El Mundo

EEUU y Europa muestran sus diferencias sobre Ucrania

El vice Biden condenó el envío de armas pesadas y tropas de Rusia al campo de batalla. Merkel reiteró que la única solución es negociar

Domingo 08 de Febrero de 2015

El vicepresidente de EE UU, Joe Biden, advirtió desde el estrado de la Conferencia de Seguridad de Munich que EEUU “continuará proporcionando a Ucrania asistencia en seguridad”, algo que no parece incluir por ahora armamento pero sí otra clase de equipo. En tono muy duro, denunció que “el presidente Putin ha prometido muchas veces paz pero ha suministrado tanques, tropas y armas”, a los rebeldes que están devastando Ucrania, por lo que EE UU no alentará la guerra pero “permitirá a Ucrania defenderse por sí misma”. Las tropas armadas por Moscú han lanzado una fuerte ofenvisa en el este de Ucrania, en la que es evidente la participación de armas rusas, como tanques, artillería y radares. También se cree que muchas tropas rusas participan en forma directa de los combates, tal como acusan Estados Unidos y Europa en base a información de sus satélites militares.

   “Permítanme aclarar que no creemos que exista una solución militar en Ucrania. Pero permítanme igualmente aclarar que no creemos que Rusia tenga el derecho de hacer lo que está haciendo”, advirtió Biden ante la platea de Munich. Alemania, junto con Francia, ha tomado la iniciativa esta semana en busca de un nuevo armisticio, pero una extensa reunión de Angela Merkel y François Hollande en el Kremlin con Vladimir Putin el viernes terminó sin ningún resultado, más allá de la promesa de continuar negociando. Merkel ha reconocido ayer en Munich tener grandes sus dudas sobre las posibilidades reales de pacificar Ucrania. “No hay ninguna certidumbre sobre el éxito de las conversaciones. Pero el presidente Hollande y yo estamos de acuerdo en que valía la pena intentarlo. Se lo debemos a la población de Ucrania”, declaró en el foro muniqués, en el que intervienen también el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov y el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko.

   François Hollande recalcó desde Francia que es imprescindible lograr un acuerdo de fondo. “Si no logramos alcanzar no solo un compromiso, sino un acuerdo de paz, sabemos perfectamente cuál será el escenario. Tiene nombre, se llama guerra”. Alemania se opone con firmeza al envío de armas a Ucrania, tal como reclama un sector del gobierno de Estados Unidos. “No me puedo imaginar una situación en la que Putin vaya a estar impresionado por el armamento de Ucrania”, comentó Merkel ayer en Munich. La canciller reiteró que, según su criterio, con medios militares no se solucionará el conflicto. Nada más acabar Merkel su intervención en Múnich, el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, dibujó un panorama diametralmente opuesto. Lavrov dijo confiar en que “los esfuerzos negociadores den resultados”, al tiempo que acusó a la UE y a EEUU de haber inflamado el conflicto con sus decisiones de los últimos meses.

   En cuanto a Reino Unido, ayer señaló que no aceptará ningún acuerdo que dé por legítimo el territorio ganado por la fuerza de las armas de los prorrusos. El secretario de Exterior, Phillip Hammond dijo que Londres se opondrá con toda su fuerza a un acuerdo semejante, al que claramente propende Moscú.

La guerra, en auge. Pero es la guerra la que por ahora tiene la verdadera palabra, con las formaciones blindadas de los rebeldes y, casi con seguridad, también de Rusia, avanzado sobre las ciudades del este de Ucrania. En Vuhlehirsk, ayer se veían líneas de tanques de fabricación rusa dominando el frente de combate. Restos de vehículos blindados y cadáveres de ambos bandos se observaban en esta localidad y en las zonas rurales vecinas. El número de bajas de cada bando es totalmente incierto. En la vecina ciudad y nudo ferroviario de Debaltseve, principal objetivo de los prorrusos, seguían huyendo autobuses cargados de civiles ante el avance imparable de las formaciones enemigas, notoriamente mejor armadas que el ejército ucraniano. Se teme que varios miles de soldados de Ucrania queden atrapados en Debaltseve y deban rendirse a un enemigo que raramente respeta los tratados de Ginebra sobre prisioneros de guerra.

   Según analistas militares, las formaciones mixtas de rebeldes y unidades rusas poseen varias ventajas decisivas. El control casi total de las comunicaciones del enemigo, el uso abundante de drones y radares para ubicar las posiciones enemigas y guiar con letal precisión el fuego de la artillería y el uso de lanzacohetes de mayor potencia que los ucranianos, son algunas de estas ventajas tácticas del bando ruso, además de poseer varios cientos de tanques de última generación del arsenal ruso, cuando los ucranianos solo tienen modelos anticuados. En batallas en pueblos y ciudades de la zona de guerra, corresponsales han visto cómo las columnas prorrusas avanzan protegidas en blindados y apoyadas por el fuego de tanques, mientras los ucranianos solo cuentan con infantería a pie y algunos pocos vehículos de rueda del tipo 4x4. De esta forma, van cayendo uno tras otro los pueblos y ciudades en disputa en manos prorrusas. Pero sstos se apoderan de ciudades vacías y semidestruidas por su propia artillería. La población prefiere perder su casa a quedar en manos de los rebeldes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario