El Mundo

Egipto: la represión de protestas islamistas deja al menos 15 muertos

“Mano dura” del régimen con los opositores que salieron a las calles en el cuarto aniversario de las marchas que llevaron a la caída del presidente Hosni Mubarak.

Lunes 26 de Enero de 2015

Al menos 15 personas murieron en Egipto en enfrentamientos entre manifestantes islamistas y las fuerzas de seguridad, en el marco de las protestas convocadas en el cuarto aniversario del levantamiento de 2011 que derrocó al presidente Hosni Mubarak. La represión del régimen militar contra los manifestantes islamistas fue de “mano dura”, en especial en El Cairo, donde se registraron 13 muertos.
  Los seguidores del depuesto presidente islamista Mohammed Mursi, de los proscriptos Hermanos Musulmanes, desafiaron la prohibición gubernamental de realizar protestas y salieron a las calles en varias partes del país, lo que derivó en los enfrentamientos con la policía. Los choques más fuertes se registraron en el distrito de Matariya, en El Cairo, donde 13 personas murieron, entre ellas un policía. Maratiya, bastión de los islamistas, ha registrado frecuentemente choques entre la policía y los Hermanos Musulmanes tras el golpe de Estado perpetrado en 2013 por el ejército para sacar del poder a Mursi, elegido democráticamente. Además, un civil murió en un tiroteo entre manifestantes de los Hermanos Musulmanes y las autoridades en Alejandría, según la policía. Las autoridades apuntaron que otras dos personas fallecieron en la provincia de Beheira, en el Delta del Nilo, donde presuntamente estaban colocando una bomba junto a una torre de alta tensión.
  Las fuerzas de seguridad dispersaron diversas protestas y arrestaron a unos 130 seguidores de los Hermanos Musulmanes, a los que acusaron de participar en protestas ilegales y de poseer bombas incendiarias, según consigna el diario Al-Ahram online. El Ministerio del Interior indicó que expertos en explosivos desactivaron en todo el país unas 50 bombas que se ubicaron al costado del camino.
  La plaza Tahrir, de El Cairo, corazón de las manifestaciones que terminaron con Mubarak en 2011, fue cerrada por las fuerzas de seguridad para impedir que los manifestantes se congregaran en el lugar. Una ley de 2013 establece que las protestas callejeras están prohibidas si no tienen autorización previa.
  Si bien los Hermanos Musulmanes tienen una amplia base social, también es cierto que los sectores laicos y progresistas que fueron claves en las protestas de febrero de 2011 contra Mubarak están en gran medida a favor del gobierno militar. Mursi y su agrupación se habían embarcado en un proceso de “islamización” de toda la legislación, algo que aterraba a los sectores laicos, que temían una dictadura islámica con fachada democrática.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS