El Mundo

El gobierno interino de Bolivia abrió diálogo con un sector del MAS de Evo

Lo anunció el nuevo ministro de Gobierno, Murillo, quien horas antes había dicho que iba a salir de "cacería" contra los "sediciosos".

Viernes 15 de Noviembre de 2019

Mientras en las calles de La Paz las protestas de seguidores de Evo Morales continuaron durante la jornada de ayer, el nuevo gobierno de transición de Jeanine Añez logró establecer desde la media tarde una mesa de diálogo con dirigentes del Movimiento al Socialismo (MAS), del ex presidente, con el fin de pacificar al país.

Así lo confirmó el nuevo ministro de Gobierno (Interior), Arturo Murillo, a un periodista argentino. "Estamos tendiendo puentes con varios sectores del Movimiento al Socialismo, pero con los que no están en la sedición, que no están haciendo terrorismo", declaró el funcionario en la entrevista. "Uno de ellos, al que le hemos ofrecido un acuerdo, es con el sector cocalero, el más duro", agregó.

Cuando el cronista le preguntó si esos sectores que aceptan dialogar son representativos del partido de Morales, respondió que "el MAS no tiene un grupo representativo, pero vamos a hablar con todos".

Murillo, considerado el hombre fuerte del gabinete, sostuvo que se mantendrán los operativos militares y policiales. "No vamos a permitir la sedición", destacó.

Sus palabras a la tarde fueron ciertamente más suaves que durante la mañana cuando en un acto la autoproclamada presidenta interina, Áñez, presentó en sociedad a su gabinete, sumamente duro, conformado por hombres de derecha intransigente, entre ellos, Murillo.

Luego de que Yañez anunciara que que el expresidente Morales no está habilitado para participar en las nuevas elecciones que convocará su gobierno, Murillo, con sed de sangre, les aconsejó a los militantes sediciosos del partido de Morales que "empiecen a correr".

Murillo es un empresario hotelero que siempre mantuvo una agria disputa con Evo y a quien el fin de semana pasado los simpatizantes del ex mandatario le quemaron el hotel, por lo que su familia se tuvo que refugiar en el monte.

Murillo expresó por la mañána: "Les digo a todos aquellos que están en sedición que van a ir a la cárcel (...) Empiecen a correr".

Y se cebó con algunos ex funcionarios de Evo, como Juan Ramón Quintana, ex ministro de la Presidencia de Evo, a quien acusa de estar detrás de los desmanes de los últimos días, y en particular de la quema de su hotel.

"Vamos a ir a la cacería de Juan Ramón Quintana. ¿Por qué es una cacería? Ese es un animal que está matando gente en nuestro país y no lo vamos a permitir", advirtió Murillo.

En rueda de prensa, Áñez dijo que "toda la convulsión social" que atraviesa Bolivia es consecuencia de la insistencia de Morales de postularse a un cuarto mandato y aconsejó al Movimiento al Socialismo (MAS), el partido del exmandatario ahora asilado en México, que busque otro candidato.

"El MAS tiene todo el derecho para participar en elecciones, que busquen candidatos. Evo y (el exvicepresidente Álvaro) García Linera no pueden participar, no están habilitados'', dijo Áñez.

En Nueva York, el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, anunció que enviará a Jean Arnault, su enviado especial, para establecer contacto "con todos los actores" políticos en procura de pacificar Bolivia.

Guterres se manifestó "profundamente preocupado'" por los acontecimientos en Bolivia y reiteró su llamado a los bolivianos ``para que ejerzan la máxima moderación'', según su portavoz.

Desde que estallaron las protestas el 20 de octubre han muerto 10 personas, según la Fiscalía.

Morales y su partido mantienen intacto su poder en alcaldías, sindicatos y organizaciones indígenas que han controlado en los 13 años y nueve meses que estuvo en el poder. Además, su mayoría legislativa ha comenzado a complicar la gestión de Áñez.

Los "masistas" aprobarán una ley para que los militares dejen de apoyar a la policía en el control de la seguridad interna, dijo el diputado Sergio Choque.

Áñez, que se autoproclamó presidenta interina, parece tener el respaldo de la policía, el ejército, la Iglesia y la oposición cívica y política.

El miércoles se desataron violentos enfrentamientos entre leales a Morales y la policía de La Paz.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS