El Mundo

El ex líder catalán Artur Mas dimite a la presidencia de su partido

El ex jefe del Ejecutivo catalán Artur Mas, figura clave en la escalada de la crisis independentista en la región, renunció ayer a la presidencia de su Partido Demócrata Europeo Catalán (PDeCAT) en plena formación del nuevo gobierno autonómico.

Miércoles 10 de Enero de 2018

El ex jefe del Ejecutivo catalán Artur Mas, figura clave en la escalada de la crisis independentista en la región, renunció ayer a la presidencia de su Partido Demócrata Europeo Catalán (PDeCAT) en plena formación del nuevo gobierno autonómico. "La decisión es dimitir de la presidencia del PDeCAT", anunció el político de 61 años en una rueda de prensa. Aunque el encuentro fue convocado de urgencia, Mas aseguró que pensó "hace meses" la decisión y que la había comunicado ya entonces al partido. El hombre que llevó las riendas de la "Generalitat" catalana de 2010 a 2016 atribuyó a dos motivos principales el alejamiento del cargo, que ya de por sí era sobre todo representativo. Por un lado, la situación abierta tras las elecciones del 21 de diciembre, en las que las fuerzas independentistas volvieron a sumar mayoría absoluta y podrían volver a investir a Carles Puigdemont, sucesor de Mas en el gobierno regional huido actualmente en Bruselas. "Esta nueva etapa requiere de nuevos líderes. Se necesita dejar espacios libres para que otras personas puedan encabezar este proyecto de futuro", dijo Mas.

En segundo lugar, Mas se refirió al "calendario judicial" que afronta personalmente los próximos días. El ex "president" fue inhabilitado por dos años debido a la consulta soberanista que organizó en Cataluña en 2014 y la sentencia podría confirmarse, sostuvo ayer. Además, Mas reveló que recibió ayer su imputación por el referéndum soberanista ilegal celebrado el 1º de octubre "y por los hechos que se produjeron a continuación". En los próximos días podría ser así citado a declarar como investigado al Tribunal Supremo en Madrid.

Mas no se refirió en cambio a otro frente judicial que lo afecta de forma indirecta: el "caso Palau", un escándalo de corrupción que golpea a su partido y cuya sentencia se conocerá la semana próxima. Al mismo tiempo, negó que su alejamiento tenga que ver con roces con el proyecto de Puigdemont. "Voy a seguir formando parte de este proyecto en una posición mucho más modesta, en la que me corresponde. Si tomo esta decisión es para reforzar el proyecto, no para debilitarlo".

Aunque su papel en el partido era ya de liderazgo simbólico, Mas fue una figura crucial para la deriva independentista que abrió el año pasado la mayor crisis institucional de los últimos años en España y que mantiene aún en vilo al país. El político nacionalista se puso al frente del partido Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), antecesor del PDeCAT, tras la retirada de Jordi Pujol, histórico jefe del gobierno catalán entre 1980 y 2003.

Tras siete años como jefe de la oposición llegó al gobierno regional en 2010. Con España sumida en una grave crisis económica, inició el giro independentista del partido, hasta entonces simplemente nacionalista. Impulsó así una consulta soberanista en noviembre de 2014 pese al rechazo de la Justicia española, desafío por el que fue inhabilitado por dos años en febrero del año pasado. La evolución de esa condena fue uno de los argumentos que usó ayer para justificar su renuncia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario