El Mundo

El conflicto por las bases de EEUU en Colombia se tratará en Argentina

Tensión regional. Los presidentes de la Unasur suscribieron aquí una declaración final, en la que condenaron el golpe de estado en Honduras pero se abstuvieron de incluir una mención sobre el futuro uso de bases militares colombianas por parte de Estados Unidos. El venezolano Hugo Chávez había insistido sin éxito para mencionar este punto. Finalmente se acordó realizar una nueva cumbre "lo más rápido posible" en Buenos Aires para tratar el espinoso tema, que ha puesto en crisis las ya difíciles relaciones entre Colombia y sus dos vecinos, Venezuela y Ecuador.

Martes 11 de Agosto de 2009

Quito. — Los presidentes de la Unasur suscribieron aquí una declaración final, en la que condenaron el golpe de estado en Honduras pero se abstuvieron de incluir una mención sobre el futuro uso de bases militares colombianas por parte de Estados Unidos. El venezolano Hugo Chávez había insistido sin éxito para mencionar este punto. Finalmente se acordó realizar una nueva cumbre "lo más rápido posible" en Buenos Aires para tratar el espinoso tema, que ha puesto en crisis las ya difíciles relaciones entre Colombia y sus dos vecinos, Venezuela y Ecuador. La cumbre coincidió con la asunción del anfitrión Rafael Correa de su segundo mandato como presidente de Ecuador.

La presidenta argentina Cristina Kirchner declaró al cierre de la cumbre que se está generando una "situación de beligerancia inaceptable" en la región por el uso de las bases colombianas por EEUU, y aceptó una propuesta de Ecuador para que Buenos Aires sea sede de una reunión de la Unasur, incluyendo al mandatario de Colombia, Alvaro Uribe, para tratar el tema. La futura cumbre no tiene aún fecha definida.

"Factores exógenos". "Por factores endógenos o exógenos, se está creando una situación de beligerancia inédita e inaceptable" en la región, sostuvo Cristina, y agregó que la situación "puede desembocar en una situación que nadie quiere". La presidenta señaló que "el problema no es militar, el problema es político y únicamente lo pueden resolver, o no, los presidentes", al referirse a una propuesta de esperar los resultados de la próxima cumbre del Consejo de Defensa del bloque, que reunirá a los ministros del área en Quito. Cristina se sumó a la idea de realizar una reunión de presidentes de la Unasur, en la que esté presente Uribe: "Tiene que estar ahí. Colombia también debe estar interesada en abordar este problema para no ser vista como factor de perturbación".

Sugirió entonces que la reunión se realice en un lugar donde el presidente colombiano Alvaro Uribe "no tenga la sensación de que hay hostilidad contra él, lo que hay que quitar son las excusas". Cristina aceptó así la propuesta que poco antes había hecho Correa, ante la que dijo que estaría "encantada" de que el encuentro se realice en Buenos Aires. La fecha aún no se definió. Asimismo, la presidenta argentina se comprometió a invitar personalmente a Uribe para que "pueda dar sus explicaciones".

"De una vez por todas". Por último, Fernández de Kirchner señaló que se debe abordar "de una vez por todas la situación con Estados Unidos, para que defina cuál será su relación con el continente". Acentuando el tono, agregó: "No podemos permitir que además de que nos hayan exportado la crisis económica y la gripe A ahora también nos planteen una situación beligerante en nuestra región; es altamente preocupante y mortificante para nuestras sociedades y nuestros gobiernos".

Uribe, que no fue a Quito, mantiene un histórico litigio con sus dos vecinos por las facilidades que las guerrillas colombianas encuentran en Venezuela y Ecuador. Chávez puso hace 10 días las relaciones bilaterales nuevamente en punto muerto al llamar al embajador en Bogotá, en reacción a una denuncia de Colombia sobre el hallazgo de armas pesadas de las fuerzas armadas venezolanas en manos de guerrilleros colombianos de las Farc. Aunque Chávez ordenó este sábado el retorno del embajador, la crisis se mantiene, ahora por la decisión colombiana de permitir el uso de siete bases militares a las fuerzas de los EEUU.

Colombia remarca que no se trata, como afirman Chávez y Correa, de la "instalación de bases norteamericanas en Colombia", sino de permitir el uso de bases colombianas a tropas de EEUU.

Bogotá: ¿y las Farc? Pero además, Colombia exigirá que en la próxima cumbre de Buenos Aires la Unasur también trate el tráfico ilegal de armas en la región, actividad ilícita que la afecta gravemente, junto con el narcotráfico. "El gobierno nacional pedirá que el tema del tráfico de armas a la guerrilla también sea debatido en el próximo encuentro de la Unasur. La vicecanciller Clemencia Forero solicitará que sea discutido, a fin de poner punto final a cualquier ingreso de armas a las Farc", adelantó ayer el diario colombiano El Universal.

 

 

 



 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS