El Mundo

EEUU mató al yihadista John, el “verdugo” del Estado Islámico

La muerte del terrorista es un duro golpe de imagen para el Estado Islámico, que había hecho de él un imán para atraer jóvenes

Sábado 14 de Noviembre de 2015

Un drone del Pentágono mató al famoso terrorista del Estado Islámico (EI) Mohamed Emwazi, conocido como “Yihadi John”, John el yihadista. Se había hecho macabramente conocido por los videos en los que decapitaba a sangre fría a rehenes inermes, puestos de rodillas y con las manos atadas a la espalda. La certeza de la eliminación no es total, pero es de “un 99%”, dijeron fuentes del Pentágono. La muerte del terrorista es un duro golpe de imagen para el Estado Islámico, que había hecho de él un imán para atraer jóvenes. La operación se hizo sobre la ciudad siria de Raqqa, capital de hecho del Estado Islámico en el centro de Siria. Un drone disparó un misil contra un vehículo en el que se movilizaba Emwazi junto con otros integrantes del grupo terrorista. El vehículo fue reducido a chatarra ardiente y todos los ocupantes murieron en el acto.

   El verdugo del EI era británico nacido en Kuwait. Llegó a Londres con su familia cuando tenía seis años. Fuentes oficiales de EEUU aseguraron estar “totalmente seguras” de que el verdugo del Estado Islámico estaba muerto. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una ONG independiente habitualmente bien informada, aseguró que junto a “un líder británico” del EI murieron otros tres milicianos extranjeros en el ataque en la ciudad de Raqqa. Un misil antitanque Hellfire terminó con la vida de los terrorista. Fue disparado a las 22 del jueves desde un drone de EEUU, que contó con apoyo aéreo británico.

   El vocero del Pentágono, coronel Steve Warren, declaró ayer temprano: “Es demasiado pronto, pero tenemos certeza razonable que hemos matado al blanco que buscábamos matar, Jihadi John”. Aunque Warren no lo dijo, en estos casos siempre hay lo que se llama “inteligencia humana”, o sea gente en el terreno que señala el objetivo y da horarios y movimientos. En el caso de Raqqa, la fuente debe provenir del amplio abanico de la resistencia a la dictadura islámica que el EI impuso con el terror en la ciudad siria. Numerosos grupos se atreven a desafiar desde la clandestinidad al EI que maneja la ciudad con un tribunal islámico que impone penas de muerte casi cotidianamente. Según Warren, “como siempre ocurre en estos casos, nos tomará algún tiempo para declarar formalmente que hemos tenido éxito. Tenemos varios métodos para determinar si un ataque fue exitoso en matar a un objetivo”. Por lo demás “fue un ataque con drone y un misil Hellfire, algo que para nosotros es rutinario. Como saben, estamos matando un promedio de un líder de nivel medio o alto del Isis cada dos días desde mayo. Por esto para nosotros esto es rutina”. El vocero del Pentágono agregó que Jihadi John era “una clase de celebridad del Isis, la cara de la organización en muchos sentidos, por esto es un golpe significativo, aunque no era una figura operacional mayor”.

Imagen odiosa. El ataque se dio en inmediaciones del tribunal islámico que el EI montó en Raqqa, cuando el terrorista y sus acompañante se trasladaban en un vehículo luego de una reunión. Las fuerzas estadounidenses llevaban tiempo intentando controlar los pasos del terrorista. Emwazi representaba la imagen más odiosa de Estado Islámico, por su extrema crueldad y las fanfarronadas con las que adornaba sus apariciones. “Jihadi John” era uno de los tres carceleros británicos de los rehenes occidentales. Se hizo súbitamente famoso cuando asesinó al periodista estadounidense James Foley en agosto de 2014. En una tétrica serie, luego dirigió las horripilantes decapitaciones del estadounidense Steven Sotloff, del cooperante escocés David Haines, del cooperante británico Alan Henning y del estadounidense Rahman Kassis. También apareció en el video del asesinato de un periodista japonés.

   Las autoridades turcas, en tanto, detuvieron al británico Aine Lesley Davis, un presunto compañero John, el yihadista. Un alto funcionario turco declaró que su país estaba “99% seguro” de haber arrestado a Aine Lesley Davis en una redada en la que resultaron detenidos varios presuntos islamistas en Estambul.

   Describió a Davis como el “socio más cercano” del abatido Yihadi John. “Estamos investigando si este sospechoso vino a cometer un atentado”, agregó. “Esto demuestra que la seguridad nacional de Turquía corre un alto riesgo”, estimó, recordando que su país albergará el domingo y el lunes la cumbre del G-20 en Antalya. Esta ciudad estará sujeta a medidas draconianas de seguridad y vigilada por 12.000 policías.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS