El Mundo

El gobierno de Bolsonaro anuncia una purga de funcionarios "comunistas"

Unos 300 empleados con contratos temporales serán despedidos, y se pondrán a la venta muchos de los 700.000 inmuebles del Estado.

Viernes 04 de Enero de 2019

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, autorizó ayer la destitución de funcionarios que defiendan ideales "comunistas" y la venta de muchos de los 700.000 inmuebles propiedad del Estado, para contribuir a contener el elevado gasto público. Las decisiones fueron adoptadas en la primera reunión del llamado Consejo de Gobierno, que es integrado por el propio mandatario, por el vicepresidente y general de la reserva Hamilton Mourao y por los 22 ministros del gabinete, que hasta el mes pasado tenía 29 miembros y en otras épocas llegó a tener casi 40. El ministro de la Presidencia, Onyx Lorenzoni, dijo que la decisión de revisar la estructura de la administración pública y destituir a los funcionarios no alineados con las ideas de Bolsonaro es parte del compromiso que el capitán de la reserva del Ejército adoptó durante su campaña electoral. Recordó que, en las elecciones de octubre, ganadas por el ultraderechista, "la sociedad dijo basta a las ideas socialistas y comunistas que en los últimos 30 años nos llevaron al caos actual.

Según Lorenzoni, quien anunció ayer la destitución de unos 300 funcionarios con contratos temporales en su cartera, "no tiene sentido tener un gobierno como el que tenemos ahora, con personas que defiendan otras ideas u otra forma de organización de la sociedad". El ministro explicó que ese asunto fue tratado en la reunión que Bolsonaro tuvo con su Consejo de gobierno y que será aplicada en todos los sectores de la administración pública. Apuntó que los criterios para decidir la situación de los funcionarios también serán "técnicos" y que se tomarán en cuenta a la hora de definir si los cargos serán cubiertos nuevamente o si quedarán extintos.

Nuestra bandera jamás será roja

Durante la campaña, e incluso en su discurso de asunción, Bolsonaro hizo explícito su rechazo a las ideas socialistas o comunistas. "Nuestra bandera jamás será roja"; "Vamos a barrer del mapa a los rojos"; "Liberaremos a Brasil del socialismo", dijo el presidente que encabeza el primer gobierno de ultraderecha elegido en las urnas en la historia del país.

Lorenzoni se encargó también de confirmar la orden de Bolsonaro para que sean revisados los gastos efectuados durante los últimos días de la gestión del presidente saliente Michel Temer. "Hubo un movimiento inusual de recursos destinados a ministerios en los últimos días del año pasado y se pidió a todos los ministros que revisaran la carpeta por las transferencias de personal y sobre el movimiento financiero de los últimos 30 días", amplió.

En la reunión, la primera que el capitán de la reserva del Ejército celebró con todos sus ministros, también se decidió que cada despacho hará un inventario de inmuebles de su propiedad, a fin de proceder a la venta de aquellos que no sean necesarios. Cada despacho hará un inventario de inmuebles de su propiedad, a fin de proceder a la venta de aquellos que no sean necesarios. "Las primeras informaciones dicen que el Estado tiene cerca de 700.000 inmuebles" en todo el país, "lo que causa gastos inmensos de mantenimiento", indicó el ministro.

Agregó que el nuevo gobierno identificó ya que, además, hay ministerios que, pese a contar con espacios propios, "alquilan otros espacios, lo cual no tiene ningún sentido" e infla un gasto público, que el presidente Bolsonaro está decidido a reducir a mínimos. Lorenzoni insistió en que todas esas decisiones serán tomadas con criterios "absolutamente técnicos", como Bolsonaro ofreció a los brasileños en su campaña electoral. "Como dice el capitán, estamos para servirle a la sociedad y no a las ideologías", dijo. Según el ministro, en la reunión también se discutieron otras de las prioridades del Ejecutivo y se acordó que, en los próximos días, el ministro de Economía, Paulo Guedes, presentará un proyecto para la reforma del actual régimen de jubilaciones, que es considerado uno de los principales factores de presión sobre el gasto público. Lorenzoni declinó anticipar detalles sobre el proyecto: "Vamos a hacer la reforma y punto".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});