El Mundo

El 75 por ciento de los brasileños apoya las protestas, que siguen adelante

Una nueva encuesta concluyó que el 75% de los ciudadanos apoya las marchas de protesta. Publicada por la revista semanal Epoca, fue realizada por el respetado Instituto Ibope.

Lunes 24 de Junio de 2013

Las protestas por mejores servicios públicos y contra la corrupción volvieron a verse ayer en las ciudades de Brasil, aunque con inferior intensidad a la histórica jornada del jueves, mientras se expandía el llamado a una huelga general para el 1º de julio. Mientras una encuesta nacional daba cuenta del enorme apoyo que recaban las manifestaciones entre la población.

   Una nueva encuesta concluyó que el 75% de los ciudadanos apoya las marchas de protesta. Publicada por la revista semanal Epoca, fue realizada por el respetado Instituto Ibope. A pesar del apoyo abrumador a las protestas, 69% de los encuestados dijo estar satisfecho con su vida y optimista sobre el futuro. En Brasil el empleo es casi pleno y 40 millones de personas han pasado a integrar la clase media en los últimos 10 años. Pero desde que tuvo un crecimiento económico de 7,5% en 2010, el último año de gobierno de Lula da Silva, la expansión se desplomó a sólo 0,9% el año pasado.

   En tanto, las protestas no ceden, si bien ya no son tan masivas como ocurría hasta hace pocos días. Ayer unas 1.500 personas marcharon por la costanera de Copacabana en Río de Janeiro en contra del proyecto de reforma constitucional conocido por las siglas PEC37, que limita el poder de investigación de los fiscales y “aumentará la impunidad de los corruptos”, según denuncian los manifestantes. Otros 500 manifestantes se congregaron en Fortaleza (noreste), donde se jugaba el partido entre Nigeria y España por la Copa Confederaciones, la antesala al Mundial 2014. La protesta pacífica se dirigió primero hacia el estadio mundialista, y luego se trasladó hacia el aeropuerto, donde bloqueó una de las vías de acceso.

   Durante la ola de protestas, muchos manifestantes han reclamado por los millonarios gastos del Estado en la organización de las Copas —estimado en unos 15.000 millones de dólares: en lugar de realizar inversiones en salud y educación.

   La cadena de televisión Globo TV reportó que se espera que el gobierno de Rousseff anuncie mañana su primera respuesta concreta al movimiento: fondos adicionales para programas de servicios médicos con el fin de capacitar a más doctores. Pero “las protestas seguirán, la gente se ha politizado”, dijo Marcos Mahal, un economista de 47 años durante una marcha en San Pablo.

   Nuevas marchas y concentraciones seguían convocándose a través de las redes sociales, el canal por excelencia de la ola de protestas que ya lleva dos semanas y es la mayor en dos décadas. Para hoy, las redes convocaban a una marcha en la Iglesia de la Candelaria, en el centro de Río de Janeiro. El Movimiento Pase Libre de San Pablo, que convocó a las protestas en esa ciudad, anunció en su página web “grandes actos” para esta semana, llamando a una manifestación para mañana. Y para el próximo jueves se llama a una paralización de actividades. “El 01/07/2013 Brasil va a parar”, señala una convocatoria en Facebook. Otros mensajes en las redes sociales convocan a una protesta para el 30 de junio en el estadio Maracaná, cuando se jugará la final de la Copa Confederaciones.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario