El Mundo

El autor del atentado en Nashville estaba obsesionado con el espionaje de datos

Era un solitario técnico electrónico de 63 años. Temía ser espiado por la nueva red de celulares 5-G

Lunes 28 de Diciembre de 2020

El autor del ataque con un cochebomba en la ciudad de Nashville, EEUU, era un técnico electrónico solitario que al parecer temía ser víctima de espionaje a través de la nueva red de celulares 5-G. Se hizo volar con su casa rodante frente a un edificio de comunicaciones de una empresa telefónica nacional, AT&T, lo que dejó sin comunicaciones a la región durante muchas horas la mañana del 25 de diciembre. En el mundo de las teorías de conspiración de Internet, el 5-G con sus enormes capacidades de transporte de datos, es considerado un agente de infiltración del "Gobierno" o sea, del Estado, o bien de China u otros potenciales enemigos. A su vez, existe una base real para temer a estas tecnologías, como demuestra el caso de Facebook y la consultora Cambridge Analytica y el conflicto de EEUU con la telefónica chinaHuawei, precisamente por la capacidad de la red 5-G para robar datos de sus clientes.

El técnico electrónico Anthony Quinn Warner fue el responsable de la explosión que sacudió el centro de Nashville, Tenesí, en la mañana de Navidad. El hombre de 63 años falleció con la explosión, o sea que se inmoló. Los investigadores del FBI encontraron en el lugar de la explosión, que dejó tres heridos no graves, restos humanos que ahora dieron positivo al ser cotejados con el ADN de Warner.

El pasado sábado,los investigadores entraron al hogar de Warner en Antioquia, un suburbio a unos 15 kilómetros de donde se produjo la explosión, para registrar el lugar y hablar con los vecinos. Warren, que no estaba casado, había vivido durante años con sus progenitores, hasta que en 2011 falleció su padre y finalmente se mudó a vivir solo a una casa cercana a la de su madre, Betty Christine Lane, quién según informa el diario The Washington Post no pudo ser localizada. Vecinos que lo conocen desde 1995 señalan su carácter solitario y su obsesión con el peligro real o imaginario de ser víctima de espionaje a través de Internet y las redes de telecomunicaciones.

Warner obtuvo un permiso para comprar y manipular explosivos en noviembre de 2013, que caducó en noviembre de 2016. Entre 1993 y 1998 fue instalador de alarmas con licencia. Ahora trabajaba como informático para una agencia inmobiliaria de Nashville. Había dicho que se iba a retirar. Según los vecinos, Warner era un tipo solitario obsesionado, dueño de varios perros, tema del que hablaba, muy raramente, con sus vecinos. Hace unas tres semanas, Warner fue visto subido a una escalera instalando una antena en el techo de su casa. Obsesionado con la tecnología y el hecho de que estaría siendo usada para espiar y controlar a los norteamericanos, Warner tenía instaladas cámaras de seguridad alrededor de su hogar. Su temor a la nueva red de 5-G, que se está desarrollando ahora en todo el mundo, era su máxima preocupación.

nashivilleloco.jpg
Anthony Quinn Warner, el autor del atentado con coche bomba en Nashville.

Anthony Quinn Warner, el autor del atentado con coche bomba en Nashville.

Según el FBI, todas las personas contactadas coincidieron en que Warner era un especialista en electrónica con grandes recelos y temores hacia la tecnología 5-G. Los investigadores creen que Warner sufría de paranoia, que canalizaba a través de esa nueva tecnología, lo que encajaría con una de las posibles motivaciones para que el ataque se produjera frente al edificio de la empresa de telecomunicaciones AT&T. El objetivo de Warren era perturbar lo máximo posible las telecomunicaciones en la zona, algo que logró, ya que dejó sin servicio de telefonía fija y móvil e Internet a una buena parte de la ciudad.

Pero claramente Warner no quería causar muertes. Eligió las 6.30 de la mañana del día de Navidad para su atentado y desde su casa rodante emitió una grabación por altavoz en la que alertaba a los transeúntes de la inminente explosión. Tanto la hora y día elegidos como esta alerta evitaron una matanza, pero tres policías que estaban tratando de evacuar a los vecinos debieron ser internados, con heridas leves.La explosión produjo una gran columna de humo que se veía desde diversos puntos de la ciudad y produjo enormes daños en la zona.

El lugar en el que se estacionó con su casa rodante cargada de explosivos indica que Warner quería producir caos en las comunicaciones, explicó Frank Figliuzzi, ex director de contraespionaje del FBI. “Creo que esto es una llamada de atención y un aviso para todos sobre la vulnerabilidad de nuestras infraestructuras cuando un individuo cualquiera puede producir este daño”, concluyó Figliuzzi.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario