El Mundo

El gobierno de Rajoy quiere que los ilegales paguen la asistencia médica

Madrid.— El gobierno de Mariano Rajoy pretende cobrar 710 euros anuales (unos 882 dólares) a cambio de asistencia sanitaria a los inmigrantes en situación irregular en España, ya que en el marco de los recortes les quitó el derecho a servicios de salud gratuitos a partir de septiembre, según informó ayer el diario El País.

Miércoles 08 de Agosto de 2012

Madrid.— El gobierno de Mariano Rajoy pretende cobrar 710 euros anuales (unos 882 dólares) a cambio de asistencia sanitaria a los inmigrantes en situación irregular en España, ya que en el marco de los recortes les quitó el derecho a servicios de salud gratuitos a partir de septiembre, según informó ayer el diario El País.

Los inmigrantes sin papeles que quieran ser tratados tendrían que abonar mensualmente 59,2 euros, señala el periódico, que se remite a un documento que el Ejecutivo conservador ha enviado a las comunidades autónomas, que son las que tienen las competencias en el área de salud. Según estimaciones del diario, en España hay unos 150.000 inmigrantes en situación irregular.

El Ministerio de Sanidad confirmó ayer que está trabajando en el establecimiento de "convenios con personas que no reúnan la condición de asegurados ni beneficiarios" de la salud pública.

La información publicada por El País generó una gran controversia en España, donde colectivos de inmigrantes y el Partido Socialista (PSOE), el principal de la oposición, arremetieron contra el gobierno de Rajoy por una medida "injusta" desde el punto de vista político y ético, según dijeron, además de destacar que la cantidad a pagar puede suponer una "fortuna" para un inmigrante irregular.

El gobernante Partido Popular (PP) de Rajoy, sin embargo, aseguró por boca de su portavoz adjunto en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando, que España tiene que dejar de ser "el paraíso" de la inmigración ilegal. "Los inmigrantes ilegales lo que tienen que hacer es entrar legalmente", dijo. "España no puede seguir soportando ser el escenario principal de la inmigración ilegal", añadió Hernando, que llamó a los sin papeles a regresar a sus lugares de origen.

Los que se salvan. Según El País, el Ejecutivo dejaría fuera del pago a cambio de asistencia sanitaria a las embarazadas, los asilados, las víctimas de trata y los menores de 18 años, que sí tendrían derecho a recibir los cuidados médicos gratuitamente, aunque tendrían que pagar el 40 por ciento de las medicinas que les sean recetadas. Los inmigrantes sin papeles también seguirán recibiendo atención en caso de urgencias, así como en caso de accidente y maternidad.

La vía elegida por el gobierno de Rajoy para implementar esta medida es la de la firma de unos convenios especiales, que según El País funcionarán como una especie de póliza, parecida a los seguros médicos privados. Para acceder a ellas se establece además la condición de llevar más de un año empadronados en España.

A esto hay que agregar que los mayores de 65 años tendrían que pagar significativamente más: algo más de 1.860 euros anuales (unos 155 al mes).

En el marco de sus recortes contra el déficit público, el gobierno de Rajoy aprobó a fines de abril la retirada, a partir del 1º de septiembre, de la tarjeta sanitaria a los inmigrantes en situación irregular, una medida muy criticada tanto socialmente como desde los colectivos médicos y sanitarios. Según dijo entonces el Ejecutivo, así se ahorrarán 500 millones de euros.

Hasta ahora y desde el año 2000, los sin papeles podían obtener la tarjeta sanitaria con el único requisito de estar empadronados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario