El Mundo

El gobierno colombiano y las Farc avanzan en el proceso de desminado

El país sudamericano es el segundo del mundo más afectado con el problema después de Afganistán. Once mil víctimas desde 1990. Concluyó en La Habana otro ciclo de diálogo.  

Sábado 28 de Marzo de 2015

El gobierno colombiano y la guerrilla de las Farc acordaron empezar el anunciado desminado de zonas rurales en los departamentos de Antioquia y Meta, en el noroeste y el centro del país, según anunció ayer la delegación de paz gubernamental. "La buena noticia es que hemos acordado que los sitios (para el desminado) corresponderán a dos departamentos, Antioquia y Meta", dijo el jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle, al cierre de un nuevo ciclo de las negociaciones de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) en Cuba. "La realidad de ese acuerdo está caminando y está a la vuelta de la esquina", dijo optimista De la Calle sobre el desminado. En cada uno de los dos departamentos se elegirán dos o tres sitios para los trabajos, según fuentes gubernamentales. En las tareas de remoción, que contarán con el apoyo de la organización no estatal Ayuda Popular Noruega (NPA, por sus siglas en inglés), deben participar también delegados de las Farc.

 

Histórico acuerdo. El gobierno y la guerrilla anunciaron a comienzos de mes un histórico acuerdo para retirar las minas antipersona en algunas zonas rurales castigadas por el largo conflicto colombiano. Se estima que la nación sudamericana es el país más plagado de minas del mundo después de Afganistán. Desde la década de los 90, cuando comenzaron a realizarse los recuentos sistemáticos, unas 11.000 personas fueron víctimas EM_DASHentre muertos y heridosEM_DASH de las minas antipersonales y otros explosivos de contacto artesanales.

Aunque las fuerzas armadas colombianas fueron certificadas internacionalmente en 2003 por no usar estos artefactos, otros grupos sí los emplean, como la otra guerrilla activa del Ejército de Liberación Nacional (ELN), los grupos paramilitares y las bandas de narcotraficantes.

El gobierno colombiano ha anunciado en los últimos meses que impulsará medidas para el "desescalamiento" del conflicto, a medida que avanza el proceso de paz con la insurgencia de las Farc. La guerrilla anunció en diciembre ya una tregua unilateral indefinida en su enfrentamiento con las fuerzas del Estado.

 

Cese de bombardeos. En marzo, el presidente Juan Manuel Santos ordenó la suspensión de los bombardeos contra posiciones de la guerrilla durante un mes. El gobierno se niega hasta ahora sin embargo a detener del todo las operaciones contra las Farc hasta que el proceso de paz lanzado en octubre de 2012 no esté encauzado. Ambas partes negocian desde noviembre de ese año de forma permanente en Cuba. Las delegaciones de paz del gobierno y la guerrilla cerraron ayer su trigésimo cuarto ciclo de negociaciones en La Habana, centradas desde hace meses en la situación de las víctimas. En paralelo, ambas partes discuten en subcomisiones el próximo punto de la agenda de paz, correspondiente al fin del conflicto, que se estima que ha dejado más de 220.000 muertos y millones de desplazados tras más de medio siglo de guerra interna.

Las Farc volvieron a criticar ayer los mecanismos previstos por el gobierno de una "justicia transicional" para el caso de que se firme un acuerdo final. "A La Habana vinimos a hacer la paz, no a someternos", subrayó el jefe negociador de la insurgencia, conocido como "Iván Márquez", para rechazar una vez más penas de cárcel para los mandos guerrilleros, como ya lo han hecho en el pasado otros líderes de las Farc. Las delegaciones volverán a la mesa de negociaciones en La Habana el próximo 10 de abril.

Cuba y EEUU hablarán de derechos humanos

Los gobiernos de Cuba y Estados Unidos mantendrán el próximo martes una reunión preliminar de planificación en Washington para hablar del espinoso tema de derechos humanos, confirmó ayer el Departamento de Estado. Durante la reunión, las delegaciones abordarán "la metodología y estructura de futuras conversaciones sobre derechos humanos", explicó un portavoz del Departamento de Estado, que pidió el anonimato. "Esta reunión preliminar refleja nuestro continuo énfasis en los derechos humanos y los principios democráticos en Cuba", añadió la fuente.

La delegación estadounidense estará encabezada por el subsecretario de Estado para Democracia, Derechos Humanos y Trabajo del Departamento de Estado, Tom Malinowski. El subdirector general de Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional del Ministerio de Exteriores cubano, Pedro Luis Pedroso, explicó el jueves en La Habana que Cuba había propuesto que esas conversaciones tuvieran lugar el 31 de marzo en Washington.

 

Deshielo. Cuba espera que el diálogo se desarrolle en un entorno constructivo sobre bases recíprocas, sin condicionamientos ni trato discriminatorio y en un pleno respeto a la igualdad soberana. Las conversaciones sobre derechos humanos forman parte del histórico acercamiento diplomático anunciado en diciembre por el presidente de Estados Unidos Barack Obama y el presidente de Cuba, Raúl Castro, después de medio siglo de ruptura y enfrentamiento ideológico. El gobierno de Raúl Castro ha reiterado en varias ocasiones que está dispuesto a hablar de derechos humanos con Estados Unidos y otros países sobre bases de "reciprocidad".

El tema es uno de los más espinosos en las nuevas relaciones entre Washington y La Habana. La isla asocia los derechos humanos a logros colectivos como el acceso universal a la educación y la salud, parte de la política social cubana, y los desvincula de derechos individuales y políticos como las libertades de expresión y libre reunión.

Washington ha expresado en numerosas ocasiones su preocupación por la situación de los derechos humanos y la libertad de expresión y libre reunión en la isla.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS