El Mundo

El gobierno paquistaní responsabilizó a Al Qaeda por el asesinato de Bhutto

La líder opositora Benazir Bhutto fue enterrada ayer en un mausoleo familiar junto a su padre, mientras Pakistán se sumía en una profunda crisis desatada por el violento asesinato de la ex primera ministra en medio de un ataque suicida. El gobierno de Pakistán dijo que tenía evidencia de que Al Qaeda era responsable del atentado...

Sábado 29 de Diciembre de 2007

GarhI Juda Bajsh, Pakistán. — La líder opositora Benazir Bhutto fue enterrada ayer en un mausoleo familiar junto a su padre, mientras Pakistán se sumía en una profunda crisis desatada por el violento asesinato de la ex primera ministra en medio de un ataque suicida. El gobierno de Pakistán dijo que tenía evidencia de que Al Qaeda era responsable del atentado que el jueves provocó la muerte de Bhutto tras participar en un mitin electoral, pero su partido rechazó esa afirmación.

 Peligran los comicios. La muerte de Bhutto, de 54 años, generó temores de un retraso en las elecciones convocadas para el 8 de enero, que se espera devuelvan a Pakistán a una democracia civil, en medio de un caos que amenaza con sobrepasar al presidente Pervez Musharraf. Un funcionario denunció que militantes de Al Qaeda y del Talibán planificaron el asesinato de Bhutto, en tanto un vocero gubernamental señaló que la ex premier no murió por heridas de bala ni por esquirlas de explosivos, sino al golpearse la cabeza contra su vehículo.

  Bhutto fue enterrada ayer en su hogar ancestral mientras centenares de miles de dolientes expresaban su pesar. El ministro del Interior paquistaní Hamid Nawaz dijo que el gobierno cuenta con "evidencia de que Al Qaeda y el Talibán estuvieron detrás del ataque suicida".

  A su vez Javed Iqbal Cheema, vocero del ministerio del Interior, tras informar que Bhutto habría muerto de un golpe en la cabeza, dijo que el gobierno interceptó una comunicación en la cual el líder extremista islámico Baitullah Mehsud "felicitó a su pueblo por llevar a cabo ese acto cobarde".

  Cheema dijo que Mehsud es "un líder de Al Qaeda", e indicó que también fue responsable del atentado del 18 de octubre contra la caravana que daba la bienvenida a Bhutto en Karachi, tras retornar del exilio. En el atentado fueron asesinadas más de 140 personas. Mehsud es comandante de fuerzas aliadas al Talibán en la región paquistaní de Waziristán del sur, donde actúan también combatientes de Al Qaeda. Sus fuerzas suelen atacar también a soldados paquistaníes.

  Hace algunas semanas, un periódico paquistaní recogió declaraciones de Mehsud donde dijo que saludaría el regreso de Bhutto con atacantes suicidas. Pero Mehsud negó posteriormente haber formulado esas declaraciones en comunicados enviados a la televisión y a periódicos de Pakistán. Cheema informó también que otros dirigentes que se oponen al presidente Pervez Musharraf han sido amenazados de muerte por militantes. Entre ellos, dijo, figura otro ex primer ministro, Nawaz Sharif.

  El portavoz del ministerio del Interior ofreció una segunda versión sobre la muerte de Bhutto. La primera era que cuando concluía un acto político en Rawalpindi, un atacante suicida disparó varios balazos a Bhutto, mientras ésta saludaba a sus simpatizantes a través del techo corredizo de su vehículo, que era a prueba de balas y de bombas. Posteriormente, según esa versión, el atacante suicida hizo estallar los explosivos que llevaba amarrados a su cuerpo.

 

Contradicción. Inicialmente, las autoridades dijeron que Bhutto murió de los balazos recibidos. Pero la nueva versión de Cheema indicó que los tres disparos del atacante suicida erraron el blanco. Sin embargo, al oír los disparos, Bhutto trató de esconderse en su vehículo, y las ondas expansivas del explosivo golpearon su cabeza contra una palanca fijada al techo corredizo, fracturando su cráneo. Se ignora inicialmente la causa de las grandes discrepancias entre la primera y la segunda versión del gobierno. Cheema también anunció la formación de dos comisiones investigadoras del asesinato de Bhutto, una a ser presidida por un juez y la otra por las fuerzas de seguridad.

  El asesinato de Bhutto sumergió al país en una profunda crisis. Mientras cientos de miles de dolientes colmaban ayer las calles de Garhi Juda Bajsh para despedir el cadáver de la líder política, al menos 23 personas murieron en menos de 24 horas. Hubo también saqueos de bancos, enfrentamientos a balazos entre manifestantes y policías, e incendio de estaciones ferroviarias. El gobierno envió tropas para custodiar calles en varias importantes ciudades, a fin de controlar la situación.

  El premier Mohammedmian Soomro informó que el gobierno no tenía planes inmediatos de posponer los comicios del 8 de enero, a pesar del creciente caos y de la decisión de un líder opositor de boicotear la votación. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario