El Mundo

EEUU abatió en Yemen a uno de los máximos líderes de Al Qaeda

Se trata del clérigo norteamericano Anwar al Awlaki, encargado de reclutar milicianos para atentados. Obama calificó el operativo militar como el más exitoso después de la muerte de Osama Bin Laden.

Sábado 01 de Octubre de 2011

Sanaá/Washington. - El clérigo extremista Anwar al Awlaki, figura central de la rama de Al Qaeda más activa del mundo y reclutador de milicianos para ataques en Estados Unidos, fue abatido en Yemen junto con varios otros insurgentes de la red terrorista, en un golpe que el presidente Barack Obama consideró el mayor infringido al brazo más activo de la red internacional. Al Awlaki, nacido en Estados Unidos, era el ideólogo jefe de la rama de la organización en la zona del Golfo, Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA), y estaba considerado como uno de los líderes de la red. Por eso estaba entre los más buscados, vivo o muerto, en la lista negra de la CIA y había escapado a otros intentos de Estados Unidos por atraparlo. También fue barajado como un posible sucesor de Osama Bin Laden a la cabeza de Al Qaeda tras el asesinato del millonario saudita en Pakistán, en mayo. "La muerte de al Awlaki es un hito histórico, un golpe muy duro contra el brazo más activo de Al Qaeda", afirmó Obama.

Yemen dijo que su muerte ocurrió en un ataque de un avión estadounidense no tripulado cerca de la ciudad de Shashef, en la provincia de al-Jawf, 140 kilómetros de Sanaá, la capital del país. Habitantes de la región dijeron que una aeronave sin piloto llevaba varios días sobrevolando en círculos la zona.

Un segundo estadounidense, Samir Khan, autor de un manual online en inglés de Al Qaeda, murió en el mismo ataque. Khan, de entre 20 y 30 años y de origen paquistaní, promovía ataques contra objetivos norteamericanos.Tenía amplios contactos en Nueva York y publicaba la revista en inglés Inspire, que enseñaba a "lobos solitarios" a fabricar bombas caseras y en la última edición identificó a Grand Central Station como un blanco.

En tanto, Al Awlaki nació en el Estado de Nuevo México en 1971 en el seno una familia yemení, por lo que tiene nacionalidad estadounidense y estudió en ese país. La mezquita en la que predicaba como imán cerca de Washington en 2001 señaló que era conocido por sus esfuerzos de tolerancia y que se radicalizó cuando abandonó la congregación en 2002. Se estima que al Awlaki reclutó a numerosos islamistas que hablan inglés para cometer atentados. Tuvo contactos con Nidal Malik Hasan, el general estadounidense que mató a 13 personas en la base militar de Fort Hood, Texas, a fines de 2009, así como con el nigeriano de 23 años Omar Farouk Abdulmutallab, que intentó detonar un explosivo en Navidad de 2009 en un avión que aterrizó en Detroit.

Hábil comunicador. Conocido por sus elocuentes sermones en Internet llamando a la "guerra santa" contra EEUU, la importancia de al Awlaki dentro de Al Qaeda era más comunicacional que militar, ya que sus habilidades con el inglés le daban llegada a segundas y terceras generaciones de musulmanes que quizás ya no hablaban árabe. Su muerte se produce en un momento crítico en Yemen por las fuertes protestas contra el régimen de Ali Abdullah Saleh desde febrero. Saleh apoyó en los últimos años a EEUU en la lucha contra Al Qaeda. La oposición sostiene sin embargo que sus esfuerzos contra el terrorismo no son serios, ya que usa la amenaza de Al Qaeda como carta política. Precisamente Saleh advirtió a Occidente que su dimisión podría favorecer las actividades de la red terrorista Al Qaeda en su país.

En alerta

La policía de Nueva York estaba en alerta ante posibles ataques para vengar la muerte de al Awlaki en Yemen. “Sabemos que al-Awlaki tenía seguidores en EEUU, incluida la ciudad de Nueva York, y por esa razón estamos alerta ante la posibilidad de que alguien quiera vengar su muerte”, dijo el comisario Ray Kelly. La policía y los servicios de inteligencia de Nueva York dicen que han desbaratado al menos 11 planes para atacar la ciudad desde los atentados del 2001.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario