El Mundo

EEUU conformará un ejército espacial para contrarrestar a Rusia y China

El vicepresidente de EEUU, Mike Pence, indicó que "llegó el momento de prepararse para el próximo campo de batalla".

Viernes 10 de Agosto de 2018

En medio de una creciente competencia militar y amenazas de parte de Rusia y China, la Casa Blanca anunció ayer que para 2020 creará la Fuerza Espacial de Estados Unidos, como un sexto servicio armado independiente. Ante una audiencia en el Pentágono, el vicepresidente Mike Pence dijo que el plan cumple con la promesa del presidente Donald Trump de asegurar el dominio estadounidense en el espacio, un dominio que alguna vez fue pacífico e indiscutible y que ahora se ha vuelto un lugar conflictivo y con muchos participantes.

"Ha llegado el momento de escribir el siguiente gran capítulo en la historia de nuestras fuerzas armadas, de prepararnos para el próximo campo de batalla, donde serán llamados los mejores y más valientes para disuadir y derrotar a una nueva generación de amenazas a nuestro pueblo, a nuestra nación", dijo Pence.

Como ejemplo, Pence resaltó que China recientemente lanzó una operación para destruir un satélite propio con un misil, maniobra que calificó como "altamente provocadora". También mencionó el desarrollo de un láser capaz de bloquear a las infraestructuras espaciales por parte de Rusia.

Para ello, indicó Pence, se está trabajando en los preparativos para hacer que la nueva Fuerza Espacial sea la sexta rama de las fuerzas armadas con el Ejército, la Fuerza Aérea, la Marina, el Cuerpo de Marines y la Guardia Costera.

"Hasta el final"

Por su parte, Trump dijo en un tuit: "Fuerza Espacial hasta el final!". El mandatario se había pronunciado por una fuerza espacial independiente pero igual, un paso complicado y costoso que requería la aprobación del Congreso. "Para defender a Estados Unidos una simple presencia en el espacio no es suficiente, debemos dominar el espacio", había dicho Trump en mayo último.

Pence agregó que el gobierno federal trabajará en el plan con los legisladores y que el año próximo delineará un presupuesto.

El secretario de Defensa, Jim Mattis, apoya las medidas para reorganizar las fuerzas militares para el combate espacial y para crear un nuevo comando, pese a que antes se oponía a crear un servicio nuevo y costoso. Una nueva rama militar requeriría varios niveles de burocracia, líderes militares y civiles, uniformes, equipo y una amplia estructura de apoyo. El año pasado, el secretario de Defensa había expresado su escepticismo sobre la necesidad de crear una Fuerza Espacial separada. En una carta a un congresista estadounidense, dijo que "no deseaba agregar un servicio separado que probablemente propondría un enfoque más estrecho e incluso provinciano de las operaciones espaciales" y agregó que crearía una burocracia y un costo adicionales para el Pentágono.

La propuesta del Pentágono entregada ayer al Congreso establece pasos para consolidar las fuerzas espaciales de combate y hacer cambios organizativos a fin de impulsar la adquisición y el desarrollo de tecnologías de vanguardia. Según anunció Pence, el gobierno instruyó al Congreso para que destine 8.000 millones de dólares en los próximos años, con el objetivo de que esta nueva rama pueda estar operativa en el año 2020. "En última instancia, el Congreso debe actuar para establecer el nuevo departamento, que organizará, entrenará y equipará la Fuerza Espacial de los Estados Unidos", agregó el vicepresidente republicano.

El papel del Pentágono en el espacio ha estado bajo análisis luego del reconocimiento de que Estados Unidos depende cada vez más de satélites, que son difíciles de proteger en el espacio. Los satélites proporcionan comunicación, navegación, información de inteligencia y otros servicios vitales para el ejército y la economía. Las agencias de inteligencia informaron a principios de año que Rusia y China están buscando crear armas antisatélites "destructivas y no destructivas" para su uso durante una posible guerra en el futuro. Además, existe una creciente preocupación por los ciberataques que podrían tener como objetivo la tecnología satelital, lo que potencialmente dejaría a las tropas en combate sin comunicaciones electrónicas ni capacidad de navegación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario