mayoría accionaria de Citgo, la subsidiaria estadounidense de la petrolera estatal venezolana. Y China cobra en barriles de petróleo un crédito por más de 30 mil millones de dólares que entregó en tiempos del fallecido Hugo Chávez.

Al llamar a más sanciones, el Grupo de Lima pidió a los demás gobiernos "poner a exclusiva disposición del gobierno interino del presidente encargado Juan Guaidó los bienes pertenecientes al pueblo venezolano en el extranjero, conforme al ordenamiento jurídico de cada Estado".

Asimismo, invitaron al Grupo de Contacto —formado por países europeos y algunos latinoamericanos como México, Uruguay y Bolivia, y otros miembros de la comunidad internacional— "a profundizar el proceso de convergencia con el Grupo de Lima, para exigir el cese de la usurpación y la celebración de elecciones libres, justas y transparentes, con acompañamiento y observación internacional".

Los firmantes del acuerdo exigieron, además, "el cese inmediato de la usurpación. Esta es una condición indispensable para el restablecimiento de la democracia y el orden constitucional a través de la celebración de elecciones libres, justas y transparentes, con acompañamiento y observación internacional". La consideración de "usurpación" surge de la dudosa validez de las elecciones presidenciales de mayo de 2018, a las que el régime impidió presentarse a casi todos los candidatos y líderes opositores. Entonces Maduro compitió con facilidad contra dos postulantes de casi nulo peso y que fueron sospechosamente aprobados por las autoridades electorales, que en contraste prohibieron todas las precandidaturas de las figuras competitivas de la oposición. Otras figuras no pudieron ni siquiera plantearse la inscripción, dado que están detenidas o forzadas al exilio.

Los países del Grupo de Lima reiteraron su reconocimiento y apoyo a Guaidó y al resto de los miembros de la Asamblea Nacional y advirtieron que hacen responsable a Maduro "por la vida, libertad e integridad de ellos y sus familiares" y acordaron "convocar en Lima a una Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela con la participación de todos los Estados que respaldan la recuperación democrática en ese país". Guaidó fue designado presidente interino por la Asamblea Nacional, a cargo de llevar a Venezuela a unas nuevas elecciones generales. Es reconocido por 54 naciones, entre ellas casi todas las de la Unión Europea, además de las integrantes del Grupo de Lima, Estados Unidos y varias potencias asiáticas, como Japón y Corea del Sur, entre otras influyentes naciones.

unidad. Los cancilleres de las principales naciones americanas presionaron al gobierno chavista.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario