El Mundo

El director asesinado: "Prefiero morir de pie a vivir de rodillas", ante el fundamentalismo

Entre los 12 muertos bajo las balas del comando islamista se destacan varios periodistas y dibujantes amados por los franceses.

Jueves 08 de Enero de 2015

Entre las 12 personas muertas en el ataque terrorista contra el semanario Charlie Hebdo había un importante economista y algunos de los caricaturistas más destacados de Francia de las últimas seis décadas. Eran unas figuras conocidas y amadas por los franceses desde hace muchos años, lo que explica en alguna medida la enorme conmoción pública que causó su asesinato por el comando terrorista islámico.

La figura más célebre es sin dudas Stephane Charbonnier, de 47 años, conocido profesional y popularmente como "Charb", era editor en jefe de Charlie Hebdo, así como uno de sus principales caricaturistas y vigoroso defensor de su enfoque provocador. Estaba a cargo cuando la redacción del semanario fue destruida por bombas molotov en noviembre 2011 después que la revista propuso tener a Mahoma como "editor invitado". Los islamistas atacaron la sede y además de quemarla la cubrieron de basura. Charbonnier sostuvo desafiantemente una copia de la revista en papel mientras estaba de pie en medio de los escombros. Sugirió que los atacantes "no son creyentes, son idiotas que traicionan a su propia religión''. En 2012, la edición nuevamente causó controversia por publicar nuevamente caricaturas de Mahoma. Charbonnier, quien en ese entonces ya estaba bajo protección policial, defendió a los caricaturistas. "Mahoma no es sagrado para mí'', dijo. "No culpo a los musulmanes por no reírse de nuestros dibujos. Vivo bajo la ley francesa. No bajo la ley del Corán''. En una entrevista con el diario Le Monde aseguró no tener miedo. "No tengo hijos, esposa, auto, ni tampoco tarjetas de crédito'', declaró al periódico francés. "Tal vez sea un poco presuntuoso decirlo, pero preferiría morir de pie que vivir de rodillas''. Charbonnier sabía que su vida corría peligro y que estaba "marcado" por el extremismo islámico de todo el mundo.

Bernard Maris, de 68 años, era un reconocido economista y periodista. Escribía una columna semanal en Charlie Hebdo llamada "Tío Bernard''. Además, era un comentarista frecuente sobre economía para radio France Inter y enseñaba economía en un campus de la Universidad de París. Fue integrante de Consejo General del Banco de Francia. Había alabado recientemente la nueva novela de Houllebecq, "Sumisión" (ver página 25). "Bernard Maris fue un hombre de corazón, cultura y gran inocencia'', dijo el presidente del banco, Christian Noyer. "Lo extrañaremos mucho''.

Jean Cabut, de 76 años, mejor conocido como "Cabu", logró ser uno de los caricaturistas mejor conocidos de Francia en una carrera que duró nada menos que 60 años. Antes de eso estuvo en el ejército francés durante la guerra de independencia de Argelia, a fines de la década de 1950. Luego dibujó para varias publicaciones. Entre ellas estaba Hara-Kiri, una revista satírica que surgió en la década de 1960 y que se considera precursora de Charlie Hebdo.

Georges Wolinski, de 80 años, era otro de los caricaturistas veteranos de Charlie Hebdo. Sus trabajos fueron publicados en Hara-Kiri, Paris Match y otras numerosas publicaciones. Nació en Túnez y se mudó a Francia cuando era niño. A los 26 años ya trabajaba para Hara-Kiri. Fue condecorado con la Legión de Honor, el máximo reconocimiento que otorga Francia a sus ciudadanos, en 2005.

El caricaturista Bernard Verlhac trabajaba con el nombre de "Tignous", nació en París en 1957 y publicó sus primeros trabajos en 1980. Pertenecía a un grupo de artistas llamado Caricaturistas por la Paz y también a Prensa Judicial, una asociación de periodistas que cubría los tribunales. Envió su último dibujo, un autorretrato deseando feliz año nuevo, a la asociación una noche antes de su asesinato. El dibujo fue subido en el sitio de internet del grupo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS