El Mundo

EEUU había intentado rescatar al periodista decapitado en Siria

Fue una amplia operación militar por tierra y aire autorizada por la Casa Blanca. Sin embargo los rehenes no estaban allí. La misión fue autorizada por el presidente Barack Obama.

Viernes 22 de Agosto de 2014

Fuerzas de Estados Unidos intentaron rescatar al periodista James Foley y a otros rehenes durante una misión secreta en Siria e intercambiaron disparos con miembros del Estado Islámico (EI o Isis, según sus siglas en inglés) antes de descubrir que los cautivos no estaban allí. La misión, autorizada por el presidente Barack Obama y apoyada en datos de inteligencia estadounidense, se produjo en el verano boreal. Funcionarios de la Casa Blanca revelaron esta misión un día después de la publicación de un video que mostró a un extremista decapitando a Foley, de 40 años. Los funcionarios no revelaron exactamente cuándo se produjo la operación.

También se supo que el Isis pidió un rescate millonario por la liberación de Foley, pero el gobierno estadounidense se negó a pagar, informó el New York Times en base a informaciones de familiares del comunicador y de otro hombre que estuvo cautivo con él.

Los funcionarios de la Casa Blanca dijeron que fuerzas especiales estadounidenses y otros efectivos militares, apoyados por helicópteros y aviones, entraron en la «zona del objetivo» en Siria y se enfrentaron a tiros con miembros yihadistas. El incidente, en el que murieron varios extremistas, pareció ser el primer enfrentamiento directo en el terreno entre EEUU y el EI, al que Obama considera una amenaza creciente en Medio Oriente.

Venia de Obama. Lisa Monaco, principal asesora antiterrorista de Obama, dijo en un comunicado que el presidente autorizó la misión porque su equipo de seguridad estimó que los rehenes estaban en peligro con cada día que pasaba. "El gobierno de EEUU tenía lo que creía era suficiente información de inteligencia, y cuando se presentó la oportunidad, el presidente autorizó al Departamento de Defensa que actuara de forma agresiva para recuperar a nuestros ciudadanos. Lamentablemente, esa misión no tuvo éxito porque los rehenes no estaban presentes", dijo.

Entre los rehenes a los que se buscaba figura también Steven Sotloff, periodista estadounidense al que se amenazó con decapitar en el mismo video que mostró la brutal ejecución de Foley. Las familias de los rehenes fueron informadas de la operación, "pero sólo cuando fue operativamente seguro hacerlo", dijo un veterano responsable de la administración Obama.

Foley fue secuestrado en noviembre de 2012 cuando se dirigía a la frontera con Turquía, y aunque en un principio se pensó que estaba en manos de milicias progubernamentales, más tarde se supo que estaba retenido por los yihadistas del EI en Siria. En el video difundido el martes por los extremistas, Foley se despide de su familia y acusa al gobierno de Obama de ser el responsable de su ejecución por la reciente intervención en Irak, donde Washington lleva más de una semana de ataques selectivos sobre posiciones del EI en el norte del país.

 

Se llama John. Se estima que quien lo decapitó lidera un grupo de islamistas británicos, señaló ayer The Guardian. Según el reporte, basado en el testimonio de un ex rehén, el presunto británico que asesinó a Foley se hace llamar John y comanda un grupo de británicos islamistas que retiene en Siria a personas secuestradas.

Se supone que ese mismo verdugo habría liderado las negociaciones llevadas adelante en marzo para liberar a los periodistas españoles Javier Espinosa y Ricardo García Vilanova, secuestrados en octubre de 2013 y puestos en libertad seis meses después. El presunto británico opera mayormente en la ciudad siria de Al Raqqa. En el video de la decapitación de Foley, el hombre habla con un fuerte acento británico que llevó a los servicios de inteligencia del Reino Unido a analizar la cinta para intentar identificar al presunto ciudadano de su país. Un ex rehén dijo a The Guardian que se trata de un hombre instruido y fuertemente creyente. El grupo de islamistas británicos, aseguró el antiguo rehén, era llamado por los secuestrados "The Beatles".

Según el New York Times, la milicia extremista había pedido un rescate de 100 millones de dólares por la liberación de Foley, pero el gobierno estadounidense se negó a pagar. El diario se basa en informaciones de familiares del periodista y de otro hombre que estuvo cautivo con él. Al contrario que los países europeos, EEUU rechaza de forma categórica el pago de rescates a cambio de la liberación de rehenes. El pago de rescates de países europeos es una de las principales fuentes de ingresos de Al Qaeda y de sus ramas y en los últimos cinco años le proporcionó al menos 125 millones de dólares. Esa actitud ha sido criticada con frecuencia por expertos y medios estadounidenses. Washington se niega a hacerlo desde hace muchos años alegando que ello supone un incentivo para nuevos secuestros. Sin embargo, eso también hace "que los rehenes estadounidenses tengan escasas posibilidades de ser liberados", escribió el diario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS