El Mundo

El chavismo aprovecha sus últimos días de dominio total del Congreso

En un acto provocativo, la mayoría oficialista de la Asamblea Nacional, nombró al frente de la Defensoría Pública General a la jueza que condenó a prisión al opositor Leopoldo López.

Viernes 11 de Diciembre de 2015

El chavismo aprovecha sus últimos días de dominio legislativo y acelera los nombramientos en cargos clave del Estado. Ayer, la mayoría oficialista de la Asamblea Nacional nombró al frente de la Defensoría Pública General a la cuestionada jueza Susana Barreiros, quien condenó a casi 14 años de prisión al dirigente político opositor Leopoldo López. Fue un abierto desafío a la oposición, que en pocos días tomará el control de la Asamblea luego de vencer de manera arrolladora al chavismo enlas elecciones del pasado 6 de diciembre. Pero la Asamblea chavista, se prepara además para nombrar antes de ser disuelta y sustituida por una cámara con mayoría opositora a 12 jueces del Tribunal Supremo. Así, el chavismo, luego de un discurso moderado la noche de la derrota de parte del presidente Nicolás Maduro, volvió a sus tradicionales costumbres confrontativas.
  La saliente mayoría oficialista  de la Asamblea, que se disuelve el 5 de enero, aprobó el nombramiento de Barreiros como defensora general sin el respaldo la bancada opositora. “No vamos a caer en ningún chantaje’’, advirtió el presidente de la Asamblea Nacional y número dos del régimen, Diosdado Cabello. La sentencia de Barreiros contra López fue repudiada no solo por la oposición venezolana, sino  también por numerosos organismos de derechos humanos y dirigentes políticos americanos y europeos. Varios gobiernos, como los de EEUU y España, reclaman su libertad.
  Leopoldo López está detenido desde hace 22 meses en una cárcel militar bajo un duro régimen. Era una figura joven y carismática con gran ascendiente entre los estudiantes. Fue acusado por el régimen de promover las masivas protestas del año pasado, en particular la que se hizo en Caracas el 12 de febrero del 2014 y que dejó tres muertos. López y sus abogados rechazan la condena, señalando que no respetó el debido proceso y no  se presentaron pruebas sólidas en su contra.

Desesperados. El analista político Luis Salamanca consideró las acciones del oficialismo como  las de ayer en la Asamblea medidas “desesperadas’’, que están tratando de “contener un río que se les viene que es incontenible’’. El oficialismo no ha asimilado aún la “demoledora’’ derrota del domingo. “El golpe fue tan duro que están negando lo que pasó’’.
  La coalición opositora ha señalado que al asumir el control del Congreso el 5 de enero promoverá una ley de amnistía para lograr la liberación de López y de al menos otros 70 presos políticos. El presidente Nicolás Maduro ya ha declarado que no aprobará esa ley. El proceso penal contra López no sólo está desprestigiado por su evidente carácter político. Sufrió una ulterior devaluación cuando el fiscal del caso huyó al exterior y denunció presiones y amenazas del gobierno chavista para que presentara acusaciones y pruebas falsas contra López.
  Pero el chavismo, bajo la batuta de Diosdado Cabello, no se detuvo solo en el nombramiento de Barreiros. La saliente mayoría oficialista también aprobó el traspaso de la administración del canal de televisión de la Asamblea “a sus trabajadores”. Y Cabello adelantó que antes de que la actual cámara finalice sus funciones el 4 de enero, la bancada oficialista espera aprobar el nombramiento de 12 magistrados del Tribunal Supremo de Justicia. La decisión del oficialismo de acelerar el nombramiento de los magistrados del máximo tribunal fue desestimada por el dirigente opositor y diputado electo, Henry Ramos Allup. “Hagan lo que hagan todo es anulable y hay muchas vías para hacerlo’’, recordó. El oficialismo presionó por la jubilación adelantada de 12 de los32 magistrados del Tribunal Supremo para asegurarse su control. La coalición opositora, reunida en la Mesa de Unidad Democrática, logró en las elecciones parlamentarias del pasado domingo 112 de los 167 escaños de la Asamblea Nacional, lo que le garantiza una mayoría calificada que le permitirá convocar a una constituyente y aprobar una reforma constitucional, designar o remover a los magistrados del Tribunal Supremo y nombrar a los rectores del Consejo Nacional Electoral, la fiscalía general, el contralor general y el defensor del pueblo. El oficialismo, que por tres lustros ha dominado el congreso con amplias mayorías, deberá manejarse a partir del 5 de enero con apenas 55 diputados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS