El Mundo

El catalán Puigdemont ya es prófugo internacional de la Justicia de España

Una jueza libró órdenes de captura a Bélgica contra el ex presidente de Cataluña y los ex ministros que lo acompañan en Bruselas

Sábado 04 de Noviembre de 2017

Carles Puigdemont ya es un prófugo de la justicia española. Ayer, una jueza emitió una orden europea de busca y captura contra el presidente catalán destituido, quien no obstante, desde Bruselas, se declaró dispuesto a presentarse a las elecciones regionales del 21 de diciembre..

La jueza Carmen Lamela de la Audiencia Nacional dirigió la "euroorden" contra Puigdemont y cuatro de sus ministros ("consellers") a las autoridades judiciales de Bélgica, a donde huyeron n "con la única finalidad de eludir las posibles responsabilidades que pudieran tener en España", según el auto judicial. La fiscalía federal belga confirmó a la agencia francesa AFP la recepción de la orden, afirmando que "se estudiará, y luego será entregada a un juez de instrucción". El camino hacia el arresto de Puigdemont parece abierto y seguro.

La magistrada española tomó esta decisión tras la no comparecencia del catalán para declarar el jueves, junto a los otros nueve miembros del destituido Ejecutivo catalán, todos investigados por rebelión, sedición y malversación por su papel en la proclamación de independencia de Cataluña el 27 de octubre. Otros nueve que se presentaron quedaron detenidos sin fianza. Solo uno fue liberado.

Casi al mismo tiempo, Puigdemont afirmaba al canal belga RTBF: "Estoy dispuesto a ser candidato", incluso haciendo campaña en el extranjero. Es algo que puede hacer mientras no haya condena firme en su contra, según admitió el gobierno español. Claro que si queda detenido no es claro cómo haría campaña. Lamela envió el jueves a ocho de los nueve ministros catalanes que declararon a prisión provisional por su "papel activo, impulsando el proceso soberanista minuciosamente diseñado". Salió en libertad con fianza un noveno consejero, que había dimitido antes de la proclamación de la independencia que llevó al gobierno central a intervenir Cataluña, cesando a su Ejecutivo y convocando las elecciones.

Las encarcelaciones fueron repudiadas por los independentistas. Al igual que el jueves, miles de personas se concentraron en Barcelona en defensa de Puigdemont y pidiendo la liberación de los "presos políticos". "Estoy aquí porque no estoy de acuerdo en que haya presos políticos", dijo Melanie Ortiz de 27 años frente a la sede del gobierno catalán, donde se coreaban eslóganes como "Ni un paso atrás" y "Viva la república".

Durante la jornada, grupos de manifestantes cortaron brevemente varias carreteras de Cataluña y una línea de tren en protesta por los encarcelamientos.

Dos influyentes organizaciones independentistas, la Asamblea Nacional Catalana y Omnium Cultural —cuyos líderes se encuentran en prisión desde el 16 de octubre—, han llamado a nuevas manifestaciones en los próximos días, en preparación de una gran concentración el sábado 11. También invitaron a apoyar una huelga general convocada por una intersindical independentista para el miércoles 8. A siete semanas de las elecciones, las medidas judiciales reabren el debate en filas independentistas y de la izquierda de cómo participar.

La derecha y la izquierda independentistas (PDeCat y ERC), que se presentaron en coalición en 2015, llamaron a bajar el tono de las disputas entre ellos y presentar un frente común. "Pedimos a todos que seamos capaces de ponernos de acuerdo (por) una candidatura orgullosa de todo lo que hemos hecho, hemos llegado muy lejos", dijo Marta Pascal, portavoz del PDeCAT, partido de Puigdemont.

"Es absolutamente imprescindible alguna estrategia compartida contra la represión. El rival está muy coordinado", estimó Sergi Sabrià, de ERC (izquierda republicana), a Catalunya Radio.

Entre tanto, muchas empresas siguen trasladándose fuera de Cataluña en respuesta a la grave crisis política: 2.066 se fueron desde principios de octubre, según datos del Colegio de Registradores.

Cataluña fue la región española que tuvo peor desempeño en octubre en cuanto a empleo, con un incremento de 14.700 desempleados, según cifras oficiales divulgadas el viernes.

"Estos datos muestran claramente que esta situación es de extrema gravedad", advirtió en rueda de prensa el delegado del gobierno español en la región, Enric Millo, que advirtió el impacto negativo sobre el sector turismo, que representa un 12 por ciento del PIB catalán.

La tasa de ocupación de los hoteles en Barcelona fue de 83 por ciento en la última semana de octubre, por debajo del 90 por ciento habitual, y 67 por ciento de los hoteleros dijeron haber bajado su precios para compensar, según una encuesta del gobierno central.

"Con las elecciones del 21 de diciembre el gobierno espera lograr estabilidad, seguridad y certeza en Cataluña", dijo ñigo Méndez de Vigo, portavoz del gobierno de Mariano Rajoy, que convocó esas regionales en virtud del poder de intervenir la administración de una región que desobedece las leyes, que le otorga el artículo 155 de la Constitución.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario