El Mundo

El emperador de Japón expresó su remordimiento por las atrocidades de la guerra

Los medios japoneses advirtieron que el monarca nunca antes se había expresado en tales términos durante una ceremonia para recordar a los millones de muertos.

Domingo 16 de Agosto de 2015

El emperador Akihito manifestó ayer su “profundo arrepentimiento” por el papel que desempeñó Japón durante la Segunda Guerra Mundial, con ocasión del 70º aniversario de la capitulación de su país. Asimismo, Akihito expresó el deseo de que nunca más haya guerra. “Rezo para que esta tragedia no vuelva a repetirse y por la paz y prosperidad de nuestro país”, afirmó Akihito. Los medios japoneses advirtieron que el monarca nunca antes se había expresado en tales términos durante una ceremonia para recordar a los millones de muertos japoneses durante la Segunda Guerra Mundial.

   El viernes, el primer ministro conservador de Japón, Shinzo Abe, había expresado una disculpa por las agresiones cometidas por su país durante la guerra, pero no lo hizo con palabras propias, sino citando declaraciones de sus antecesores en el cargo.

   Ayer, China calificó la declaración de Abe de “evasiva” y exigió a Japón una disculpa sincera. Las palabras del primer ministro nipón también fueron criticadas por Corea del Sur. La presidenta Park Geun Hye dijo que la declaración de Abe “deja mucho que desear”. Corea del Sur acusa a Japón de querer minimizar las atrocidades cometidas durante la guerra. Park pidió específicamente que se aclare lo antes posible la prostitución forzada que se registró en los burdeles para soldados japoneses.

   Los historiadores estiman que unas 200.000 mujeres asiáticas fueron forzadas a ejercer la prostitución. Algunas víctimas que aún viven en Corea del Sur han reclamado una disculpa y una indemnización de parte de Japón. Abe hizo llegar ayer una ofrenda al controvertido santuario de Yasukuni en Tokio, dedicado a los caídos en la guerra. Tres miembros del gabinete acudieron al lugar, pero el premier decidió no asistir para no enturbiar más las relaciones con China y Corea del Sur. En el santuario de Yasukinu se recuerda a los 2,5 millones de japoneses caídos en las guerras por el imperio, entre ellos 14 criminales de guerra ejecutados.

Armamentismo. En Tokio, unas 7.000 personas participaron en la ceremonia conmemorativa en el estadio Nippon Budokan junto al emperador Akihito y la emperatriz Michiko, donde se hizo un minuto de silencio en honor a los muertos. Las conmemoraciones se dan en medio del debate que lleva adelante el Parlamento nipón sobre nuevas leyes de seguridad que permitirán a Japón participar en operaciones militares junto a Estados Unidos en el exterior por primera vez desde el fin de la guerra. El 6 de agosto de 1945 EEUU lanzó la bomba atómica sobre Hiroshima y tres días después sobre Nagasaki. El 15 de agosto de 1945 Japón aceptó su rendición.

   En Londres, la reina Isabel II y el primer ministro David Cameron participaron en una ceremonia para recordar el aniversario de la victoria de los aliados. “Creo que es realmente importante conmemorar esta fecha y honrar la memoria de aquellos que murieron sirviendo a nuestros país, preservando nuestras libertades”, señaló Cameron.

   En el marco de las conmemoraciones se realizaron desfiles militares y ceremonias religiosas en Londres y otras ciudades del Reino Unido. Unos 100.000 soldados británicos murieron en la guerra contra Japón entre 1941 y 1945, entre ellos muchos que se encontraban en cautiverio, según estimaciones británicas.   En Holanda también se recordó a las víctimas de guerra. Durante la ocupación japonesa, entre 1942 y 1945, unos 100.000 holandeses y ciudadanos de las ex colonias que actualmente conforman Indonesia fueron recluidos en campos y miles no sobrevivieron.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario