El Mundo

El ejército acusó de homicidio al autor de la masacre en Fort Hood

Fort Hood, Texas.— El mayor Nidal Malik Hasan, el psiquiatra acusado de matar a 13 personas y herir a 29 en la masacre de la base de Fort Hood la semana pasada, enfrentará 13 cargos de asesinato premeditado en un tribunal militar, informaron ayer fuentes militares. Hasan puede ser condenado a muerte de resultar culpable.

Viernes 13 de Noviembre de 2009

Fort Hood, Texas.— El mayor Nidal Malik Hasan, el psiquiatra acusado de matar a 13 personas y herir a 29 en la masacre de la base de Fort Hood la semana pasada, enfrentará 13 cargos de asesinato premeditado en un tribunal militar, informaron ayer fuentes militares. Hasan puede ser condenado a muerte de resultar culpable.
  Por otra parte, el presidente Barack Obama ordenó una investigación de todas las labores de inteligencia relacionadas con Hasan, para conocer si las agencias gubernamentales compartieron la información y tomaron las medidas correspondientes.
  El vocero del comando de investigaciones criminales del ejército, Chris Grey, dijo en conferencia de prensa que también se podrían interponer cargos adicionales contra Hasan. “Tenemos el deber y la obligación de proteger los derechos constitucionales de todos los involucrados”, agregó.
  Antes de la conferencia de prensa, varios militares indicaron a la agencia Associated Press que no se ha decidido si se interpondrá un cargo más contra Hasan por homicidio, relacionado con la muerte del feto de una de las víctimas mortales del ataque. Los militares hablaron bajo condición de permanecer en anonimato, ya que no estaban autorizados para hacer declaraciones públicas sobre el caso.
  Fort Hood se cuenta entre las mayores bases militares del mundo y el ejército de EEUU tiene estacionados allí a 45.000 soldados y sus familiares.

Un musulmán en EEUU. Hasan es sospechoso de la muerte de 12 soldados y un civil ocurridas el jueves pasado en Fort Hood. Según los últimos reportes, el psiquiatra fue herido por dos agentes policiales durante el tiroteo en la base, y permanece en un hospital militar en San Antonio, fuertemente sedado.
  Los cargos serán presentados a Hasan en el hospital sin que sus abogados estén presentes, dijo John Galligan, el abogado civil del psiquiatra, según le informó uno de sus consejeros militares. “No me gusta eso, siento que me dejaron de lado”, dijo Galligan. “Me imagino que serán 13 cargos, pero no me gusta suponer cosas en esta situación”, añadió.
  Meses antes del tiroteo, los médicos y el personal que supervisaron el entrenamiento de Hasan como psiquiatra dijeron que parecía estar a la defensiva y proclive a las discusiones cuando se tocaba el tema de su fe musulmana, según un integrante del ejército relacionado con varias juntas en las que se analizó la conducta del profesional.
  Hasan es un musulmán nacido en EEUU, descendiente de inmigrantes. Según fuentes del ejército el agresor estaba deprimido porque iba a ser enviado a Afganistán, lo que habría precipitado la masacre.
  
Vengarse de la sociedad. Por otro lado, el criminólogo Pat Brown sostuvo ayer en entrevista con CNN que es más probable que el móvil de la masacre en Fort Hood se vincule con problemas personales del agresor. De acuerdo con todas las apariencias, se trata de un solitario sin suerte en las relaciones amorosas, cuyo perfil se asemeja más a un asesino de masas que a un terrorista, explicó Brown.
  “Se trata simplemente de un hombre solitario, que tiene dificultades y que ese día desarrolló un comportamiento psicópata. Esto entonces se salió de su cauce al punto que quiso vengarse de la sociedad, lo que descargó en sus colegas, como sucede frecuentemente”, consideró el criminólogo.

Contactos sospechosos. La investigación sobre Hasan ordenada por Obama estará a cargo de John Brennan, asesor presidencial en materia de seguridad nacional y contraterrorismo. Los primeros resultados deberán estar en la Casa Blanca el 30 de noviembre. El presidente ordenó que se conserve toda la información.
  Varios congresistas han pedido un estudio exhaustivo sobre lo que sabían las agencias acerca de los contactos de Hasan con un imán extremista y otras personas de interés para EEUU, y qué hicieron con esa información.
  El FBI confirmó este mes que el gobierno estaba al tanto de unos 10 a 20 mensajes por correo electrónico entre Hasan y un imán extremista relacionado con Al Qaeda a partir de diciembre de 2008.

El dilema de Afganistán. Entretanto, en la Casa Blanca se sigue deliberando sobre si es conveniente o no enviar más soldados a Afganistán, como sugieren los asesores militares de Obama.
  El actual embajador en Kabul, Karl Eikenberry, que fue comandante de las fuerzas militares estadounidenses en Afganistán, sostuvo ayer que un aumento significativo en el número de soldados en el país asiático sólo apuntalaría un gobierno débil y empañado por la corrupción.
  Su opinión contrasta con la del actual comandante, el general Stanley McChrystal, que quiere al menos 30 mil soldados más.
  La objeción de Eikenberry se basa también en la preocupación de que aumentar la presencia norteamericana en Afganistán haría al país más dependiente de EEUU. l

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario