El Mundo

El desempleo juvenil en Alemania es el más bajo de la UE

En comparación, España y Grecia tienen un índice de desocupación superior al 52 por ciento. Advierten sobre el posible "desmoronamiento social y un radicalismo político"

Sábado 11 de Agosto de 2012

Fráncfort. — Los últimos datos sobre desempleo juvenil en los países del sur de Europa siguen mostrando un panorama negro y sin perspectivas de futuro, excepto en Alemania. El motor de la Unión Europea cuenta con las tasas de desocupación juvenil más bajas de Europa, según informó ayer la Oficina Alemana de Estadísticas en base a cifras del organismo europeo Eurostat. Y en ningún otro lugar de la UE los jóvenes cuentan con mejores oportunidades de trabajo y formación como en Alemania.

Mientras que en países como España o Grecia el desempleo de los jóvenes entre 15 y 24 años se situó en un 52,7 por ciento y un 52,8 por ciento respectivamente, en Alemania fue del 7,9 por ciento. En toda la UE casi una cuarta parte de todos los jóvenes de entre 15 y 24 años, un total de 5,5 millones, no tienen trabajo. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) habla ya de los peligros de estar ante "una generación perdida", aunque para muchos jóvenes este peligro es ya una realidad.

El Comisario de Asuntos Sociales de la UE, Laszlo Andor, advirtió de un posible desmoronamiento social y un radicalismo político. Sin embargo, no existe ninguna receta milagrosa contra ello. "El desempleo juvenil en una determinada franja de edad de la sociedad no es un problema cualquiera. Es una locura", escribió el semanario alemán Die Zeit.

Temprana capacitación. Países como Alemania o Austria han sido los grandes beneficiarios de esta crisis de los mercados laborales del sur de Europa, en concreto, sus empresas y sus sistemas de formación dual donde se ofrecen conocimientos teóricos y prácticos. "Con estos sistemas de formación dual se ofrece a los jóvenes un acceso temprano al mundo laboral. Y una vez que uno está dentro es mucho más fácil permanecer en él", explica la experta del Instituto de Investigación del Mercado Laboral de Nüremberg (IAB), Brigitte Schels.

Alrededor de la mitad de los jóvenes menores de 25 años no tienen trabajo en España. De esta manera, al mismo tiempo que aumenta el paro juvenil en el sur de Europa, los programas para contratar mano de obra procedente de los países en crisis proliferan en Alemania.

La ministra de Trabajo alemana, Ursula von der Leyen, apoya desde hace tiempo programas e iniciativas para explotar el potencial de trabajadores extranjeros para resolver así uno de los principales problemas que afronta la economía alemana: la necesidad de mano de obra calificada.

Bienvenidos. Alemania no logra sostener su mercado laboral con trabajadores nacionales. La primera economía europea necesita unos tres millones de trabajadores más hasta 2025, según estimaciones de la Oficina Federal de Empleo (BA). "Hay trabajo que no se hace, pedidos que no pueden atenderse", alertó hace unos meses Von der Leyen, mientras que el ministro de Economía alemán, Philipp Rosler, abogó por una nueva "cultura de la bienvenida" a los extranjeros donde se les transmita la idea de que "vale la pena venir a Alemania".

Según el presidente de la Oficina Federal de Empleo, Frank-Jürgen Weise, la falta de mano de obra puede convertirse para las empresas en un riesgo mayor que la propia crisis financiera. Empujados por estos programas y las buenas noticias procedentes de Alemania, cada vez son más los que deciden hacer las maletas y partir rumbo al país teutón.

A finales de mayo, la cifra de ocupados en Alemania con pasaporte griego, español, portugués o italiano se incrementó un 6,5 por ciento respecto al año pasado, hasta la cifra de 452.000. De manera desglosada se computaron 117.700 griegos, 46.000 españoles, 55.600 portugueses y 232.800 italianos con ocupación en Alemania.

Puesto temporal. Sin embargo, no es oro todo lo que brilla y la calidad de los contratos laborales en Alemania ha empeorado en los últimos años, donde conseguir un trabajo por tiempo indefinido se ha convertido en algo inalcanzable en muchos sectores, según un estudio del Centro de Investigación Social de Berlín publicado la semana pasada. Sólo uno de cada cuatro menores de 30 años puede presumir de contar con un contrato permanente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario