El Mundo

El autor del fallido ataque en el subte de Nueva York fue acusado de terrorismo

Autoridades federales presentan cargos contra Akayed Ullah, responsable de activar una bomba casera, que por suerte dejó solo heridos leves

Miércoles 13 de Diciembre de 2017

El hombre que el lunes detonó una bomba casera adosada a su cuerpo en un túnel de combinación del subte en la zona más turística de Nueva York fue acusado ayer de varios delitos, entre ellos terrorismo, tras un ataque que no causó el daño esperado pero dio letra al presidente Donald Trump para redoblar sus llamados a controlar la inmigración. Akayed Ullah, un inmigrante de Bangladesh de 27 años que llegó al país en 2011 con una visa para familiares de ciudadanos estadounidenses, fue acusado de "apoyo a un acto de terrorismo, posesión ilegal de armas y amenazas terroristas", informó el departamento de policía de Nueva York en Twitter.

Horas después del estallido, que ocurrió en un corredor subterráneo que conecta dos de las estaciones más transitadas de Manhattan, Trump renovó su llamado a que los extranjeros sean sometidos a un escrutinio más severo cuando lleguen al país y a reducir la inmigración basada en los lazos familiares. Ullah, residente en Brooklyn y que trabajó como taxista en la ciudad, llevaba pegado a su cuerpo un explosivo improvisado, y al detonarlo en un túnel que conecta la terminal de colectivos de la Autoridad del Puerto con el subte de la plaza de Times Square, se hirió a sí mismo de gravedad y levemente a otras tres personas. "El autor del ataque ingresó al país a través de la inmigración en cadena por familia extendida, que es incompatible con nuestra seguridad nacional", dijo Trump en un comunicado en el que volvió a pedir cambios en el sistema inmigratorio. La vocera de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo antes que las políticas propuestas por Trump "podrían haber impedido" el ataque, que ocurrió en una hora pico de la mañana y que obligó a evacuar a cientos de pasajeros.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, calificó el artefacto explosivo de "aparato de muy baja tecnología", y la policía dijo que todo indica que no funcionó correctamente. Las autoridades dijeron que aún se desconocían las motivaciones de Ullah, quien fue detenido rápidamente e interrogado el lunes en el hospital donde permanece internado con heridas en el abdomen y las manos. El diario The New York Times afirmó ayer que, durante el interrogatorio, Ullah se mostró un poco vago y confuso en cuanto a los motivos de su acción, pero afirmó que actuó para vengar agresiones de Estados Unidos contra el grupo islamista Estado Islámico (Isis). Otros medios dieron versiones diferentes.

Los investigadores apuntan a que el hombre comenzó a reunir "hace dos o tres semanas" el material necesario para la fabricación de una bomba artesanal —lámparas eléctricas, una pila de 9 voltios, tornillos de metal— que ensambló en su departamento. Justo antes de la explosión de la bomba, el sospechoso publicó un mensaje en Facebook dirigido al presidente estadounidense: "Trump, has fracasado en proteger a tu país". Así como otra declaración dirigida a los partidarios del grupo yihadista "para mostrar que había cometido el ataque en nombre del Isis", también según el documento.

El sospechoso llegó al país gracias a un programa iniciado en 1965 que da preferencias a las personas con educación o conocimientos avanzados, o personas con lazos familiares con ciudadanos estadounidenses y, en algunos casos, residentes permanentes legales. Ullah vivía con su padre, madre y hermano en un barrio de Brooklyn con una gran comunidad de origen bangladí, según los vecinos. Tuvo una licencia de chófer entre 2012 y 2015, pero se permitió que la licencia expirase, según funcionarios de seguridad y la comisión de taxis y limusinas de la ciudad de Nueva York.

En un comunicado, su familia se manifestó "profundamente entristecida" por el ataque pero también "escandalizada" por la forma en que fue tratada por la policía. Un pariente adolescente de Ullah fue sacado de una clase e interrogado en la escuela sin sus padres, tutor o abogado, denunció el comunicado. Ayer también interrogaron a la familia del sospechoso que sigue en Daca, comenzando por su mujer de 25 años y su padre, aunque ninguno de ellos es sospechoso.

El secretario estadounidense de Justicia, Jeff Sessions, dijo ayer que el ataque en el metro de Nueva York mostró en "los términos más sombríos" que las fallas del sistema de inmigración son un problema de seguridad nacional. En una conferencia de prensa, Sessions dijo que los dos ataques terroristas en Nueva York en meses recientes fueron lanzados por hombres que estaban en Estados Unidos "como resultado de políticas de inmigración fallidas".

El funcionario llamó de nuevo al Congreso a fortalecer las leyes de inmigración y dijo que el gobierno del presidente Trump está dando pasos para hacer cumplir más estrictamente las leyes de inmigración. Entre esos pasos, dijo, contrató 50 jueces de inmigración desde enero y planea contratar otros 60 en los próximos seis meses para lidiar con casos retrasados que han "abrumado" el sistema de inmigración. Agregó además que los cruces fronterizos por inmigrantes indocumentados están ahora en su nivel más bajo en 45 años, pero prometió que "la cifra puede ser cero. Podemos lograrlo".

El último ataque terrorista que sacudió a Nueva York fue hace menos de dos meses cuando un hombre uzbeko de 29 años atropelló y mató a ocho personas, entre ellos cinco argentinos, cerca de donde antes se levantaban las Torres Gemelas. Sin embargo, el subte neoyorquino no había sido objeto de un atentado desde hace más de 20 años. La última vez que una bomba explotó allí fue en 1994 y dejó casi 50 heridos.

Sin Miedo. Los neoyorquinos volvieron al subte tras la explosión que dejó a tres pasajeros con heridas ligeras.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario