El Mundo

El Estado Islámico aisló a miles de civiles en Siria

La guerra interminable. Los extremistas islámicos amenazan a la población de la antigua fe yazidí. Pero fueron detenidos en Kobani por las bombas aéreas.  

Martes 14 de Octubre de 2014

La milicia terrorista Estado Islámico (EI) volvió a cercar a miles de sirios de la minoría yazidí en las montañas de Sinjar, en el norte de Siria, informó la página de noticias kurda Rudaw (http://rudaw.net/english). A su vez el EI detuvo su ofensiva sobre la ciudad kurda siria de Kobani, frenado por la potencia de los ataques aéreos aliados y la resistencia de las milicias kurdas. Pero el grupo extremista islámico profundizó su ofensiva en la zona central de Irak, donde tomó otra ciudad, y cometió nuevos ataques terroristas en Bagdad, donde mató a 30 civiles.

En Sinjar, una ciudad en las montañas del norte de Siria, el total de yazidíes afectados es de unos 10.000 miembros de esta antigua minoría religiosa. Son personas que no quisieron renunciar a sus granjas. Al parecer, los extremistas controlan ahora todos los accesos a la meseta de Sinjar, sobre la frontera con Siria. Previamente, los yihadistas habían cerrado los accesos del lado iraquí. La semana pasada, combatientes del EI tomaron tres pueblos kurdo-sirios y cerraron de esa forma los últimos caminos de huida de la meseta hacia Siria. A principios de agosto habían quedado encerrados en la montaña unos 80.000 refugiados yazidíes del norte de Irak después de que el EI controlara las cercanías. Muchas personas murieron por falta de agua y agotamiento. Entoces combatientes kurdos "peshmerga" pudieron romper el asedio del EI con ayuda de ataques aéreos de Estados Unidos. Muchos yazidíes fueron albergados en los campamentos de refugiados de la región autónoma kurda en el norte de Irak. Ahora se reinicia el drama de los yazidíes.

Pese a los avances del Estado Islámico, Turquía y Estados Unidos aún no cerraron un acuerdo que permita el uso de las bases militares turcas por parte de la alianza internacional que combate a los islamistas, mientras éstos aumentaron la presión con la toma de un complejo militar en Irak. El ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, señaló que no se ha llegado aún a ningún acuerdo que permita el uso de las bases turcas para luchar contra el EI, desmintiendo así declaraciones previas de la asesora de seguridad del presidente Barack Obama, Susan Rice. Rice había señalado en declaraciones a la televisión estadounidense NBC que la coalición internacional podría en el futuro utilizar bases militares turcas en su lucha contra el EI y que el gobierno en Ankara autorizó el entrenamiento de rebeldes sirios en su territorio. Cavusoglu sí confirmó sin embargo el acuerdo a ese respecto. La coalición contra el EI busca el apoyo de Turquía desde hace tiempo, pero el gobierno de Ankara no ha accedido por el momento y aboga por un una actuación común que se dirija también contra el presidente sirio, Bashar Assad. Turquía desempeña un papel decisivo porque tiene una extensa frontera con Siria.

Mientras tanto, en la estratégica ciudad kurda siria de Kobani, sobre la frontera con Turquía, los kurdos lograron hacer retroceder a los milicianos del EI en varios sectores, según Idris Nassan, portavoz del gobierno local. Las Unidades de Protección Popular (YPG) kurdas conquistaron terreno durante la noche en el noreste y sudeste de Kobani. Las YPG expulsaron a los extremistas de dos barrios "tras duros combates", dijo Nassan. Desde el fin de semana Estados Unidos y sus aliados incrementaron sus ataques aéreos para salvar a Kobani, que estaba a punto de caer. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos ayer a la mañana hubo al menos cinco bombardeos aéreos. Cuatro ataques se produjeron en las afueras de Kobani, al sur de la ciudad, y un quinto estuvo dirigido contra una colina tomada por los yihadistas. El mando militar de EEUU informó de ataques conjuntos de Estados Unidos y Arabia Saudita en el noreste de la ciudad, pero también en la oriental provincia siria de Raqqa. El EI intenta desde hace semanas tomar Kobani, enclave kurdo en la frontera con Turquía.

En Irak. Sin embargo, el EI avanzó con fuerza en el oeste de Irak, donde conquistó aún más territorio en la provincia de Al Anbar. El domingo tomaron un campamento militar en la ciudad de Hit, informó la web independiente "Al Sumaria News". Las tropas iraquíes hicieron una "retirada táctica" ante el avance de los yihadistas. Según la página de noticias "Al Mada", los soldados y los milicianos se enfrentaron "durante varias horas". La ciudad de Hit se encuentra a 150 kilómetros al noroeste de Bagdad. Hace una semana combatientes del EI tomaron una gran parte de la ciudad, pero la base militar seguía en manos del ejército. La ONU señaló que los combates desplazaron a unas 180.000 personas, muchos de ellos ya previamente desplazados.

Los extremistas controlan desde hace meses amplias zonas de la provincia sunita de Al Anbar. EI intenta avanzar en dirección a la capital, un avance que amenaza aislar a las fuerzas de seguridad iraquíes en Al Anbar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario