El Mundo

El asesinato de exiliados terminó reforzando al oficialismo

La victoria de Vladimir Putin para un cuarto mandato se daba por descontada, pero la participación fue considerada un termómetro del ambiente político en Rusia.

Lunes 19 de Marzo de 2018

La victoria de Vladimir Putin para un cuarto mandato se daba por descontada, pero la participación fue considerada un termómetro del ambiente político en Rusia. De acuerdo con el escrutinio oficial, la concurrencia fue de 67 por ciento. La interpretación de este voto récord es que se vio impulsado por el reciente asesinato de disidentes en Reino Unido y de cómo la respuesta de Londres reforzó el sentimiento nacionalista ruso.

El choque con Estados Unidos y la Unión Europea por las crisis en Ucrania, la guerra en Siria o la injerencia rusa en la campaña electoral que llevó a Donald Trump a la Casa Blanca (ver pag. 27) también parecen haber alimentado el voto nacionalista.En Crimea, provincia ucraniana invadida y anexada por Rusia hace cuatro años, Putin fue reelegido con el 91,69 por ciento .

El nacionalismo se vio reforzado por las acusaciones occidentales contra el Kremlin por el envenenamiento del ex espía exiliado en Inglaterra Serguei Skripal y su hija Yulia. Aunque para nadie informado hay dudas de que fue Moscú el autor del crimen, según la agencia argentina Télam en Rusia fue visto como "una nueva manifestación de rusofobia". Días después del crimen de Skripal apareció asesinado otro disidente ruso. El empresario Nikolai Glushkov, un enemigo de Putin, fue ahorcado la semana pasada en las afueras de Londres. Por esta suma de crímenes en la comunidad rusa de exiliados, Londres no dudó en acusar a Putin y sus espías. Ayer, el amplio triunfo de Putin permitió incluso que sus hombres ironizaran sobre el asesinato de los opositores en el extranjero. El vocero de campaña de Putin, Andrei Kondrashov, "agradeció" a la primera ministra británica, Theresa May, por haber aumentado la afluencia a las urnas.

Londres expulsó a 23 diplomáticos rusos en represalia por los crímenes contra los exiliados rusos. Moscú respondió con la expulsión el sábado, en vísperas de la votación, de 23 diplomáticos británicos . El "timing" pareció elegido por el propio Kremlin para desencadenar el grave incidente. Londres, sin dudas,no podía dejar sin respuesta los dos ataques, cuya autoría resulta evidente para todos.

Putin fue elegido por primera vez en 2000, luego reelecto en 2004 y 2012, y debió hacer un paréntesis de cuatro años como primer ministro (2008-12), cuando derivó la presidencia en manos de su fiel servidor,

Las reacciones en el exterior provinieron sobre todo de los aliados de Rusia. El presidente de Bolivia, Evo Morales, celebró la reelección de Putin. "Saludamos la contundente victoria del hermano presidente de Rusia con más del 70 por ciento de apoyo de su pueblo. Rusia respeta la dignidad de los pueblos y garantiza el equilibrio geopolítico y la paz mundial ante arremetida del imperialismo", afirmó con entusiasmo el mandatario boliviano en Twitter. Putin ha tejido alianzas con los gobiernos de izquierda en América latina. Destaca su respaldo a la Venezuela de Nicolás Maduro. El Kremlin y sus medios sostienen al líder chavista pese a su enorme impopularidad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario