El Mundo

Ecuador volvió a la normalidad, pero con límites y precauciones

Ecuador puso fin al estado de excepción nacional que llevaba seis meses e imponía restricciones a la movilidad, las reuniones y las actividades sociales...

Martes 15 de Septiembre de 2020

Ecuador puso fin al estado de excepción nacional que llevaba seis meses e imponía restricciones a la movilidad, las reuniones y las actividades sociales, por lo que los ecuatorianos comenzaron una etapa con mayores libertades, aunque bajo la advertencia de que la pandemia continúa y que evitar el contagio es una responsabilidad personal.

El 40 por ciento del transporte público se reintegró a las tareas, aunque cada unidad podrá llevar sólo la mitad del pasaje. En tanto, la asistencia presencial al trabajo público y privado queda a discreción de los jefes departamentales, siempre "precautelando" a las personas con enfermedades preexistentes y a las de mayor edad.

Durante el día se registró una fuerte circulación hacia la capital,Quito, mientras el alcalde de la ciudad, Jorge Yunda, dijo que más 5.000 vigilantes estaban "supervisando, ayudando, controlando. La multa, la sanción, no es algo que desearía ni queremos molestar a la ciudadanía, pero tenemos que seguir ejerciendo control''.

En algunas dependencias públicas también se pudieron observar largas filas de usuarios, guardando distancia, aunque sólo el 25 por ciento de los empleados estatales está trabajando presencialmente.

Los centros comerciales, supermercados, agencias bancarias y restaurantes podrán atender hasta el 50 por ciento de su capacidad, pero los cines y teatros no podrán superar el 30 por ciento mientras que los centros nocturnos, discotecas, bares y espectáculos, al aire libre o cerrados, continúan suspendidos. Quienes incumplan sufrirán multas de hasta a 6.000 dólares. Las reuniones familiares de hasta 25 personas quedaron autorizadas.

A mediados de marzo el gobierno ordenó un confinamiento de hasta 16 horas diarias y salidas sólo una vez por semana para abastecerse de alimentos y medicamentos.

Entre marzo y abril Guayaquil vivió dramáticas escenas con muertos abandonados en las calles y en las casas debido a que las autoridades y los servicios funerarios no daban abasto. El 3 de junio se relajaron algunas medidas, lo que poco ocasionó un fuerte rebrote en la capital y otras ciudades.El vicealcalde de Quito, Santiago Guarderas, dijo que las de ayer "son medidas temporales y por tanto están sujetas a revisión. No hay cómo decir que éste va a ser el esquema que va a perdurar".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario