El Mundo

EEUU y Cuba rompieron una parálisis de medio siglo, pero queda mucho por hacer

La jefa de la diplomacia estadounidense cerró el jueves el primer encuentro de alto nivel. Ambas partes constataron que mantienen "diferencias profundas" sobre derechos humanos y otros temas.

Domingo 25 de Enero de 2015

Estados Unidos y Cuba rompieron una parálisis de medio siglo esta semana, al dar los primeros pasos en la senda de la normalización de relaciones, proceso que deberá sortear difíciles obstáculos y enconadas diferencias.

"Ir con bajas expectativas (al encuentro bilateral de La Habana) fue un enfoque correcto y parece que se cumplieron. Pero el hecho de que se están reuniendo es en sí mismo lo que importa", dijo Ted Piccone, experto en América latina del centro de estudios Brookings Institution y ex asesor del gobierno de Bill Clinton.

La jefa de la diplomacia estadounidense para la región, Roberta Jacobson, cerró el jueves el primer encuentro de alto nivel con Cuba en 35 años, en el que ambas partes constataron que mantienen "diferencias profundas" sobre derechos humanos y otros temas, pero acordaron sostener nuevas conversaciones hasta normalizar sus relaciones.

"La discusión sobre cómo podemos restablecer relaciones diplomáticas o aumentar el número de viajes, son cosas muy difíciles de hacer. Esto significa que no vamos a realizar todo en una primera ronda", dijo Ason Marczak, vicedirector del Latin Council de Washington. Marczak destacó que "hay que tener en cuenta que es una relación que pasó por cinco décadas de desconfianza".

"El proceso de normalizar las relaciones tomará tiempo, será tortuoso en ocasiones y sedoso en otras, pero el paso primero ha sido dado y ese es el más importante porque ha roto la parálisis", dijo el portavoz de la arquidiócesis de La Habana, Orlando Márquez. En un artículo publicado en la revista que él dirige, Márquez escribió que "los detalles de la conversación que Raúl Castro y Barack Obama sostuvieron la noche del 16 de diciembre de 2014, quizás se conozcan dentro de muchos años, pero las consecuencias debemos comenzar a verlas en breve".

El restablecimiento de relaciones diplomáticas significará sobre todo contar con un canal oficial para desbrozar el camino hacia la normalización, el cual precisa borrar la desconfianza mutua, derogar leyes y acabar con viejas políticas, según los expertos. Sin embargo, La Habana y Washington avanzaron en temas de cooperación como lucha contra narcotráfico, tráfico de personas y terrorismo, previsión de derrame petroleros en el mar y huracanes, entre otros.

"Creo que estos históricos anuncios de diciembre solo serán cumplidos si se restablecen plenamente embajadas", dijo el analista Marc Hanson, de la Washington Office on Latin America (WOLA).

Tras la ruptura de relaciones en los tensos días de la Guerra Fría, ambos países mantuvieron una escabrosa comunicación a través de las embajadas de Suiza, en La Habana, y Checoslovaquia, en Washington, hasta que en 1977 se abrieron sendas secciones de intereses, que aún operan bajo el paraguas suizo. Los diplomáticos de ambos países no tienen permiso para salir de las capitales respectivas.

"El gran paso adelante será en torno a la autorización de funcionarios de la embajada, o funcionarios de la Sina (la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana), a reuniones con quien quieran ellos reunirse, más amplio acceso para viajar libremente, y obviamente derechos recíprocos", indicó Hanson.

Entre otras cosas, Estados Unidos pide libre acceso de los cubanos a su delegación, ahora rodeada de cordones de la policía cubana, y libertad de movimiento de sus diplomáticos. Cuba exigió liquidar los obstáculos legales que impiden hace 10 meses a su legación operar con bancos en Washington, entre otras.

Los reclamos estadounidenses sobre respeto de derechos humanos en Cuba, libertades políticas, de expresión y asociación, elecciones libres y fin de la represión a los opositores, son algunos de los espinosos temas a desbrozar en los próximos años.

Por el otro lado, Cuba exige el levantamiento del embargo comercial impuesto desde 1962, ser retirado de la lista de países que patrocinan el terrorismo internacional, y que Washington derogue la Ley de Ajuste Cubano de 1966, que privilegia a los inmigrantes cubanos ilegales en Estados Unidos. El embargo y la Ley de Ajuste deben ser eliminados por el Congreso, dominado por la oposición republicana, pero el gobierno de Obama puede retirar a Cuba de la lista de países que apoyan el terrorismo relativamente pronto.

La cita de La Habana fue "importante porque señala que estamos en una nueva era, vamos a tener conversaciones directas sobre todo tipo de asuntos", dijo Piccone.

-

Disidentes entrevistan a Jacobson

La secretaria de Estados Unidos para América latina, Roberta Jacobson, concluyó ayer su visita a Cuba y viajó de vuelta a su país, tras liderar la delegación estadounidense que participó en el histórico primer diálogo bilateral para normalizar relaciones. Pero antes de irse mantuvo una extensa reunión con la redacción de la publicación opositora 14 y medio, y fue entrevistada por Yoani Sánchez, la laureada bloguera cubana.

En un "edificio de estilo yugoeslavo" en el que tiene su redacción 14ymedio.com, Jacobson conversó y respondió numerosas preguntas de los periodistas independientes. 14ymedio.com es el único portal de noticias independiente que existe en Cuba. Yoani le preguntó: "¿Tenemos motivos para preocuparnos de que prevalezca el pragmatismo y la política del acercamiento por encima de todo lo demás, y que el tema de los derechos humanos y las libertades ciudadanas quede relegado? Jacobson contestó que "los fines de nuestra política son exactamente los mismos que antes. Se enfoca en lograr un país libre, donde los cubanos tengan el derecho a decidir su futuro. Lo más importante es cómo llegar a ese punto, y somos conscientes de que no hemos tenido éxito con la estrategia anterior. Así que estamos tratando de utilizar una nueva política, de tener relaciones diplomáticas porque a nosotros, y en especial al presidente Obama y al secretario Kerry, nos parece que es importante tener contacto directo con el gobierno", cubano. Para Jacobson, "lo más importante es cómo nosotros podemos empoderar al pueblo cubano de una manera más eficaz y ofrecerle más oportunidades de telecomunicaciones para modernizar su sistema informático, tener acceso a la información y ser parte del «pueblo global» conectado. Es un proceso complejo, que va a demorar, pero no vamos a dejar a un lado el tema de derechos humanos y de la democracia porque están en el centro de está nueva política también".

Derechos humanos. Ante una pregunta del periodista Eliécer vila sobre la opción entre avances económicos o en derechos humanos que se ha planteado a propósito del caso cubano, comentó que "hemos hablado y hemos oído al presidente, al secretariado de Estado Kerry y al vicepresidente Biden hablar de alcanzar un hemisferio democrático, libre, seguro y próspero. ¿Cómo podríamos hablar de un hemisferio que es próspero, pero no tiene libertad? ¿O que tiene libertad pero no tiene nada que comer? ¿O que tiene mucho que comer y libertad, pero no se puede caminar por las calles por la inseguridad y otros peligros? Esas son cosas que están vinculadas, pero algunas son responsabilidad de los gobiernos para proteger a los ciudadanos y garantizar sus derechos fundamentales, otras deben cumplirlas los propios ciudadanos, pero en una sociedad civilizada tenemos que hablar de todas estas cosas".

Avila también preguntó por el acceso a las telecomunicaciones y a la información. La estadounidense respondió que "los ciudadanos tienen que tener acceso a la información no solo por cuestiones de libertad y de derechos, necesitan acceso a la información para su vida económica. Es muy importante y esa es una manera en que se puede tener mayor prosperidad. Así que estamos totalmente de acuerdo en que economía y derechos humanos están muy vinculados. No hay contradicción entre ellos, para nada".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS