El Mundo

El Estado Islámico ejecutó al menos a 400 personas en Palmyra

Avance terrorista. La antigua población en el corazón de Siria cayó el miércoles en manos del grupo extremista. Sangría de altos oficiales  sirios en duros combates.

Lunes 25 de Mayo de 2015

La televisión estatal siria denunció que la milicia terrorista del Estado Islámico (EI) ejecutó a al menos 400 personas en apenas cuatro días en la antigua ciudad de Palmyra. Esta era hasta hace dos años una urbe turística. Fue capturada por el grupo islamista el miércoles pasado.
  Al mismo tiempo, más al norte, la ciudad de Jisr al Shugur también se ha convertido en uno de los epicentros más sangrientos de esta guerra civil que comenzó hace más de cuatro años y forzó a cerca de la mitad de la población a abandonar sus casas y buscar refugio, según la ONU. Al menos 261 soldados y milicianos leales al gobierno sirio murieron en el último mes en Jisr al Shugur, según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una organización independiente con sede en Londres y cientos de observadores en toda Siria. La agencia de noticias estatal siria Sana aseguró que más de 300 islamistas del Frente al Nusra, rama local de Al Qaeda, también fallecieron en esos combates. Pero todas estas cifras son poco fiables, dado que el régimen sirio trata de magnificar sus triunfos militares.
   Entre los 261 soldados y milicianos gubernamentales muertos en Jisr al Shugur figuran al menos 90 oficiales, entre los que hay generales, coroneles, tenientes coroneles y capitanes, según el Observatorio. En la lista ofrecida por la organización se destaca el nombre del comandante de las fuerzas especiales de Siria, general Mohidin Mansur. El control de esta ciudad es esencial para el ejército sirio, ya que desde que el Frente Al Nusra tomó la capital de Idlib, en marzo pasado, Jisr al Shugur se convirtió en el único punto importante que el régimen controla en esa provincia norteña.En Palmyra, la principal fuerza militar que intenta, sin éxito, frenar el avance de los islamistas del EI es la coalición internacional liderada por Estados Unidos.
  Desde septiembre pasado Washington bombardea desde el aire las posiciones del EI en Siria e Irak. Lo hizo en los alrededores de Palmyra para intentar frenar la toma por parte de los combatientes islamistas, pero no pudo evitar que ocuparan esa pequeña ciudad de 50.000 habitantes, conocida en el mundo por sus antiguas ruinas de más de 2.000 años y declaradas patrimonio de la humanidad por la UNESCO.
   Tras cuatro días de la ocupación de la antigua ciudad, la televisión pública siria advirtió sobre masacres. “Los terroristas mataron a más de 400 personas, mutilaron sus cuerpos bajo el pretexto de que cooperaban con el gobierno y no seguían órdenes”, informó la televisión estatal siria, citando a habitantes que no lograron o quisieron escapar y siguen dentro de Palmyra. El medio oficial también denunció que hay decenas de cuerpos de víctimas tirados en las calles y que algunos de ellos pertenecen a funcionarios públicos, como el jefe de enfermería del principal hospital de la ciudad y toda su familia.
    Mientras tanto, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos informó que los yihadistas ejecutaron a 13 personas en Deir al Zour. Las víctimas habían sido acusadas de “apostasía” y de colaborar con el régimen del presidente Bashar al Assad. Desde el miércoles han sido decapitadas en total en Deir al Zour 44 personas.

En Irak. La milicia terrorista Estado Islámico consiguió asimismo tomar por completo un importante paso fronterizo entre Irak y Siria, el de Al Walid. “Quitaron la bandera iraquí e izaron la suya”, dijo un oficial en alusión a la insignia negra del EI. Las tropas iraquíes se retiraron en dirección oeste, lo que permitió a los milicianos tomar el lugar sin resistencia. La parte siria del paso fronterizo, Al Tanf, ya había sido conquistada por el EI hace tres días, después de que EI hacerse con Palmira.

EEUU criticó a las tropas de Irak

La caída de la ciudad de Ramadi en manos del Estado Islámico (EI) la semana pasada demuestra que al ejército de Irak le falta “voluntad para combatir”, aseguró el secretario de Defensa estadounidense, Ashton Carter. Fueron las críticas más explícitas del Pentágono hacia sus aliados iraquíes desde que estalló la crisis con el EI el año pasado, agrupación terrorista que repetidamente ha derrotado al ejército de Irak, pese a la continua ofensiva aérea que llevan adelante contra el grupo EEUU y sus aliados árabes.
  Los yihadistas consiguieron tomar Ramadi, ciudad de medio millón de habitantes y capital de la provincia de Anbar, en el corazón de la región sunita, generando una caótica huida de civiles en dirección de Bagdad. “Lo que aparentemente pasó es que las fuerzas iraquíes sencillamente no mostraron voluntad de pelear”, dijo a CNN Carter. “No estaban en desventaja numérica. De hecho, superaban ampliamente en número a la fuerza enemiga y pese a ello fallaron a la hora de combatir, se retiraron del lugar, y eso me dice, y creo que a la mayoría de nosotros nos dice, que tenemos un problema con la voluntad de los iraquíes de combatir”. Al contrario, los milicianos islamistas del EI no dudan en sacrificar su vida, sea en el combate o en acciones suicidas. Las palabras del jefe del Pentágono fueron las más duras pronunciadas hasta ahora en público por Washington contra las tropas del país árabe. “Les podemos dar entrenamiento, les podemos dar equipo, pero obviamente no les podemos dar voluntad de lucha”, sentenció Carter. Actualmente, EEUU tramita la entrega de 2.000 misiles antitanque a los iraquíes. Pero teme que, como ha ocurrido con sus tanques y vehículos todoterreno blindados, estos también terminen en manos del EI.

Admisión en Bagdad. También el ministro de Defensa iraquí, Jaled al Ebeidi, había declarado el sábado que el avance de la milicia había sido “injustificable”. Las imágenes de las fuerzas iraquíes huyendo de Ramadi y dejando atrás armas proporcionadas por Estados Unidos revivieron las escenas vividas el año pasado, cuando hubo un colapso militar generalizado de las fuerzas de Bagdad y el Estado Islámico tomó amplias regiones del norte y el centro de Irak, quedando a las puertas de Bagdad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS