El Mundo

Dos muertos y veinte heridos en un atropello masivo en Alemania

última vez. Lula, finalmente, abandona la sede de los metalúrgicos en San Bernardo para ir a prisión.

Domingo 08 de Abril de 2018

Un hombre embistió ayer con una camioneta a clientes de un restaurante de la ciudad alemana de Münster y después se suicidó, dejando un saldo de tres muertos, entre ellos el agresor, y 20 heridos, seis de ellos de gravedad. El autor del hecho era un ciudadano alemán, comunicó el ministro del Interior del Estado federado de Renania del Norte-Westfalia, Herbert Reul, y "no un refugiado o algo similar", como se rumoreó tras conocerse la noticia. Asimismo dijo que "nada indica hasta ahora que se trate de un atentado islamista", pero no quiso especular sobre los motivos del incidente.

   En un primer momento, muchos temieron que se tratase de un atentado terrorista como el que acabó con la vida de 12 personas en un mercado navideño en diciembre de 2016, cuya autoría reclamó el autodenominado Estado Islámico (Isis). El trágico incidente se produjo en horas de la tarde, cuando una furgoneta se subió a un concurrido patio cervecero en el casco antiguo de la ciudad universitaria de Münster, llevándose por delante a los clientes que disfrutaban de una tarde soleada.

   Dos personas murieron y otras 20 resultaron heridas. Seis están graves y varias se debaten entre la vida y la muerte. El responsable del atropello ocurrido en la terraza del famoso restaurante Kiepenkerl se quitó la vida después del incidente con un disparo en el interior del vehículo. Según se pudo saber, el autor del hecho padecía posiblemente trastornos mentales y habría actuado en solitario. Varios medios coinciden en señalar que el hombre tenía 48 años y que estaba domiciliado en la ciudad. Según indicó la televisora de noticias ntv, era conocido por la policía por actividades delictivas y relacionadas con drogas. Sin embargo esta información no ha podido ser confirmada.

   El restaurante Kiepenkerl es un lugar popular entre los locales y turistas en el casco antiguo de esta ciudad de 310.000 habitantes conocida por su universidad, la sexta mayor del país, con 55.000 estudiantes. Es habitual que su terraza esté muy concurrida cuando hace buen tiempo, como fue el caso de ayer.

   Las fuerzas policiales encontraron un objeto sospechoso en el interior de la furgoneta y acordonaron la zona. También registraron el departamento del autor del hecho. El gobierno alemán transmitió el pésame a los familiares de las víctimas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario