El Mundo

El 95 por ciento escrutado no le dejaba a Evo ganar en primera: 45,86 por ciento a 37,53 por ciento

Anoche seguía la tensión al ritmo de un recuento definitivo lento. Morales reaparecerá hoy en medio de los cuestionamientos.

Miércoles 23 de Octubre de 2019

En medio de protestas y cuestionamientos al recuento electoral, el Tribunal Superior Electoral de Bolivia reanudó ayer el escrutinio oficial e informó que, con el 95,40 por ciento escrutado en el país y el exterior, el presidente Evo Morales obtenía un 45,86 por ciento (2.616.912 votos) y su principal rival, el ex mandatario Carlos Mesa, un 37,53 por ciento (2.141.204 sufragios), lo que dejaba al oficialismo a casi 1,6 puntos porcentuales de ganar en primera vuelta.

De mantenerse esa diferencia, ambos deberán medirse en segunda vuelta el 15 de diciembre próximo.

Las denuncias contra la mala gestión del recuento electoral, especialmente del conteo rápido inicial, tuvieron su pico cuando el vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Antonio José Iván Costas Sitic, presentó su renuncia en una carta enviada al vicepresidente lvaro García Linera.

"La decisión de renunciar al cargo se debe al siguiente motivo: la desatinada decisión de la Sala del Tribunal Supremo Electoral de suspender la publicación de los resultados del sistema de transmisión de resultados preliminares electorales", aseguró la carta, publicada por el diario local Página 7.

Evo reaparece

El presidente de Bolivia, Evo Morales, hará hoy una rueda de prensa, que será su primera aparición pública tras las elecciones celebradas el domingo, informaron fuentes oficiales.

Morales, que aspira a un cuarto mandato consecutivo y usualmente participa de diversos actos públicos, no estuvo presente en estos dos últimos días ante los medios.

La rueda de prensa está prevista para mañana a primera hora en la Casa Grande del Pueblo, la sede del gobierno en La Paz.

El mandatario se reunió ayer con miembros de delegaciones diplomáticas, organismos internacionales y observadores para dialogar sobre el cuestionado conteo de votos del proceso electoral, pero no hizo declaraciones tras la reunión.

Anoche se produjeron protestas en varias ciudades por un giro drástico en los resultados preliminares de la votación en los comicios, aún no oficiales.

Mientras Morales comparecerá ante los medios, el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) llamó a un cabildo nacional como una medida de "resistencia civil" ante un posible fraude electoral.

De la misma manera, la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam), que agrupa a sindicatos de obreros, campesinos, indígenas y cocaleros afines a Morales, llamó a una "marcha pacífica" para mañana en "rechazo a las actitudes antidemocráticas de la oposición".

Anoche hubo enfrentamientos entre seguidores de Morales y Mesa en las puertas del hotel donde se hace cómputo oficial en La Paz.

Poco antes, tanto el canciller boliviano, Diego Pary, como la presidenta del TSE, María Eugenia Choque, habían defendido la legalidad del escrutinio.

"Somos los más interesados en que se contabilicen todos los votos", aseguró el canciller y agregó que el gobierno aceptará "sea cual sea" el resultado final, luego de recibir junto al presidente Morales a diplomáticos y observadores electorales, y garantizarles que no hubo irregularidades en el escrutinio, como denuncia la oposición.

Choque, en tanto, advirtió que tanto ella como el resto de los miembros del TSE temen por "su integridad personal".

"¿Cómo pueden decir que es un proceso de fraude? Falta poco, a pesar de todas las dificultades", prometió Choque, según el diario local El Deber.

Mientras el escrutinio definitivo avanzaba anoche lentamente.

Pichetto culpa a Cuba y Venezuela

El candidato a vicepresidente por el frente Juntos por el Cambio, Miguel Ángel Pichetto, dijo ayer en Rosario que "Latinoamérica vive un proceso de desestabilización preocupante que tiene un origen cubano y venezolano".╠Agregó que "hay acontecimientos políticos que no son casuales. Hay un primer hecho que paso rápidamente, vinculado a la reaparición de un sector disidente de las FARC, cooperando en la guerrilla nuevamente".╠

■□ "El segundo hecho es Ecuador, un gobierno de centro que tiene graves problemas con los pueblos originarios, sufre un levantamiento que no se sabe bien cuál es el origen", señaló.

El canciller Jorge Faurie, por su parte, afirmó que el gobierno argentino está "muy atento" a lo que sucede en nuestro país vistos los "intentos desestabilizadores".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS