El Mundo

El ex juez Moro habría violado la independencia de los fiscales

Diálogos publicados por un sitio web probarían que guió al fiscal del Lava Jato, algo que prohíbe la Constitución y el Código Procesal brasileño.

Martes 11 de Junio de 2019

Un informe periodístico afirma que el ex juez Sergio Moro, hoy ministro de Justicia, y el fiscal principal de la operación Lava Jato, Deltan Dallagnol, intercambiaron mensajes entre 2015 y 2018 que evidencian que Moro dirigía al fiscal, lo que constituiría una grave violación de la ley. La publicación presenta conversaciones entre ambos en la red social Telegram. Moro respondió que los mensajes no muestran que haya guiado al fiscal y que es normal que el juez y los fiscales intercambien mensajes o conversaciones. La publicación se hizo en el sitio web The Intercept, del periodista Glenn Greenwald.

The Intercept asegura que el actual ministro de Justicia "orientaba" las investigaciones del fiscal Deltan Dallagnol para facilitar las condenas. Dallagnol es aún hoy jefe del grupo de trabajo del Lava Jato. El Lava Jato fue un hito en la lucha contra la corrupción en Brasil y América Latina, y se caracterizó por unir el trabajo de fiscales y del juez Moro en un solo equipo. Se lo llama la "fuerza de tareas del Lava Jato", y de hecho es un modelo de trabajo que se extendió a las otras ramas del caso. Esta modalidad de trabajo aceleró las investigaciones y llevó a juicios que han condenado a un centenar de personas, entre ellas el ex presidente Lula da Silva, quien cumple prisión desde hace un año. El Lava Jato también llevó a prisión a poderosos empresarios brasileños y a altos dirigentes políticos de derecha.

The Intercept tuvo acceso a mensajes hechos por Telegram, enviados por una fuente anónima hace algunas semanas. En las conversaciones, "Moro recomendó al fiscal que cambiara el orden de unas etapas de la investigación, pidió agilidad en las operaciones, dio consejos estratégicos y pistas informales y anticipó al menos una decisión, criticó y sugirió recursos al Ministerio Público y retó a Dallagnol, como si él fuera un superior jerárquico de los fiscales y de la Policía Federal", reseña Greenwald. "La Constitución establece el sistema acusatorio, en el cual las figuras del acusador y del juzgador no pueden mezclarse. En ese modelo, el juez debe analizar de manera imparcial los argumentos de acusación y defensa. Las conversaciones entre Moro y Dallagnol demuestran que el actual ministro se entrometió en el trabajo del Ministerio Público", afirma The Intercept.

Moro contestó que no hay "ninguna orientación" en el intercambio de mensajes con el fiscal Deltan Dallagnol. "No hay una guía en esos mensajes. Y ni siquiera puedo decir que sean auténticos porque son cosas que sucedieron, si lo hicieron, hace años. Ya no tengo esos mensajes. No los guardo, no tengo registro de ellos. Pero allí no hay una guía", de la investigación de su parte, remarcó Moro. Cuando se le preguntó por qué se mantenía en contacto con los fiscales a través de mensajes de Telegram, Moro dijo que es "algo normal. Los jueces hablan con los fiscales, con los abogados, con la policía", se defendió.

The Intercept detalla: "después de un mes de silencio por parte del grupo de tareas del Lava Jato preguntó Moro: ‘¿No ha pasado mucho tiempo sin una operación?' En otro caso, dijo Moro ‘Ya no se puede cometer ese tipo de error', referencia a lo que él consideraba un error de la Policía Federal. ‘Piense bien si es una buena idea, los hechos tendrían que ser serios', aconsejó después de que Dallagnol le informara de una moción que planeaba presentar. ‘¿Qué opina de estas locas declaraciones de la junta nacional del PT?'" pregunta en otra ocasión. Para The Intercept "otro ejemplo de Moro cruzando la línea que separa al fiscal y al juez es en una conversación con Dallagnol del 7 de diciembre de 2015, cuando informó informalmente a los fiscales sobre el caso de Lula. ‘La fuente me informó que a la persona de contacto le molesta que se le haya pedido que expida una escritura de transferencia de propiedad para uno de los hijos del ex presidente. Aparentemente, la persona estaría dispuesta a proporcionar la información. Por lo tanto, se lo estoy transmitiendo. La fuente es seria', escribió Moro" al fiscal. "¡Gracias! Nos pondremos en contacto', respondió Dallagnol. Moro añadió: ‘Y serían docenas de propiedades" comprendidas en la operación ilegal en favor de la familia de Lula. "Dallagnol más tarde le dijo a Moro que él llamó a la fuente, pero no quiso hablar: ‘Estoy pensando en redactar una citación, basada en noticias apócrifas', dijo el fiscal. Aunque no está del todo claro lo que esto significa, parece que Dallagnol tenía la idea de inventar una denuncia anónima que podría utilizarse para obligar a la fuente a testificar. Moro, en lugar de amonestar al fiscal o guardar silencio, parece apoyar la propuesta: ‘Mejor formalizar entonces', contestó". El 13 de marzo de 2016, cuando se registraban manifestaciones contra la presidenta Dilma Rousseff y en apoyo de Moro: "Enhorabuena por el inmenso apoyo público hoy. Sus señales conducirán multitudes, incluso para las reformas que Brasil necesita, en los sistemas político y de justicia criminal", escribió Dallagnol. Moro: "Hice una manifestación oficial. Enhorabuena a todos nosotros. Aún desconfío mucho de nuestra capacidad institucional de limpiar el Congreso".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});