El Mundo

El "favorcito": entre la admisión y el espanto

Jueves 26 de Septiembre de 2019

Lo que para algunos es un espanto inconcebible para un presidente norteamericano, para otros es la manifestación de un hombre simple, pícaro, que habla llano y que es capaz de llamar a un amigo para pedirle un "favorcito". En este caso, Trump le pidió a Zelenski que investigara por posible corrupción a Hunter Biden, el hijo de John Biden, ex vicepresidente, hoy precandidato demócrata y su posible rival en las elecciones del año que viene.

El hijo de Biden había trabajado como asesor de la empresa Burisma, un conglomerado de gas ucraniano que pertenece a un oligarca prorruso de dudosa reputación. Seguramente Trump calculó que la posibilidad de tener al hijo de su adversario manchado por corrupción sería una buena ventaja en la campaña por su reelección.

"Me gustaría que nos hiciese un favor porque nuestro país ha pasado por mucho y Ucrania sabe mucho de ello (...) Me gustaría que el fiscal general le llame a usted a uno de su equipo", dijo Trump, según el memo de la llamada.

Hay que visualizar la jugada con cierto contexto. Trump está cayendo en los últimos sondeos. El último de The Washington Post lo da 15 puntos por debajo de Biden y también perdería en estados que son clave para las presidenciales. La economía, si bien continúa fuerte, está comenzando a dar algunas señales de alarma, fruto sobre todo de la guerra comercial con China.

Todo esto convenció a los demócratas, esta vez unidos, a dar el primer paso hacia un impeachment.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS