El Mundo

Egipto confundió a turistas con terroristas, los atacó y mató a ocho

México protestó y exigió una investigación exhaustiva. También fallecieron cuatro egipcios en el bombardeo. Según el gobierno, entraron en una zona prohibida donde había combates.  

Martes 15 de Septiembre de 2015

Ocho turistas mexicanos y cuatro egipcios murieron en un ataque por error de las fuerzas armadas en el desierto de Egipto, en un hecho que provocó una dura condena del gobierno mexicano. Según Egipto, los turistas habían ingresado por error en una zona restringida, donde una fuerza conjunta del ejército y la policía perseguía a terroristas islámicos que operan en el desierto. El convoy de turistas fue blanco de un avión y dos helicópteros de ataque Apache. Egipto enfrenta una fuerte insurgencia terrorista islámica del Estado Islámico (ver aparte).

El Ministerio del Interior egipcio informó que una fuerza conjunta de policía y ejército estaba persiguiendo a terroristas en el área desértica occidental de Al Wahat (el llamado "Desierto Blanco"), a 400 kim al suroeste de El Cairo, y por error atacó a cuatro vehículos todoterreno con 22s turistas, a los que confundieron con extremistas. Los turistas mexicanos viajaban hacia el desierto Al Wahat cuando fueron bombardeados desde el aire, afirmó la ministra de Relaciones Exteriores de México, Claudia Ruiz Massieu.

La portavoz del Ministerio de Turismo de Egipto, Rasha El Azayzy, confirmó la muerte de ocho mexicanos, que viajaban junto a una escolta de seguridad, y dijo que el convoy no siguió la ruta prevista e ingresó en un área de acceso restringido para civiles, donde además se desarrollaba una operación antiterrorista. El Ministerio de Turismo anunció que los organizadores del viaje serán duramente sancionados.

Otra versión. Gabriela Bejarano Rangel, hermana de uno de los fallecidos y cuya madre era encargada del contingente de mexicanos y está hospitalizada, contó desde Guadalajara que "me comuniqué con un amigo mío egipcio, que es uno de los que trabaja en la agencia de turismo donde mi mamá siempre llevó al grupo". Bejarano narró que no era la primera vez que su madre hacía el viaje con esa agencia egipcia e indicó que siempre se respetaban las reglas sobre rutas y horarios, porque de lo contrario podían perder sus permisos. "Sí, estaban en una zona permitida", aseguró Bejarano, e indicó que contaban con las autorizaciones requeridas. Su hermano tenía 40 años y era un músico que apoyaba a comunidades indígenas en México. La mayoría de los turistas mexicanos procedía de Guadalajara, ciudad ubicada 550 kilómetros al noroeste de la capital mexicana.

El ministro del Exterior de Egipto, Sameh Shukri, se comunicó con la canciller mexicana para expresar sus condolencias y "su voluntad de investigar a fondo y de manera expedita". Egipto se comprometió, además, a establecer un comité de investigación encabezado por su primer ministro, Ibrahim Mahlab. Este visitó ayer el hospital donde se encuentran internados los sobrevivientes. Para Egipto el incidente implica un daño a su vital industria del turismo, ya muy golpeada por el creciente terrorismo islámico.

Ruiz Massieu dijo que los turistas habían realizado "una parada para descansar y comer" cerca del oasis de Bahariya, cuando fueron atacados por un avión y dos helicópteros artillados Apache. Posteriormente también fueron atacados por tierra. El embajador de México en Egipto, Jorge Alvarez Fuentes, "se entrevistó con seis mexicanos internados en el hospital, quienes narraron, por separado, haber sufrido un ataque aéreo, con bombas lanzadas desde un avión y helicópteros, habiendo sido evacuados por vehículos civiles y militares para después ser transportados en ambulancias al hospital", detalló Ruiz Massieu. Los turistas habían llegado a El Cairo el viernes y dos días después salieron hacia el oasis de Bahariya, en el desierto occidental de Egipto.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, condenó el incidente. "México condena estos hechos en contra de nuestros ciudadanos y ha exigido al gobierno de Egipto una exhaustiva investigación de lo ocurrido". Un empleado de un hotel del oasis de Bahariya, donde se produjo el incidente, dijo bajo anonimato que varios de los guías del contingente trabajaban en la región desde hace más de 20 años. "No hay manera de que hayan ingresado a zonas restringidas", aseguró el empleado, que indicó que el gerente del hotel y dos de sus choferes están entre los muertos.

Seguidores de la rama egipcia del Estado Islámico afirmaron en un comunicado en Internet haber protagonizado combates con el ejército en la zona desértica occidental donde ocurrió el incidente. La zona es popular entre los turistas por sus pintorescas localidades desérticas y sus oasis. Sin embargo, diversas embajadas advierten del peligro de viajar a la zona por la presencia de terroristas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS