El Mundo

El escándalo no tiene fin: ahora la sombra de la cocaína se cierne sobre Berlusconi

En una de las grabaciones que forman parte de la investigación sobre las fiestas del primer ministro italiano, su amigo, el empresario Gianpaolo Tarantini, promete a una chica "una noche de sexo y droga". En otras llamadas, Tarantini habla de cientos de invitados a una "fiesta blanca".  Una de las "chicas Berlusconi" contó intimidades de las fiestas. 

Miércoles 24 de Junio de 2009

En una de las grabaciones que forman parte de la investigación sobre las fiestas del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, su amigo, el empresario Gianpaolo Tarantini, promete a una chica "una noche de sexo y droga". En otras llamadas, Tarantini habla de cientos de invitados a una "fiesta blanca", y cita el nombre de Nick.

Según la fiscalía, se trata del camello de Puglia. Hay también conversaciones entre Tarantini y Berlusconi; todavía no trascendieron las frases, pero el diario Il Corriere della Sera afirma: "Hablan de chicas y fiestas en tono bromista y alegre".

Para estupor de los investigadores, el asistente de Tarantini confirma que tenía acceso libre a Villa Certosa. Mannarini confirmó ayer a Il Corriere della Sera que visitó la casa en agosto de 2008 junto a su jefe y un nutrido grupo de prostitutas. El primer ministro ofreció una cena para 60 personas.

Mannarini cuenta que entraron en la residencia de Estado sin pasar un solo control de seguridad. "Hice un vídeo y saqué fotos con el celular".

La frase confirma de nuevo la eventualidad más temida por el entorno del primer ministro: que otras personas -sobre todo chicas, porque eran siempre mayoría- tengan fotos o grabaciones similares.

Patrizia d'Addario, la prostituta de 42 años que llevó el caso a los jueces, depositó ayer en la fiscalía seis grabaciones de audio, tras dejar un vídeo y otras cintas.

Su amiga Manila Gorio, transexual, de 27 años, y presentadora del programa de la televisión regional La Masseria (así se llaman las casas típicas allí), confirmó a La Repubblica la versión de Patrizia y afirmó que ella también fue invitada a formar parte de la lista electoral La Puglia prima di tutto (Puglia antes que nada) del ministro Raffaele Fitto. Rechazó la oferta.

En una entrevista a su revista Chi, Berlusconi acusa a Patrizia d'Addario de haber "recibido un encargo muy preciso y bien pagado" para atacarle. "No hay nada en mi vida privada de lo que me deba excusar", afirma el primer ministro. "Nunca he pagado por una mujer".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario